viernes, 20 de mayo de 2011

Juguetes de niños y niñas... ¿Cómo?



Hace unos meses, mi suegra -que supera los 80 años- me enseñaba dos muñecas de trapo que tenía guardadas... y ella me decía "si Acher fuera niña te las daría"..., de forma natural le dije..."pero qué más da que sea niño o niña!!". Ella se reía y me decía "ayyy, Inma qué cosas tienes"... Yo le contestaba..."les haría un vestidito mucho más moderno, dos coletas y las dejaría preciosas"

Al cabo de un buen rato... viene y me dice..."toma, toma...llévate las muñecas"; pero yo que soy super cabezona le dije entre risas y con tono irónico..."no, no, que Acher es un niño y no puede jugar con muñecas"...

Otro día más me insistió, pero soy así y no lo puedo evitar; ahora no puedo aceptarlas... Soy tozuda y sé que para ella no es natural, no me gusta forzar las situaciones.

Los tiempos han cambiado mucho y lo que nosotras vemos con toda la naturalidad del mundo, los mayores no lo han vivido así, todo ha sido diferente para ellos. La sociedad, por suerte o por desgracia evoluciona, algunas cosas a peor, sin duda, pero otras también a mejor.

Acher hace unas semanas que ha empezado a jugar con las muñecas...¡y me encanta!

Teníamos un muñeco Waldorf, el amarillo, no le había hecho mucho caso hasta que le hice la mochila portabebés, entonces empezó a formar parte de sus juegos.


Hace unas semanas, al mismo tiempo que le compraba los coches vi una sillita que valía 10€ y dije...esta es la mía...¡la compro! ¡Le encantó desde el primer momento! Le cogí también otra pequeña muñeca rosa y de color, negra..., me apeteció.

Muchas veces están durmiendo con nosotros. Comparten paseos y jornadas de tarde en el jardín. Otros días se quedan solas y aburridas en la habitación. De todo hay.


Quiero que mi hijo elija con qué jugar. Es verdad que ahora los coches y los tractores le encantan, pero también le gustan las muñecas y su sillita. No quiero que su educación sea sexista y lo voy a intentar; sin forzar situaciones, claro está.

Una muñeca rosa, un tractor, un cochecito, una cocinita... pueden compartir lugar de juego sin ningún problema. Los juguetes son la descripción del mundo y sin darnos cuenta se lo inculcamos a los más pequeños...  ¿La sillita con los bebés sólo las lleva mamá? ¡no! ¿los coches sólo los conduce papá? ¡no! ¿en la cocina sólo está mamá? ¡no! La realidad social es muy diferente a la de hace unas décadas y digo yo que tendría que quedar reflejado en los juguetes.

Tenemos la suerte de que no vemos la tele y la única influencia para tener unos juguetes u otros en casa es la nuestra. Los anuncios publicitarios de juguetes siguen siendo bastante sexistas, desde mi punto de vista no responden a una sociedad moderna en la que nos encontramos: los vehículos siguen estando adjudicados para niños, los muñecos y todos los juguetes del entorno doméstico para la niñas...¿sí o no?...esa sigue siendo la realidad; sin darnos cuenta los niños y niñas aprecian un mundo diferenciado entre unos y otros...

En las familias donde hay más hijos, los niños y las niñas comparten los juguetes con naturalidad, el niño juega con las muñecas y la niña con los coches, o por lo menos tienen la oportunidad de hacerlo. Pero cuando es el primer hijo o hija, tenemos que tener cuidado... revisemos nuestros juguetes y juzguemos nosotras mismas qué juguetes tienen preferencia. No quiero generalizar, no me gusta. Los abuelos y amigos casi seguro que elegirán un muñeco para la niña o un coche para el niño...los papis tenemos que andarnos con cuidado y compensar esas diferencias.

Pienso que los juguetes deberían ser utilizados de forma indistinta por niños y niñas. Yo estoy convencida que un niño o una niña prefieren un tipo de juguetes por las influencias de los adultos... Estamos en el año 2011, pero los juguetes representan una sociedad diferente a la actual, van por detrás. Ahora no es cuestión de darle la vuelta a la tortilla y que los niños sólo jueguen con muñecas o que las niñas tengan que jugar con juguetes de acción y aventura, pero sí que deberían tener la oportunidad de hacerlo. Es igual a lo que ocurre con la mujer en la sociedad actual cuano llega a ser madre, lo más bonito es llegar a tener la libertad de elegir: me quedo a criar a mis hijos, sigo con mi desarrollo profesional, intento hacer todo lo que puedo para que sean compatibles ambas cosas...; tener la oportunidad de elegir cuáles son nuestras preferencias es lo más importante. No todas las mamás pueden elegir, eso lo tengo claro, pero sí que hay muchas que se quedan a cuidar a sus hijos porque quieren, porque es una elección personal y familiar; muy diferente a lo que ocurría hace unas décadas.

Estos cambios de la sociedad tienen que quedar reflejados en los juguetes de nuestros hijos. Los medios de comunicación y la publicidad nos pueden marcar una tendencia y sin duda, tienen una gran influencia, pero los últimos responsables somos los padres y madres.

Los juguetes que proporcionamos a nuestros hijos tienen que ser variados; los juegos y los juguetes de los más pequeños están contribuyendo de forma importante en el desarrollo integral de su persona y no es ninguna tontería.

Lo más importante es que cada uno de nosotros revisemos nuestra forma de actuar, porque muchas veces estamos inculcando determinados valores sin darnos cuenta, desde la mayor inocencia.

24 comentarios:

  1. Los juguetes son juguetes y sean niños o niñas les gustan por igual. Yo como tengo la suerte de tener un niño y una niña, observo como a él le gusta jugar con la cocinita igual que a ella le gusta chutar la pelota.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo con lo que dices. Yo fui una de esas niñas que sólo jugaba con balones, jamás tuve una barbie, una nancy ni un nenuco, no me gustaban era así de sencillo. Me gustaban los balones, los coches, los clicks, la bici, el monopatín. Tuve acceso a juguetes de todo tipo y elegí esos, mis padres me respetaban y para ellos era lo más normal del mundo. Yo quiero que Abril también tenga la opción de elegir. Tiene jueguetes de todo tipo, peluches, una mini cocinita (regalada), juegos de construccion... creo que es un tema al que hay que poner mucha atención y que todos nuestros actos diarios (tareas si/no repartidas, mama siempre cocina/limpia/hace la cama, papa "ayuda...) condicionan como vean nuestros hijos las cosas.

    Entiendo lo de tu suegra, entiendo que te de coraje, en casa de mis suegros mi suegro dice tan pancho que "como limpia una mujer no limpia un hombre" a lo que yo soy la única que se calienta y le responde "pues que aprenda que nadie nacemos sabiendo"...

    Lo siento pero es un tema que me calienta, gracias por la entrada, muy buena Inma. Un besazo

    PD: como te encuentras?? espero que mejores y no dejes pasar ir al medico si no te encuenras bien. Mucho animo corazón

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Inma.
    Pitufo cada vez que vamos a casa de sus primas disfruta un monton con la sillita paseando a las muñecas de sus primas, y yo siempre que veo una.. digo.. se la voy a comprar, me echa para atras que tenemos la casa muy pequeña pero cualquier dia se la compro para que pasee a sus muñecos.
    Porque le encanta¡

    ResponderEliminar
  4. Me da mucha pena por esa muñeca que tiene guardada tu suegra que seguro que tiene solera y la han arropado manitas inocentes y no sexistas como las de tu hijo. Que pena que se quede en ese rincón abandonada de mimos de niño en pleno crecimiento.
    Los niños/as no necesitan muchas muñecas y el muñeco amarillo es una buena elección.
    Es básico que no vean publicidad y menos infantil y ahora con internet y los DVDs es fácil escapar de ese cancer infantil sin dejar de ver dibujos animados y películas infantiles. Además ellos deciden que quieren ver y no es la tele la que decide por ellos.
    Tienes más razón que un santo en todo lo que dices y me encanta esta entrada.
    Yo últimamente opto por regalar juguetes o no reponer los que se rompan, y disfruto mucho de un día en el parque o en el campo con cero juguetes. He comprobado que cuando quedas con amigos con niños y hay juguetes de por medio hay conflicto asegurado.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo. Mi hijo tiene de todo, tiene muñecas, comiditas de juguete, coches, peluches, pelotas,...en fin un poco de todo y juega ocn todo. Ahora al pobre le ha dado por hacer pucheritos cuando escucha a su "queca" llorar....supongo que empatiza con ella...jajaja y le encantan los coches y jugar con las comiditas (de esas de Ikea blandtas) y estamos encantados. Por cierto, cuando le compre la primera muñeca no se separaba de ella y la llevaba con el a todos sitios. Fuimos a casa de mi suegra y como la muñeca va vestida -entre otros colores- de celeste esta me decía que no era una muleca sino un muñeco, que no le dijera al niño que era una muñeca..... :S jejjee, como dices ellos han vivido otros tiempos y hay que comprenderlos...ya es tarde para cambiar de ideas....aunque es curioso que ella cuando mi marido era pequeño quiso una muñeca y se la compró asi que mira....ya es un paso jeje. Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Como todas ... de acuerdo al 100% contigo, lo de la edad en tu suegra no es escusa, hay personas con esa edad libres de prejuicios y mas con los nietos.

    El peluche favorito de mi Unai es una Mafalda que tenia yo rodando por mundo!!! Le brillan los ojos de felicidad solo de verla y nosotros de verlo a el.

    Propuse una "mini-actividad" en mi blog, creo que tendra poco o ningun seguimiento pero te nombro, espero no te importe.

    ResponderEliminar
  7. Nosotros creo que no tendremos problemas, la nena tiene tanto muñecos como coches y el peque como compartirá (y ya comparte) juguetes con ella, pues más de lo mismo :-)

    ResponderEliminar
  8. Mi mediana, le gustan mucho los caballos y tiene un monton de ellos,también las escopetas, que el principe es cazador, y no le digo que no...cada niño que juegue con lo que quiere no?. Un sobrino mio está encantado con su cocinita de imaginarium rosa transportable...

    ResponderEliminar
  9. Inma, para los niños los juguetes simplemente son eso; Juguetes. Nosotros la sociedas somos quienes les hemos impueso eso que el rosa es para la niña y el azul para niño, que las muñecas son para las niñas y los coches para los niños cuando en realidad mientras ellos se diviertan a ellos no les importa eso. Pero hemos estado tan clavados en hacer ese tipo de diferencias. Mira yo hace tiempo pense eso que tu que no me importaba si mis niñas jugaban con coches o con lo que quiseran a fien de cuentas ellas aprenden se divierten y es lo mas importante, entre sus jugetes de mis bebas, hay muñecas pero tambien hay cochesitos y pelotas y vieras como le encanta a la pequeña los cochesitos. Creo que has acertado en el tema y espero que muchas tengamos este tipo de pensamiento no tan encajonado y mucho mas abierto para no hacer diferencias de genero. besos linda.

    ResponderEliminar
  10. A mi Huguin tmb le apasiona, ahora tenemos unas peleas por la sillita, y eso k tenemos dos... jajaja
    Yo esas cosas ni me las planteo, estaría bueno y a kien no le guste k no mire, van a ser unos padres geniales, ya lo verás.
    Un besote muy muy grande :D

    ResponderEliminar
  11. A mi hijo mayor le regalé una silla rosa de princesas porque le encantaba, a mi suegro no le gustó nada la idea pero le dije ¿Qué hay de malo si el nene está acostumbrado a que su padre lleve su silla? Este mismo argumento lo utilizo en mis charlas sobre igualdad, he sido muchos años agente de igualdad :)y hay que ver la de tonterías que se dicen. Ahora no tengo `problemas porque pueden jugar con todo porque como son dos niñas y un niño :)

    ResponderEliminar
  12. Que buena reflexión Inma,...los juguetes forman parte de la educación infantil y es vital darles la importancia que se merecen.

    ResponderEliminar
  13. HOla! HAce tiempo que no me paso por aquí, con el lío de la tienda!!
    Cuanta razón tienes, una buena entrada. Te importa si la comparto en mi blog? Estoy empezndo un blog para la tienda sobre todos los aspectos relacionados con el juego, juguetes y aprendizaje natural. Podría enlazar tu blog con esta entrada? Ya me dirás. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Sandra, veo que coincidimos plenamente.
    María, tú misma eres un claro ejemplo de lo dicho... y tus padres unos soles porque por lo que te vamos conociendo en el blog siempre te han respetado al máximo. Y sobre mi salud, parece que me diste envidia...¡también neumonía! Por eso llevaba dos semanas agotada!!Aysssssss!
    Annie, esta silla que cuesta unos 10€ es plegable!! Seguro que Pitufo te lo agradecerá. Ahora mismo se acaba de ir Acher con su papi a comprar con la mochilita puesta con su muñeco...¡para comérselo!
    Àurea, totalmente de acuerdo con lo que dices...pocos muñecos y de calidad. Yo esto lo pienso también para todos los juguetes en general. Ah! y lo que dices del parque sin juguetes, no puedo estar más de acuerdo...es un lugar de conflictos, ya tendrán tiempo de "resolver conflictos" en la vida, no?
    Gracitata, ayyyyyy qué mono tu peque que empieza a sentir y descubrir la tristeza... Me encanta como actúas y como tú dices, lo de tu suegra fue todo un avance para su época...¡genial!

    ResponderEliminar
  15. Equipo 28, tu iniciativa es fantástica...¡me motiva! Lástima que estoy aquí en casita que ayer me dijeron que tenía neumonía y tengo que cuidarme...¡ojalá alguien se apunte, es genial! No me importa para nada que me enlaces.
    Dawn, me encanta que también coincidamos, nosotras lo vemos con total naturalidad, verdad?
    Cartafol, pues eso, que los niños y niñas tienen que tener oportunidad de jugar con lo que quieran, ellos elegirán, a unos les gustará más unas cosas y a otros otras!
    Jessica, totalmente de acuerdo, las diferencias las establecemos la sociedad, o se establecieron, quiero entender, en la sociedad de hace unas décadas. Ahora las cosas son diferentes y se tendría que ver reflejado en los juguetes.
    Virginia, pues eso me encantaría, que mi hijo fuera un padre genial o simplemente un hombre genial, con valores claros y "sanos".
    Siempre mamá, seguro que tú nos puedes aportar muchos más datos como agente de igualdad... Como tú dices, lo de la sillita es algo incomprensible...¡con los hombres que pasean a sus peques en la sillita!
    Marisol, como tú dices los juguetes son una herramienta educativa clave en las primeras edades...no lo podemos despreciar y hay que darle una gran importancia.
    Sandra, ¿ya tienes accesible el blog de la tienda? Claro que no me importa tu enlace a mi blog... ¡encantada de que te haya gustado!

    Chicas, estoy tan contenta que seamos tantas las que pensamos igual...poco a poco seguro que iremos cambiando algo, poco a poco, sin prisas, sin forzar...pero sobre todo sin detenernos! Mil gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  16. Hola Inma! Porque me encantan las ideas que nos compartes, te dejé un premio en mi blog. SALUDOS!!
    http://nuestrasaventurasencasa.blogspot.com/2011/05/premios.html

    ResponderEliminar
  17. Jazmín, muchísimas gracias!! Ahora me paso! Un besito.

    ResponderEliminar
  18. Pues sí que es cierto ahora los niños tienen derecho de jugar con lo que quieran, que desafortunado afán de hacer de los juegos algo sexista.
    Felicidades Inma por brindarle esta oportunidad a tu pequeño, mi princesa tiene un montón de carritos y pelotas, pero no sé pienso que no es tan fácil romper el mismo paradigma con un niño que con una niña, así que de nuevo, Felicidades!!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Inma!

    De blog en blog llegué a esta, permíteme, m-a-r-a-v-i-l-l-a. Y aquí ando, animándome a escribir, ya que quiero darte toda la razón y...Para muestra un botón:
    Desde hace algunos meses, trabajo en una juguetería infantil que en sus inicios se caracterizaba por ser una de esas tiendas que abogan por el respeto, por la igualdad, por la no discriminación, por no ser sexista y por muchos valores fundamentales en la educación de un pequeño. Sigue siento todo esto, sigo estando "enamorada" de ella, peeeeero...Algo ha cambiado y es, precisamente, el sexismo.
    Es triste, pero se puede decir que las empresas venden sus principios por la demanda. Como bien has comentado, los abuelos, las tías, los amigos, etc. tienden a escoger regalos "más de niña"; "más de niño", tal cual. Si les muestro algo unisex o con colores neutros, quieren algo "más rosa" porque es una niña...
    Dada esta "generalizada" petición, la linea de playa de este año, por ejemplo, se ha dividido: Una de niña con fresas y lunares y, otra de niño con colores...-¡Ojo!- de la "construcción": amarillo, naranja y gris.
    En fin, quiero pensar que menos mal que los pequeños del hoy serán los adultos del mañana y...¡¡Está en nuestras manos!! Desde luego que con familias tan concienciadas de ello como la tuya, creo en un futuro mejor ;)
    Gracias por ilusionarme. Tu blog es eso...Ilusión, esperanza y ganas por hacerlo mejor. Un gran tesoro que se entrevé entre tantas letras.

    ResponderEliminar
  20. Feliz mamá, si estás convencida, yo pienso que es igual de fácil; pero hay que estar muy convencida.

    Milyun, muchas gracis por tus palabras y por contarnos tus experiencia, la realidad, la cruel realidad vivida en primera mano día a día, no? Me he pasado por tu reciente blog y te quiero dar la enhorabuena porque queda clara tu pasión por tu profesión, me encanta conocer personas que tienen su vocación tan clara.

    ResponderEliminar
  21. Creo que me leería todos tus post. Supongo que porque coincidimos en la mayoría de las cosas. Filosofía educativa. Libros. Juguetes.
    En este caso, a Jorge le pasó igual. Y tiene carrito y muñecas. Y cocinita. Y mercado. También en madera, algún coche , camioncito o tractor. Libertad para elegir. Fundamental.
    Y en el carrito pasea la muñeca. Pero también los pescados, la tortuga o los lápices de colores.

    ResponderEliminar
  22. Totalmente de acuerdo contigo.
    Os cuento una anécdota. El curso pasado, en P2, estaba a la salida de la guardería con otras mamás, nuestros nenes y nenas todavía jugando en el patio, y una mamá me comentaba que su hija últimamente quería jugar con coches, yo le contesté que a Laia (mi hija) le encantaba jugar con coches, y que tenía unos cuantos. La otra mamá me contestó "uy, no, yo eso no se lo compro"... la cara que se me quedó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que lo peor es la mochila que llevamos los padres de la educación que hemos recibido nosotros, sino no lo entiendo, porque en la sociedad actual las mujeres conducimos como los hombres, no? Y por lo menos en mi casa, es mi marido el que cocina!Gracias por contarnos tu anécdota.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...