lunes, 23 de mayo de 2011

Emociones vivas: miedo, tristeza y vergüenza entre otras

¿Miedo?
En el mes de enero escribí una entrada sobre las emociones, como Acher estaba descubriendo algunas de ellas y como poco a poco las íbamos identificando. Hablaba de la tristeza, del miedo y de la vergüenza. Quiero continuar hablando de ellas y cómo las estamos identificando, intensificando o superando.

El miedo está cada vez más presente y durante algunas etapas es más intenso, Acher muchas veces le llama "tuto" (susto). Por ejemplo, hace meses que le tiene miedo al aspirador-robot que tenemos para la limpieza..., parecía que poco a poco iba superando ese miedo, pero estuvo estropeado y lo enviamos al servicio técnico, algo más de un mes sin él. Ahora ya está el aspirador de regreso y con él el miedo de nuevo.

Lo tenemos cargándose en una habitación y muchas veces nos pide entrar: ma, ma... (traducción: roomba, roomba). Le abrimos la puerta pero es incapaz de entrar. Nos pide que lo pongamos en marcha, y cuando lo ponemos siempre lo mira atento, con cierta distancia, temoroso, huidizo, en tensión, nunca en soledad. Incluso algunas veces nos pide que lo paremos, sólo oirlo empieza: pa, pa, pa... (traducción: para, para...). Le llama la atención y se quiere aproximar, pero es incapaz. Le pregunto si tiene miedo y me dice que sí con su cabecita o claramente con su voz.

Pero vamos superando etapas, una vez que lo paramos ya es capaz de acompañarnos a buscarlo, de limpiarlo, de extraer toda la suciedad y de devolverlo a la base para que se cargue de nuevo. Se despide de él y tiene claro que se va a dormir después de mucho trabajar. 


Es bonito compartir sus miedos, es una emoción muy fuerte e intensa, que poco a poco aprenderá a dosificar y comprender. Ahora simplemente reconocemos que tenemos miedo, es un paso muy importante. Cada día tiene miedo en algún momento, muchas veces puntual y pasa desapercibido, pero es bueno que lo identifique, es lo más importante para posteriormente gestionarlo.

Otra de las emociones que se ha intensificado es la vergüenza... aysss qué vergonzoso es Acher. De las personas desconocidas no quiere saber nada de ellas, si son adultos se escapa rápidamente... Si vamos paseando por la calle y hay un grupo de mujeres a la espera de que pasemos para decirle alguna cosa...media vuelta rápidamente y a correr detrás de él. Si queremos entrar a un lugar no habitual con mucha gente... ¡misión imposible! Ayer vino a votar con nosotros, pero no hubo manera de que entrara. Giró la calle y vio tanta gente en el colegio...que agachó la cabeza y echó a correr, por pura vergüenza. Otras veces se queda paralizado sin saber muy bien como reaccionar.

Tiene dos opciones, echar a correr o agarrarse a mi pantalón. Cada vez le digo que lo que tiene es vergüenza. Todavía no se lo planteo en forma de pregunta si es vergüenza lo que tiene porque pienso que es más difícil de identificar, poco a poco.

Y con la emoción que más sufro es con la tristeza... Desde lo que conté en la entrada anterior de emociones respecto a la tristeza, no lo había vuelto a ver así hasta esta semana pasada en dos ocasiones...las dos veces con un vídeo, dos vídeos diferentes.

El primero de ellos es un vídeo donde al acabar sale un perro que va corriendo detrás del coche de sus dueños... Empieza a hacer pucheros, se le ponen los ojos vidriosos y se le caen las lágrimas... Le pregunté que qué le pasaba y me decía entre pucheros..."guau, guau..." Le dije estás triste...y me dice "sí, guau, guau..." y empezó a llorar todavía más fuerte. No podía controlar su tristeza, no sé qué le pasaría por esa pequeña cabecita. Esto le ha pasado las dos veces que hemos visto este vídeo. Yo le expliqué que el perro iba con sus dueños, al lado de ellos y que estaba jugando...poco a poco lo fue superando.

Y el segundo fue viendo el otro día el vídeo del curso pasado de la escuela infantil. Ya casi al final salen las imágenes de las cunas, donde aparece él durmiendo y sus otros cuatro compañeros de aula. Yo como a lo largo del vídeo le iba describiendo lo que veíamos y aquí de repente empezó con los pucheros y lágrimas...Le pregunté si estaba triste y me decía que sí... No sé muy bien el porqué, pero estaba para comérselo!! Simplemente le dije que estaba triste y nos abrazamos, necesitaba que yo estuviera muy cerquita de él.

Identificar las emociones, nuestros sentimientos, conocernos poco a poco me parece super bonito. Pero además compartir las de tus hijos... es precioso.

19 comentarios:

  1. Que bien demuestras sus emociones sin haberselas enseñado verdad?, es bonito verles sacar sus sentimientos!

    ResponderEliminar
  2. Lo has dicho y expresado todo tan bien que solo puedo reafirmar todo el post.
    Felicitaciones a ambos, da gusto leerte.

    ResponderEliminar
  3. Lo importante de los sentimientos es saber reconocerlos y asumirlos, una vez hecho, el resto es pan comido. Enhorabuena por tu peque ... como se expresa!!!

    ResponderEliminar
  4. Que de sentimientos demuestra ya acher¡¡¡ con lo chiquitin que es jeje
    no te ha pasado que a veces se vuelve vergonzoso incluso con gente conocida, pero otras veces va saludando por la calle a todos los desconocidos??

    http://lascosasdemipitufo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Qué linda manera de criarle y de contarlo. Me encanta la relación que tienes con tu hijo, es que me encanta leerte... Me inspiras mucho.

    ResponderEliminar
  6. Que lindo Acher! además fue empático con el perrito... que ternura.

    ResponderEliminar
  7. Qué relación tan bonita...tu mamá, pendiente de él, sabes ver, escuchar, estar, estar... Reconozco que soy my de estar con ellos y no me agobian, más bien al contrario y tengo cuatro... yo les veo felices si estoy y escucho y adivino son emociones y sus pensamientos.. un beso. tu blog es precioso. me quedo por aquí...

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir tus reflexiones Inma, la verdad es que como ha dicho ya equipo28, es un gustazo leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Inma me has dejado impresionada, menparece maravilloso que Acher sepa identificar tan bien sus emociones, que bien, es super importante hoy en día que expresar como uno se siente no suele estar bien visto saber hacerlo y conocerse uno mismo. Y con esta entrada demuestras que nunca es demasiado pronto para ir ensenandoles a identificar sentimientos. Gracias, un besazo

    ResponderEliminar
  10. Chicas, me alegro mucho que os haya gustado la entrada, me encanta compartirlo con vosotras, es un verdadero placer que estéis allí.

    Annie, mi peque todavía no está muy suelto con la gente que no conoce y no suele ir saludando por ahí, es más bien tímido (como su papi,jeje)... Yo soy mucho más extrovertida, cada uno somos un mundo y eso es lo bonito, verdad?

    Món cosit a mà, bienvenida al blog... por el tuyo tengo que pasar a cotillear más a fondo, eres super apañada...¡y con 4! ufff

    ResponderEliminar
  11. Inma, qué buen post. Ya he pasado por tu blog algunas veces pero no había comentado. Y es que con lo que acabo de leer me has dado varias ideas muy valiosas para tratar el tema con mi hijo, tiene 1 año 7 meses y empiezo a notar claramente sus emociones y los momentos en que son más evidentes. Me encanta tu blog.
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  12. Jo que fuerte lo que cuentas!!!. A mi me encanta ponerme en la situación de mi hijo y acompañarle en todo momento. Con los miedos y los sustos y la pena la verdad es que sufres con ellos, pero nosotros ahora somos los magos que matamos a los monstruos o escondemos la tristeza convirtiéndola en alegría al igual que hacían nuestros padres con nosotros y pensábamos que eran mágicos y tenían superpoderes.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Luis descubrió el miedo en el circo con los payasos... El pobre lloraba "como una magdalena" cuando simulaban pegarse entre ellos. Eran tan fuertes sus lloros que teníamos que abandonar la sesión antes de que terminara.

    La verdad es que desde pequeñitos ya se intuye en alguno casos el carácter que van a desarrollar los niños, pese a que influyan también los agentes socializadores y el entorno en el que crecen.

    Luis de pequeño era incapaz de devolver una bofetada de otro niño, incluso aunque fuera más pequeño que él. Hoy en día, con 10 años, sigue así, y pese a todas las consecuencias negativas que ven otras personas en este tipo de carácter, yo estoy muy orgullosa de ello y estoy segura de que sabrá defenderse en esta vida de otra manera.

    El payaso del circo, que lloraba cuando él creía que le pegaban, descubrió el miedo en Luis alrededor de los 20 meses. El miedo a que le hicieran daño o quizá el miedo a hacer daño a los demás...

    ResponderEliminar
  15. Que guay el post, me ha encantado! Acher tiene pinta de ser un niño muy tranquilo y empático! Al Bufín aún no le he visto tristeza, o no me he fijado, estaré más atenta, creo que a lo mejor no lo he sabido identificar como tal, miedo tiene poco la verdad, y verguenza creo que aún no la conoce. Sí que muestra es su enfado, tiene mucho genio la verdad y ahora con el tema de lo de las comidas lo ha sacado más! Un besazo y espero que estés mejor.

    ResponderEliminar
  16. !qué bonito! Acher tendrá un diario precioso de su infancia, gracias a su mamá ;)
    Ana

    ResponderEliminar
  17. Adriana, me alegro de que te sirva, a mí me gusta mucho observarlo y ayudarle a identificar lo que sientes...¡me parece precioso!

    Áurea, me gusta tu propuesta...aunque pienso que también es bueno que vayan identificando lo que sienten...Me la apunto para dentro de unos meses!!

    Cecilia, me parece super bonito recordar cuándo se manifestaron por primera vez algunas de las emociones y ya veo que con Luis tienes claro cuando fue su primer momento de tristeza. Me ha encantado saberlo.

    Marta, poco a poco te irá mostrando algunas de las emociones, sólo hay que observarlos mucho y dejarlas que las manifiesten libremente.

    ResponderEliminar
  18. Biblioabrazo, me encanta recoger algunas cosas a modo de diario; como tú, pienso que será un recuerdo bonito.

    ResponderEliminar
  19. Estas Navidades regalé un libro para mi sobrino de 5 años. Se titula "Emocionario" os lo recomiendo. Con ilustraciones preciosas y para hablar y compartir con los niños sobre las emociones.
    Pilar

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...