lunes, 29 de noviembre de 2010

La duda del chupete

Me acaba de llamar Ceci, una amiga que tiene una niña de poco más de un mes. Ha luchado mucho por la lactancia y al final lo ha conseguido...¡enhorabuena guapa! Tiene dudas, como todas las hemos tenido. De momento no le ha dado chupete, pero la peque quiere succionar sin parar y por lo tanto está tooooooooooooodo el día a la teta. Si la quita, llora. No sabe qué hacer.

"¿Le pusiste chupete a Acher?" -ha sido su pregunta- ... Pues sí que le puse, aunque yo también era anti-chupete, muy anti-chupete. Estuve un mes sin ponérselo, aunque le había comprado uno desde el principio... Acher también quería succionar a todas horas, reflejo innato en los bebés que además de servirles de alimento les sirve para estar cerca de su mamá todo el rato... Yo así lo entendía y no quería darle el chupete, pero empezaron los problemas al empezar a salir de casa, ¡no podía estar todo el rato con la teta! ...¿Y en el coche? Allí fue la primera vez que le pusimos el chupete, le tranquilizaba mucho.

No hemos abusado de él, pero cuando lo ha necesitado se lo hemos dado. Ahora lo lleva en el coche y para dormir.

Menos mal que ya ha pasado la fase de tirarlo al suelo y quererlo...¡fue la peor! Creo que fue sobre los 8 ó 9 meses.

Normalmente se ha dormido con la teta, pero siempre ha querido tener el chupete cerca, generalmente lo coge en la mano. Cuando acaba con la teta, se gira a un lado y se duerme, algunas noches con el chupete y otras sin él. Pero al despertar...¡lo tiene que tener!

Después de varias noches buscando el chupete con la luz del móvil por debajo de la cama, me he hecho con 3 chupetes que dejo en la mesilla y los tengo siempre a mano... Son mi salvación para pequeños despertares. Si el despertar es mayor, no hay chupete que valga...¡sólo vale la teta!

Le encanta llegar al coche y ponerse el chupete. Cuando paramos el coche y le decimos...¡ya hemos llegado!, él mismo deja el chupete de inmediato y sino con sólo decírselo una sola vez, lo deja tranquilamente...

Pienso que les tranquiliza y que una vez consolidada la lactancia no tiene por qué ser malo. Tampoco creo que haya que abusar de él. A veces es un consuelo pero no es el remedio para todo, no deja de ser un trozo de plástico. Donde esté mamá no hay plástico que valga.

Sé que hay muchas opiniones sobre este tema, sólo es la mía y la que a mí me ha servido.





2 comentarios:

  1. Inma como me he reido con este post jajajaja. Me recuerdas tanto a mi a mi enana!! jajajaja.

    La peque en la teta pero con sus manitas jugando con el chupete: y no se lo qites que sino no se duerme!!!!

    Tres chupetes para los despertares!!!!! jajajaja, igual que yo ahora mismo :-D Como media dormida no los encuentro (pq bien los tira, o se los quita y vete a saber donde los pone) tengo que tener otros cerca pq si se encuentra sin chupete se despierta y empieza la "movida" jajajajaja.

    Y bueno, lo de que cuando acaba con la teta se da media vuelta y se pone el chupete para dormir... igual que Naiara

    Jajajajaja, que casualidad que actuen igual!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, qué casualidad!! La verdad que era una etapa algo desesperante con los chupetes... ¡y el día que se lo quité definitivamente ni lo pidió!! ¡ni se enteró!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...