martes, 25 de enero de 2011

Teto! Teto! ...el virus nos ha pillado!

Teto! Teto! Así empezó el sábado por la tarde Acher cuando estábamos en casa de los yayos... Quiso teta varias veces por la tarde, mucho más de lo habitual y algo poco usual en él cuando estamos con más gente. Pero no le di importancia.

Llegamos a casa y nos fuimos a dormir. Mientras estábamos con la teta, de repente, se puso a vomitar. La primera vez en sus 17 meses de vida. Los tres lo pasamos mal, pero sólo fue un ratito, se quedó tranquilito y se durmió al lado de mamá.

El domingo transcurrió con normalidad, simplemente que quiso comer poquito y que a todas horas requería a mamá...¡teto, teto, teto!. Pero por lo demás, todo bien. Un niño con energía, con ganas de juerga, de jugar, de bailar, de pintar... Un día frío que pasamos en casa tranquilamente, disfrutando del calor hogareño.







 El lunes es mi día intenso de trabajo y Acher fue a la escuela infantil, como todas las semanas. Le puse poca comida y les dije que si no comía que no se preocuparan. Papá lo fue a buscar y todo había transcurrido con normalidad, incluso la comida, que había comido más o menos bien. Pero llegó la tarde... Y poco a poco Acher iba perdiendo energía, quería estar sentado, se tumbaba en la colchoneta... papá pensó que estaba cansado del fin de semana. Lo cogió en brazos y se quedó dormidito. Ya empezaba a quemar.

Yo llegué más tarde de lo habitual, sobre las siete y media de la tarde. Abrí la puerta y allí estaban los dos, papá y Acher en brazos. Acher estaba despierto, pero prácticamente no se inmutó al verme, se le cerraban los ojitos. Le pusimos el termómetro y 39º de fiebre...¡Ay pobrecito! Hacía un año que no estaba malito y nunca había llegado a esa fiebre... Estaba pachucho, pachucho...

Le dimos apiretal, que no lo hemos usado casi nunca y nos fuimos a la cama. La noche la ha pasado al lado de mamá, con muchísimos despertares, algún llanto...se despertaba y todo el rato decía mamá, mamá, papá, papá... Quería que estuvieramos cerca y allí estábamos.

A las siete de la mañana ya ha hecho cacas de esas amarillas y feas, de las que manchan de arriba a abajo. Pobrecillo, a esas horas un rápido baño. Nos hemos vuelto a dormir y hasta las 11 de la mañana! La mañana ha transcurrido prácticamente en la cama. Beber mucha agua y...¡teto, teto, teto! No hay nada más bonito que te pida teta cuando lo ves así de débil, la necesita como alimento pero sobre todo como cariño, protección y amor. La teta me está siendo de gran ayuda estos días.

Almediodía nos hemos levantado un poco, hemos visto algunos cuentos, hemos paseado por casa en brazos de mamá y ha querido comer un yogur. Y otra vez a dormir. El gato se ha venido con nosotros a la cama, le hemos dejado que se quedara.

Ha llegado papá y Acher se ha puesto contento. Nos hemos levantado. Le hemos dado otra vez el apiretal, estaba muy caliente. Aún con poca energía, pero más que la de ayer, hemos aguantado la tarde de la colchoneta al sofá, hemos leído más cuentos y hasta hemos jugado un poco en la cama con la latas y los tapes. Ha vuelto a hacer cacas de esas feas... ¡Teto, teto, teto! Hemos visto el cantajuegos, hemos pegado algunas pegatinas y poco más... A las 8h. el pijama y a dormir con la teta.

Yo pensaba que nos librábamos del virus que lleva rondando por aquí y por allá unos tres meses. Alguna vez se acercó pero fueron una o dos veces cacas feas pero nada más. Pero esta vez nos ha pillado de lleno... ¡El virus nos ha pillado!... y qué pena dan cuando tan pequeños los ves así, ¿verdad? Espero que se vaya pronto.

5 comentarios:

  1. Pobrecito!! Espero que este un poquito mejor, en esos momentos no hay nada mejor que mama y papa cerquita. Animo, ya veras como ese virus se va pronto. Un besito para Acher y otro para vosotros

    ResponderEliminar
  2. Ay, Inma! Siento que el peque esté malito, muchos besos y ahcuchones...mis chiquis por suerte resisten (de momento) su especialidad son los mocos, queno nos libramos ni una semana completa, pero salvo eso, nada más, afortunadamente. Las veces que han tenido fiebre ha sido con las muelas, que te dicen que no les da más de 38, pero a mi Pablo le subió cerca de 39, y con la vacuna de los 15 meses, que les dio reacción...en fin...quien se acuesta con niños...ya se sabe. Por suerte, verás que se le pasa rapidito, y en nada está lleno de energía.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas por los ánimos. La verdad que se pasa mal cuando los ves así de pachuchos. Bueno, hoy ya ha estado mucho mejor, sigue sin comer prácticamente nada pero ya no tenía fiebre o muy poca (bueno, lo sé tocándolo, porque lo de poner el termómetro, imposible!). Hoy ha querido estar mucho en brazos, pero al final de la tarde ya ha tenido mucha energía...vamos, que nos ha costado llevarlo a dormir más que cualquier otro día. El virus parece que se va marchando poco a poco.
    Loleta...¿cómo van tus noches en tu macrocama?

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que vaya mejor!!! A mí me cuesta horrores pornerles el termómetro, y mi hermana me trajo dle hospital uno de esos más rápidos, y bueno, cuesta igual de trabajo, peor menos tiempo...
    La macrocama es la gloooooooooooooooooria!!!!!!!! totalmente recomendable!

    ResponderEliminar
  5. Tampoco me agobio con lo del termómetro, porque el día que tenía 39º estaba tan hecho polvo que se lo pude poner sin problemas. Si está caliente pero no para, tampoco tendría mucha fiebre, no?? ...me conformo con lo que tengo!!

    Me alegro que estés estupendamente con vuestra macrocama, yo cada vez que me voy a dormir me digo...¿por qué no la puse antes? Ahora que ha estado malito Acher, el papi ha dormido en la cama pequeña y él y yo en la grande... ¡qué fácil es todo así!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...