sábado, 8 de enero de 2011

Descubriendo el mundo de las emociones...

Acher está descubriendo día a día el mundo que nos rodea y eso le supone relacionarse con múltiples emociones que va vivenciando en cada momento.

Lo hemos visto reir, llorar, acurrucarse, pegar, gritar, patalear, sonreir, abrazar,escapar, besar... ¿pero qué hay detrás de todo esto? ¿cuáles son las emociones que está vivenciando en cada momento?

Es un niño muy sonriente y hasta ahora la alegría era la emoción que más ha manifestado y que es muy fácil de identificar. El enfado también en algunas ocasiones. La sorpresa. Etc.

Ayer estuvimos viendo, a una tía que es muy mayor, tiene 96 años; Acher, claro está, venía con nosotros; no era la primera vez que la veía, pero esta vez estaba en la cama, era diferente. Está muy mayor.

Acher venía conmigo en brazos. Entró papá a la habitación y después entrábamos nosotros, pero no pudimos. Nada más atravesar la puerta, a Acher se le pusieron los ojos vidriosos y echó a llorar. No sabemos muy bien si era un llanto de pena, tristeza, o quizás de miedo. Yo pienso que se aproxima más a la pena o la tristeza, fue un llanto progresivo; me abrazaba pero no con la fuerza que lo hace cuando tiene miedo; no gritó ni pataleó como cuando de verdad tiene miedo. Es la primera vez que he visto esta emoción en Acher. Nos quedamos en el salón charlando, él quería estar conmigo todo el rato. Pero después bajó al suelo y alguna vez, desde la lejanía quería mirar a la habitación para verla a ella en la cama. Pero esa emoción le invadía de nuevo y venía hacía mí con los ojos vidriosos. Nos fuimos sin que él entrara en la habitación.

El miedo es otra de las emociones que Acher está descubriendo en este último mes, o por lo menos la está haciendo manifiesta. Tiene mucho miedo a entrar al gallinero, sobre todo en la parte que está cerrada y donde las gallinas ponen los huevos. Tiene miedo a un robot-aspirador que tenemos para limpiar la casa, no se atreve a acercarse a él. Tuvo miedo a que lo subiéramos el otro día al caballo. Lo manifiesta de forma muy clara, con un llanto fuerte y se agarra con mucha fuerza a nosotros. De momento la única ayuda es sacarlo de esa situación que le provoca miedo y decirle lo que siente, decirle que lo que ha sentido ha sido miedo, etiquetar su emoción, es la primera fase que los expertos dicen en la educación emocional, la conciencia emocional; darle quizás alguna pequeña explicación, es muy pequeño pero entiende muchas cosas. Dejarle que llore lo que necesite, sin censurarlo, respetando al máximo su emoción.

La vergüenza la está haciendo manifiesta en estas dos últimas semanas, hasta ahora pasaba casi desapercibida. Ahora cuando vamos a una casa que no conoce, no quiere entrar y se queda en la puerta cogido a nuestras piernas; en una tienda donde siempre vamos puede estar encantado con las dependientas, pero según quién entre, ya lo tenemos agarrado a las piernas...

El mundo de las emociones es inmenso, tanto para los adultos como para los más pequeños que se enfrentan a ellas por primera vez. Nos tenemos que mostrar comprensivos con ellos y ayudarles para que esta etapa de descubrimientos no sea difícil.

4 comentarios:

  1. Albertina, me alegro mucho de que te haya gustado. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Inma, me ha encantado lo que cuentas sobre las emociones, algún libro que conozcas sobre las emociones y los niños? me interesa mucho este tema, tengo un peque de casi 4 años y una enana de 14 meses, mi crianza es respetuosa y me encanta tu blog, enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, me llamo María y soy de La Rioja que he puesto anónimo y no controlo mucho cómo cambiarlo, besos!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...