lunes, 21 de marzo de 2011

Visita a la laguna de Sariñena.


Hoy hemos estado en Sariñena, mi pueblo de toda la vida, hemos ido a ver a los abuelos, pero también quería aprovechar para ir a ver la Laguna con Acher y Josemi. Hacía un día espectacular, nada de viento, frío matutino y un sol espléndido. Quería ir con ellos, me lo pedía el cuerpo, un simple paseo por la orilla, un regalo para la vista y para el oído por su silencio, acompañado del sonido del canto de las aves que habitan allí.

La Laguna de Sariñena, refugio de fauna silvestre y zona de especial protección para las aves, es de esos lugares que tienen algo especial, que te hacen sentir y disfrutar. Cuando iba al instituto tuve un profesor con el que íbamos todos los miércoles por la tarde a la laguna, se llamaba Pedro Molina y lo recuerdo con especial cariño..., nos hizo descubrir, conocer y respetar un  lugar con encanto que para mí es, quizás, algo sentimental. De eso ya hace casi 25 años. Si queréis saber un poco más de ella, en esta guía tenéis mucha más información.

Hoy quería compartirlo con Acher.

Nada más despertarnos, nos hemos organizado y rumbo a Sariñena. Al llegar hemos ido directamente al observatorio que hay al otro lado del centro de interpretación, me apetecía llegar a la orilla y observar desde allí las aves que pudiera.



Era media mañana, sobre las 11h. y pocas aves hemos visto. Pero la vista general para mí siempre es un regalo y el silencio que podemos encontrar es magnífico, sólo interrumpido por el canto de las aves, por sus movimientos entre los juncos o sus chapoteos en el agua. 



Es una pena que hayamos visto tan poco, según las épocas del año se pueden ver muchas aves.

Sé que para Acher la laguna de Sariñena nunca será lo mismo que para mí, pero yo, siempre que vayamos le transmitiré todo el cariño que le tengo...



Acher ha estado muy atento a lo que le decíamos y observaba con nosotros. Hemos intentado estar un ratito en silencio total...¡pero no ha sido posible! Como es normal, al ratito de estar allí quería jugar..., es que es muy pequeño todavía.


Nos hemos alejado del observatorio y cerca del coche nos hemos encontrado un estupendo charco. Ha disfrutando tirando sus piedras... No me parece muy respetuoso con el medio, pero ya se lo haré comprender cuando sea más mayor, ¿no?



Como nos hemos quedado con las ganas de ver más aves, por la tarde cuando volvíamos a casa hemos tenido un gran regalo justo en los campos al lado de la carretera... ¡las cigüeñas estaban comiendo antes de irse a sus nidos a dormir! Otro super regalo para la vista...¡magnífico!




Ha sido un bonito día familiar y además hemos disfrutado de la naturaleza...¿qué más podemos pedir?

4 comentarios:

  1. Que bonito!!! Que fotos mas bonitas. Me alegro de que hayáis pasado un dia tan bueno y con tanto sentimiento para ti. Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  2. María, me alegro de que te haya gustado. Fue una excursión bonita. Gracias por estar ahí! Un besico.

    ResponderEliminar
  3. Que chula! MIra que he ido veces a Sariñena y no he visto la laguna, es una excursión que tengo pendiente, tan cerca que está. Un besote

    ResponderEliminar
  4. Marta, si pillas un día chulo se pueden ver muchas aves... El centro de interpretación también está bien.
    Un besico!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...