jueves, 14 de abril de 2011

Mi niño sí me come...


Algo que nos preocupa mucho a las mamás y también a los papás es que los niños no coman bien, que coman poco... Es un tema frecuente en las conversaciones de amigos con hijos.

Pues sí, yo tendré muchas rabietas para cambiarle el pañal, pero para comer...¡no tengo ninguna! La verdad es que no he hecho nada especial, pero eso sí...nunca le he obligado a comer. Supongo que Acher es buen comedor por naturaleza, pero si ha habido épocas que ha querido comer menos, nunca le he insistido. Para él comer es un momento de disfrute. La verdad es que se lo agradezco enormemente y lo valoramos cada día, porque si no fuera tan buen comedor yo no sé cómo hubiera actuado.

Ahora podría considerar un problema que no quiere desayunar por las mañanas, desde Navidades hasta hace poco nos sentábamos los dos juntitos y se comía su poquito de leche y su trocito de torta o magdalena. Pero ahora hace unas semanas que no quiere. ¿Lo obligo? Pues no. Al final suele coger un trocito de torta de arroz y nada más... Si no quiere comer es porque en ese momento no lo necesita, la teta la tiene a demanda toda la noche. Me gustaba ese momento que compartíamos del desayuno y el hábito que iba adquiriendo, porque para mí el desayuno es la comida más importante del día; pero si no quiere es porque no tiene hambre, sin más.

Mi Niño no me ComeEl libro de Carlos González me parece fantástico, yo lo leí mientras estaba embarazada y te da una visión muy tranquilizadora del momento de las comidas de tus hijos.

Aquí os dejo una entrevista que refleja sus ideas principales y que aconsejo a aquellas mamás que consideran que el momento de la comida es un momento de "lucha".

A mi madre le encanta verle comer y la verdad es que desde muy pequeño ha saboreado muchísimo sus comidas, se parece mucho a su padre... Aquí lo veis, comiéndose un buen plato de tomate con un poquito de aceite de oliva y unas tostadas con humus. Le gusta todo, todo. Sólo nos está haciendo algún feo últimamente a la tortilla a la francesa, pero le encanta el huevo revuelto y la tortilla de patata.


Algo que hice y que pienso que es importante para que nuestros hijos se habitúen a los diferentes sabores de los alimentos, fue que cuando introduje la alimentación complementaria a la lactancia materna, respeté mucho el no hacer purés super variados. Me explico... Le hacía purés de verdura sola, pero sólo de una verdura..., cada vez de una diferente; purés de patata..., purés donde predominaba la carne, el pollo o el pescado, otras donde predominaba el arroz... Las frutas siempre se las di por separado y en cuanto pude a trocitos, nunca le hice una papilla de frutas variadas, porque sino no les estamos educando el sentido del gusto.

Acher ha sido muy lento con los dientes, hasta casi el año no le salió su primer diente y entonces ya comía casi todo en trocitos... la carne se la cortábamos muy chiquitita y él con las encías la masticaba.

Desde que tiene quince meses o así ya guardamos la trona y come con nosotros en la mesa. Es un momento familiar. En un momento de compartir y disfrutar.

¿Qué opináis de este tema? ¿Habéis leído el libro de Carlos González?

13 comentarios:

  1. Tengo todos los libros de CG, y lo leí cuando arnau tenía 4 meses. Nunca le ha apasionado comer y le costó muchísimo, pero no le obligábamos y a veces me ponía triste por haberme currado el papeo y luego no probar nada. Pero Laura Gutman dice que el problema es nuestro por tener espectativas y currarnos el papeo quitando tiempo de jugar con el niño, fregando platos y cortando verduras. Que hay que hacer tentempies saludables que inviertan poco esfuerzo y manchen poco.
    Ahora el no desayuna... el cacho de pan de cuando vamos a buscar el pan, come tortillas con calabazín, espinacas y demás verde que le vamos metiendo en la carne picada y en el huevo. Pera mordisquito y plátano bastante. Y de ternera y pescado se pone las botas ( la ración de adulto!!!). La pasta no la prueba. A veces come solo con las manos, otras veces le pincho el tenedor y otras usa palillos de dientes.
    Cuando coincidimos todos a la mesa le acercamos nuestra comida y después de chupetear un poquito nos da de comer, nos da de comer siempre y es una manera de que vea que a nosotros también se nos puede dar de comer...

    ResponderEliminar
  2. Pues ese libro no me lo he leido, solo me lei el de un regalo para toda la vida...y bueno, este hombre me gusta pero hay cosas que no comparto. Me parece muy extremista(menos mal que en el lado bueno), pero aun asi, si no te pasa lo que el dice te sientes fatal porque como él lo ve taaaan normal....

    Aun así tengo que decir que gracias a su libro y la matrona tuve una lactancia muy exitosa....

    En cuanto a la comida..mi peque tampoco tiene problemas con nada, le gusta todo! tambien come con nosotros en la mesa, porque la trona no tiene bandeja, y se come lo suyo y un poco de nuestros platos. es cierto que ha tenido temporadas de comer poco y tampoco le he obligado. Para el la comida es algo divertido, le encanta comer!

    ResponderEliminar
  3. Bueno yo como tengo tres tengo variedad, la mayor siempre ha comido, ni mucho ni poco, come, tampoco de todo, no le di nunca importancia, unos días come mejor otros peor, lo que sé es que nunca está enferma, por algo será.
    La mediana es muy comilona, le encanta comer, y probar, pero también hay días que no quiere. Y la pequeña come bastante mal, subsistimos gracias a la carne, patatas fritas y sopa...pero beben mucha leche y les encantan los yogures a las tres.Eso si la fruta ni tocarla.
    Hay días que no tienen hambre, yo nunca les hago comer obligatoriamente, si no quieren fuera plato ya comerán...nosotros tampoco comemos siempre igual.

    ResponderEliminar
  4. A mi el libro de Carlos Gonzalez me ha ayudado muchisimo, teta a demanda desde que nació y cuando le empezamos a introducir alimentos, lo hemos hecho algunas veces en pures, no demasiado variados para que sepan a lo que tienen que saber y muchas cosas en trocitos mientras nosotros comemos: fruta (platano, pera, naranja...), patata, zanahoria, galletas, pan... y ayer incluso probó nuestros macarrones con tomate cebolla y chorizo (el chorizo se lo quite), le pusimos en su trona (ella solo con el pañal) varios macarrones, ella los cogia, se los llevaba a la boca y los masticaba (sí, mi hija mastica todo lo que se mete en la boca, creo que eso es consecuencia de haberle dado cosas solidas y no todo purés), se comió varios y estaba feliz relamiendose. Muchos de los alimentos que prueba supuestamente no tocan pero salvo cosas puntuales (marisco, café...) yo se lo dejo probar. Nunca la obligo a comer porque me gustaría que ella aprenda a conocer cuando tiene hambre y cuando no y que no sea una lucha cada comida, hay dias que se come los purés enteros y días que ni los prueba, pues nada,no pasa nada y lo que sí, su teta siempre disponible. A nosotros nos va bien, la hora de la comida es de risas y buen humor y la niña está estupenda así que perfecto. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues yo con el tema de la comida voy un poco perdida últimamente, llega de la guarde supercansado y si le doy comida normal la escupe, la primera cucharada de puré se la tengo que meter casi a la fuerza, la saborea, le gusta y con un cuenco con galletas a trocitos o pan va comiendose el puré tan a gusto, por la noche le hago tortilla, sopa, bueno sólido, y eso si que se lo come, alguna vez para la comida no la ha querido y no se la he dado, pero entonces tiene hambre y se pone llorón, solo quiere galletas (de la maria de to la vida) es lo único que comería el tío, eso y yogures, bueno que vamos capeando como podemos.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco me quejo, mis hijos comen bien.

    El mayor es mas rehacio a probar cosas nuevas, pero come verduras, carne, pescado, huevos, fruta, legumbre... de todo un poco vamos

    Y al peque da gusto verle comer. Disfruta comiendo... Él lo quiere probar todo!!!

    De Carlos Gonzalez me leí Un regalo para toda la vida y me encantó!!! Me ayudó muchisimo en la lactancia de mi segundo hijo ... de hecho ahora ya no toma teta pero la ha tomado hasta casi los dos años y medio!!!

    ResponderEliminar
  7. A mi tambien me ayudó mucho el libro y coincido 100% en vuestra experiencia, no sé si habrá tenido que ver o no que hicimos como tu dices, nada de batidora, nada de cereales de "caja" nada de super purés, nada de mezclar sabores (para que distingan me decia a mi la enfermera de pediatria) vaya contradicción más grande no? si quiero que distinga le doy ahora una pera y leugo una manzana, no todo junto y sobre todo intentamos que la comida fuera un momento "social" siempre come a la mesa con los demás, no se si es casualidad o que realmente funciona!! besos

    ResponderEliminar
  8. ¿como haces para que llegue tan bien a la mesa? a mi me estorba la trona un montón en la cocina! tengo una gana de perderla de vista!

    ResponderEliminar
  9. De todo he tenido, mi experiencia es que el que es buen comedor lo es siempre y no tiene problema con las transiciones y el que es malo puede mejorar pero siempre será un poco quejicoso, en fin como los mayores :)

    ResponderEliminar
  10. Por aquí otro nyampazampa!, Inma, nuestra experiencia con la comida ha sido más o menos como la tuya. Actualmente Martí come de todo variado y variopinto, eso sí cuando tiene hambre. Hay días que para cenar sólo le apetece fruta y un iogur, pués eso es lo que cena, otros días no cena y otros como ayer come un montón. Verdad que a nosotros también nos pasa que hay días que tenemos más apetito que otros? pués a ellos igual. En verano, básicamente se alimenta de fruta y verdura fresca acabada de coger del arbol (él mismo suele servirse, es lo que tiene vivir en el campo) y pescado, algo de pasta y arroz, zumos, agua y iogur, y el xocolate que pille (para esto siempre tiene espacio en el estómago). Desde mi punto de vista, debemos confiar un poco más en la autoregulación de los niños, ellos sienten su cuerpo y saben cuando tienen apetito y cuando no, es importante respetarlo para no confundirles y que siempre sean capaces de identificar como se sienten. Si estan contentos, enérgicos y felices, para que preocuparse.
    Como dice Carlos González "un niño con comida a su alcance nunca se va a morir de hambre".
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué bien poner todas nuestras experiencias en común y que más o menos todas vamos por la misma línea...muchas gracias por compartirlo... me ha encantado leeros a todas.

    Respondiendo a la pregunta de Borboleta..., a mí me molestaba muchísimo la trona y además me apetecía que comiera con nosotros. La silla lleva un cojín y cuando empezamos le poníamos otro más, ahora con el cojín que lleva la silla es más que suficiente...¡pruébalo!

    ResponderEliminar
  12. Hola Inma! me podrías mandar tu mail? mi mail es oscaosca@gmail.com quería mandarte alguna foto nuestra! Un besote guapa

    ResponderEliminar
  13. Nuestra peque come bastante bien!!! Estuvo con LME hasta los 6 meses, y a partir de ahí empezamos con la AC aunque continuamos teteando!!!
    Le gusta más o menos todo, la carne le cuesta y por eso continuo haciendole el puré del mediodia de verduras y carne, pero después come lo que nosotros comamos: lentejas, pasta ( que le encanta), arroz, verdura...de noche vamos variando, el pescado le chifla, tortilla, salchichas, sémola, a veces puré de verduras con rape...y el jamon york y la mortadela le vuelven loca, al igual que el queso!!!
    Joana tiene una trona evolutiva y también come con nosotros en la mesa.
    La ensalada no hay manera de que la pruebe...ya lo hará!!!
    Para la merienda, le solia hacer papilla, pero ultimamente prefiere una pera, o plátano o algún trozo le manzana...
    Y otra cosa que le encanta son los gusanitos!!! No sé que tendran que se vuelve loca!!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...