sábado, 14 de mayo de 2011

Los perros en casa


Hace unos días, en el blog Crecer juntos con arte, Valentina dio paso a Antonio para que nos hablara de la relación de los niños y las mascotas, y de los miedos hacia los perros. Os lo recomiendo.

Al leerlo me sentí muy identificada en la primera entrada y me acordé de que en el blog hace mucho que no escribo de Osca y Krash, nuestros dos perros, son dos hermanos labradores -aunque seguro que tienen algo de mezcla por ahí...-, de la misma camada. Dentro de unos meses harán 4 años y es el tiempo que llevan con nosotros.

Unos meses antes de nacer Acher, vino Pedro a casa, un educador de perros que vive aquí en el pueblo y que nos ayudó en su disciplina... No eran unos perros muy disciplinados y queríamos que al venir el peque a casa, tuviéramos lo mínimo garantizado. Nos fue fenomenal, aunque es cierto que aún podrían tener una mayor disciplina; la relación con otros perros la llevamos fatal ya que "sus relaciones sociales" son escasas, todo culpa nuestra, la asumimos.


A Acher siempre lo han respetado, desde el primer momento que llegó, nunca hemos tenido ningún miedo en su relación. Desde muy pequeño han jugado juntos y nosotros simplemente hemos estado allí al lado por precaución, aunque con plena confianza hacia ellos... Forman parte de nuestras vidas, la casa sin ellos no sería la misma.





Uno y otro son muy diferentes. Osca es mucho más independiente y Krash es muy mimoso y juguetón...

Las tardes que nos quedamos en casa, que son la gran mayoría, convivimos la familia al completo; nosotros tres, los dos perros y Chispas el gato que nos visita también de vez en cuando. Krash es el que juega mucho más con Acher y Osca el que le da "besos y besos" sin parar!


El momento de ponerles la comida es especial, a Acher le encanta y él tiene el protagonismo, aunque todavía necesita algo de ayuda... cada vez es menor.


Pasan momentos super bonitos juntos, pero también hay momentos de agobios...

Cuando llegamos se ponen super contentos y claro... lo empiezan a chupar sin parar y Acher se agobia, ya ha aprendido a decirles que ¡no!, a decirles ¡fuera! e incluso a apartarlos con la mano.

Tenemos un problema, jugar con la pelota en el jardín con Acher es misión imposible, porque los perros van detrás de ella y en un bocado...¡rota!

Merendar fuera... también nos está costando. Con los perros y la comida nunca hemos tenido problema, no son perros que pidan..., pero claro, tener una galleta, una tortita de arroz o un plátano al lado mismo (a la misma altura), no es lo mismo. Poco a poco.

La convivencia con los animales se va haciendo día a día y las experiencias vividas entre todos seguro que no las olvidaremos. Tener a los perros en casa para nosotros está siendo una excelente experiencia y para Acher estoy segura que también.

6 comentarios:

  1. Que bonita la entrada!! Que bonitos los perros! Y que guay la relación que tienen con Acher, me encanta!! Nosotros tb tenemos una labrador y la verdad es que estamos encantada con ella y la relación que tiene con la gordi. Me gusta que los niños tengan cerca perros con los que compartir! Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Tenéis unos perros preciosos!!! Y las fotos de Acher jugando con ellos son super bonitas !!!
    A mi me gustan mucho los perros, mis padres han tenido varios en casa y he podido convivir con ellos, son animales nobles ...
    Ahora mis padres tienen un bichon, se llama Blasi ... Y a Pau le encanta jugar con él!!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que fuisteis muy responsables educando a los perros antes de que naciera vuestro hijo. A mi me dan mucho miedo los perros y con niños cerca aun más pero es cierto que he visto muchos casos de familias con niños y perros y para los pequeños es muy enriquecedor.

    ResponderEliminar
  4. Que bien se llevan los tres, jejeje y vaya tamaño que tienen los "perritos" madre miaaa.

    Que responsable que es Acher con lo chikitin que es, que gustazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bonitos tienes a las tres criaturas, je,je.... Yo siempre he crecido con perros, cuando me fui de casa me compre una Westi, que vio nacer a mis tres tortuguitas... pero el destino quiso que en octubre pasado comiera algo no debido (en mi jardin, que es lo que peor llevo) y nos dejara. Aun no puedo pensar en ella y no mojarseme los ojos....
    Pienso que para un niño es muy importante crecer con un perro y me da pena que mis niñas se lo pierdan... pero aun no me veo con fuerzas para coger un cachorro... espero que con el tiempo lo consiga. Me alegro de la felicidad que os dan vuestros perros.

    ResponderEliminar
  6. Sabes Inma, que nosotros tenemos también dos labradores???? Ron, que es el macho y es blanco, y Trufa, hembra y negra. Son como dos niños grandes a los que adoramos. Tienen ya siete años y han tenido varias camadas... imagínate, 9 perros más en casa durante tres meses hasta que salían con dueños. !Toda una aventura! Mis hijos lo han pasado bomba con cada camada. Pero ya se acabó el reproducirse, que nos dejaba exhaustos. Cuántas cosas contaría preciosas de ellos... como dos angelotes porque sólo quieren agradarnos.
    Besotes perrunos.
    Ana

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...