domingo, 19 de diciembre de 2010

Un día por Zaragoza da mucho de sí...

Sábado por la mañana, madrugamos para no variar, Acher a las 8 de la mañana dice que ya vale de dormir. Papá se levanta, le cambia el pañal y lo viste. Mamá hace un poco el remolón en la cama... Desayunamos, dejamos la cocina recogida mientras Acher se recorre la casa con el correpasillos, Josemi da de comer a las gallinas y rumbo a Zaragoza. Sobre las 10 y media nos vamos de casa.

Nos vamos al mercado central de Zaragoza a comprar fruta y verdura, es una de las pocas cosas que echo de menos de la ciudad. La compra se quedará en el coche todo el día, qué pena que hoy no podemos comprar pescado y otros productos frescos. No hay comparación ni en calidad ni en precio a lo que podemos comprar en otros lugares. Naranjas, mandarinas, puerros, judías, patatas, cebollas, plátanos... Carro de la compra lleno, lo dejamos en el coche.


Son las 12 de la mañana, la manifestación de los sindicatos en contra de la jubilación a los 67 años ya ha empezado. Papá se va con Acher en la mochila.

Foto extraída de www.elperiodicodearagon.com
Yo aprovecho y me voy a varias librerías y papelerías, tengo una hora y media aproximadamente.

Quería mirar si por casualidad tenían algún libro de Rebeca Wild. Evidentemente no tenían ninguno, los compraré por internet. Le quería comprar unas pinturas a Acher. Los libros de Todo un mundo por descubrir y el de Todo un mundo de sorpresas que me los voy a regalar para Navidades. Aquí los tengo envueltos, seguro que los abriré antes a escondidas para darles un vistazo.

Me doy paseos por varias secciones de las librerías por ver si hay algo interesante. En la parte infantil me pegaría horas viendo los álbumes ilustrados, pero hoy no tengo tiempo. Qué ganas tengo de poderlos compartir con Acher, todavía es pequeño.

Me llama la atención el nuevo libro de Rosa Jové, Cariño y teta. Un regalo bonito para una futura mamá primeriza. Un libro sencillo, que cuenta de forma clara e incluso con algo de humor cómo recuperar algo tan natural que todos llevamos dentro: teta, higiene, sueño, alimentación complementaria, llanto... O sea, criar un bebé sano y feliz.

Me enamoro de un cuaderno de notas. El fin de semana pasado estuvieron en casa a comer unos amigos que tienen un niño que es un mes mayor que Acher. Esther me enseñó un cuaderno que llevaba siempre en el bolso acompañado de un estuche con pinturas, así Darío hacía garabatos en ratitos que estaban por ahí. Me encantó la idea. Ya le dije que me la copiaría.

Este cuaderno de notas es perfecto, ¿a que es bonito? Tal como pone, se elabora a partir del álbum Diario secreto de Pulgarcito escrito por Philippe Lechermeier e ilustrado por Rébecca Dautremer.


Las pinturas que le he comprado son unas ceras de madera... Así evitaremos que se rompan cuando las tire al suelo, que todavía estamos en la fase de tirar todo al suelo.

Nos vamos a comer a casa de los abuelos. Sopa y garbanzos del cocido y una chuleta de cordero. Acher empieza a comer antes, ya son las 14h. Nos incorporamos enseguida a la mesa con él. En cuanto termina de comer ya quiere bajar de la silla y jugar un ratito por ahí. Tiene sueño. Con la comida a medias me lo llevo a dormir. En 10 minutos dormido Acher y dormida su mamá. ¡Qué siestas más buenas nos echamos juntos!
´
Dos horas de siesta y se despierta un Acher nuevo, con una energía que no para. Juega con sus abuelos, con su tía y mientras papá y mamá leen un poquito el periódico.

Hemos quedado con unos amigos en la Plaza del Pilar. A media tarde nos vamos. ¡Qué ambiente navideño! Pero qué tiovivo tan bonito. Decidimos montarnos, aunque Acher no parece muy convencido, al final le gusta. El tiovivo lo mueve a mano un señor con un volante...


No soy nada navideña, pero el ambiente de hoy me ha gustado. Mirad este otro tiovivo, qué preciosidad, verdad? Este era para más mayores y Acher no se ha montado. Este tiovivo lo mueve un chico con una bicicleta. Unos tiovivos artesanales impresionantes.


Por la Plaza hay casetas de madera en las que venden diferentes artesanías. ¡Y he encontrado lo que buscaba! Ha sido fantástico. Uno de los regalos de Acher para estas Navidades quería que fuera una caja con diferentes instrumentos musicales, pero no los había encontrado. Bueno, encontré una tienda en internet que sí que tenían, pero los costes de envío eran carísimos. Un puesto precioso. Lo llevaba un chico argentino, qué delicia, hubiera comprado todo. Aquí os dejo una foto de lo comprado.


Son las ocho y media, la plaza está a tope de gente, nos volvemos al pueblo. Acher ha disfrutado, para él es un contraste ver tanta gente y luces, no está acostumbrado. No se duerme en el viaje de vuelta, aunque está cansado.

Osca y Krash, los dos perros, y Chispas, el gato, nos esperan en casa. Hogar dulce hogar. Buenas noches.

2 comentarios:

  1. Inma, los libros de "Todo un mundo por descubrir y el de Todo un mundo de sorpresas" los recomiendas???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan, no para seguirlos tal cual, sino para servirme de inspiración en algún momento. No me gusta la clasificación que hace tan exacta en el primer libro por meses ni en el segundo por años, me gusta leerlo en su globalidad, ya que las actividades no me gusta clasificarlas por edades, cada niño/a es un mundo!
      De vez en cuando lo cojo y lo miro... ¡siempre cojo alguna idea que me sirve! ¿Los recomiendo? ¡Pues sí!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...