domingo, 29 de mayo de 2011

Yo también soy lactivista

Aunque tarde, hoy cuelgo en mi blog con mucho orgullo el logo SOY LACTIVISTA, una bonita iniciativa que el blog tenemos tetas lanzó ya hace unos meses y con la que me siento totalmente identificada. El diseño del logo es de Enric Boix.

Soy defensora de la lactancia natural. Considero que todo bebé tiene derecho a ser amamantado, sin límites artificiales como los horarios o los lugares por ejemplo. 
Pero sobre todo considero que toda mamá tiene derecho a tener una información real y actualizada sobre la lactancia materna, sin mitos ni mentiras, para que sea consecuente con sus decisiones. 

Nunca juzgaré a una mamá que da leche artificial a sus hijos, no me siento con ningún derecho. Pero es inevitable que piense en todo lo que yo vivo con la lactancia natural y me da pena que ellos no lo estén disfrutando de esa manera. Para mí la lactancia materna al principio era alimento, pero poco a poco se ha ido conviertiendo en mucho más que alimento. Yo soy producto de la generación de la lactancia mixta; sí, sí... era la época en la que nuestras madres estaban convencidas de que su leche no alimentaba suficiente y que necesitábamos el famoso suplemento, un super biberón. Nunca he considerado culpable a mi madre por eso, ni mucho menos, ella lo hizo pensando que era lo mejor para mí y para mis hermanos. Como ella, la mayoría de mamás de aquella época; y quizás muchas de las de ahora.

Sobre la lactancia natural hay muchos mitos y mucha falta de información. En una sociedad de consumo en la que estamos quizás no interese, no lo sé.

Cuando me quedé embarazada empecé a informarme, a documentarme, para tomar una decisión sobre como criar a mi hijo, desde luego, como toda madre, quería lo mejor para él. Mi opción la tuve clara, quería dar el pecho a mi hijo.

Al principio la lactancia natural fue alimento, supervivencia, pero también protección para mi hijo... Yo tuve una lactancia feliz desde un inicio, es verdad, no tuve que superar barreras, dificultades e impedimentos, hay que reconocerlo, fue un camino muy fácil de recorrer. Si los hubiera tenido pienso que hubiera luchado contra ellos, pero también entiendo que es fácil decirlo desde aquí desde la barrera.

Basándome en documentos escritos de verdaderos profesionales, hay varias afirmaciones que son claras: 1. La leche materna es el mejor alimento para nuestros hijos y eso está comprobado. 2. Todas las leches maternas son buenas para alimentar a sus hijos (aunque puede haber alguna rara excepción, no hay leches acuosas, ni ácidas, ni nada parecido). 3. La producción de la leche de una mamá no se agota con el paso del tiempo, siempre y cuando ese pecho esté estimulado de forma continua, sin horarios ni paradas porque hay tomas sustituidas con leche artificial. 4. La lactancia natural no duele. 5. Con la lactancia natural la gran mayoría de los niños pueden alimentarse de forma exclusiva durante los 6 primeros meses de vida... Y otras muchas cosas más.

A partir de aquí, es verdad que pueden surgir muchos problemas iniciales. Y ante los problemas hay dos soluciones, luchar para superarlos o tomar otro camino alternativo. Pero lo importante, y aquí pienso que está el problema de muchos de los fracasos de lactancia materna, es no ser asesorados por personas con una adecuada formación respecto a la lactancia. Nos encontramos con personas en el sector sanitario que no conocen en profundidad la lactancia materna y asesoran a sus pacientes erróneamente. Pues sí, quizás esté siendo algo bruta con estas palabras, pero es que estoy cansada de oir "motivos" poco fundamentados por los cuales algunas mamás, inocentemente (y lo quiero recalcar, inocentemente), dejaron la lactancia o la encauzaron hacia el fracaso (horarios estrictos, alimentación complementaria precoz, suplementos de lactancia artificial...). Pongamos un ejemplo: Unas grietas, una succión poco eficaz o una lactancia que duele, puede ser porque un niño tenga frenillo en su boca; pocas veces se identifica o se plantea esta opción, que no es poco habitual, como problema de la lactancia. Otro ejemplo: Si mi pediatra me recomienda que tengo que dar el pecho cada tres horas de reloj, independientemente de las necesidades de mi hijo, posiblemente pueda tener la sensación de que mi leche no alimenta, porque mi hijo llora, mi hijo necesita algo más y por eso le doy un suplemento de biberón... Así habría muchos más ejemplos.

No voy a profundizar más en el tema, simplemente quiero dar luz al montón de Asociaciones,  colectivos y grupos que asesoran respecto a la lactancia materna, y que pueden ayudar a muchas mujeres en sus inicios, con sus dificultades, con sus dudas.

No quiero que las mamás que dan o han dado leche artificial se sientan culpables en ningún momento, son decisiones y vivencias muy personales. 
Os dejo aquí un enlace de la entra de una mamá, del blog en minúsculas, que explica por qué da de mamar a su hijo, un relato precioso, con un tono poético y sensible que me encanta...

Yo, como otras mamás, me siento con la obligación de proclamar en voz bien alta algo que para mí es maravilloso, la lactancia natural. Sin juzgar a nadie.

La lactancia natural sabemos que la OMS (Organización mundial de la salud) la recomiendan hasta los dos años; sí, sí...hasta los dos años. Mi hijo tiene 21 meses y últimamente ya me he oído varias veces (con un tono irónico) que hasta cuando pienso darle teta, entre ellos varias personas del sector sanitario. Pues señores y señoras, le daré hasta que él quiera, hasta que él lo necesite.

Y lo haré porque me encanta el vínculo que tenemos entre los dos, es un momento mágico, de complicidad, de juego, de miradas y sobre todo de mucho amor. Yo le doy de mamar en cuanto él lo necesita, cuando me lo pide, esté donde esté, esté con quien esté, haga lo que haga. Para mí no es ninguna obligación, es un verdadero placer. 

Me voy a dormir y no concilio el sueño hasta que una suave voz me pide "mamá, teto, teto"; me relaja y me duermo, nos dormimos los dos juntos, uno pegado al otro. Todo un regalo nocturno.

Dar el pecho a mi hijo ha hecho que me descubra a mí misma, que me sienta más mujer, más femenina, más sensible y mucho más cómplice con muchas otras mujeres.  Me ha unido mucho más a mi querida naturaleza y a mi cuerpo. Me ha hecho sentir profundamente, sentir felicidad, alegría, amor... Sentirme más madre y más hija.
La lactancia materna forma parte de una maternidad consciente, saboreada día a día, momento a momento. 

En definitiva, sigo queriendo darle teta a mi hijo (teto, dice él) porque los dos somos felices, muy felices. Y también papá, que siempre sonríe al vernos...cuando de escapada nos hemos ido a la cama a tumbarnos, porque estábamos jugando y me ha pedido teto, porque me necesitaba cerca, porque quería calmar su necesidad de hambre o de sed o simplemente porque quería compartir un momento de intimidad con su mamá. 

Para mí está siendo la experiencia más bonita de mi vida, gracias Acher.

10 comentarios:

  1. Estamos contigo Inma... Nosotras también somos de teta, y estamos encantadas. De momento mi Nena Bonita no me la pide con palabras, pero se acerca a mí con una sonrisa que no da lugar a dudas ;-)

    ResponderEliminar
  2. Que momentos mas bonitos pasamos dandoles la teta ¿verdad? Pitufo tambien lacta con 26 meses que tiene, y como dices, hasta gente del sector sanitario te dice que ya va siendo hora de dejarlo. Pitufo lo dejara cuando el quiera. Por las mañanas lo primero que pide es mami teta¡¡ y al poquito no chale.. otra¡¡ jaja.
    Es lo mas bonito...

    ResponderEliminar
  3. Precioso Inma y comparto todo lo que has dicho, todo. Que momentos mas especiales y mas bonitos, para mi también es el mejor regalo que Abril me hace a diario. Es tan especial.
    Ahh y resalto lo que dices de que papi tb disfruta con esto, a Jose se le ilumina la cara cuando nos ve y compartimos los 3 juntos muchas siestas y todas las noches. Ellos tb hacen q la lactancia prolongada sea posible, gracias. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Que entrada más bonita!!...y que suerte la vuestra!...yo salí del hospital con grietas y aguanté 15 días. Pero fueron los peores de mi vida, aún teniendo a mi niña no era feliz. Quería que durmiera para no darla el pecho, apenas la cogía por miedo a que quisiera teta...apoyo la lactancia materna, y he de reconocer que siento una envidia sana por todas las que seguís dando teta a vuestros hijos por mucho tiempo, pero el biberón cambió mi vida y no me siento peor madre. Hasta que nació Vega nunca le había preguntado a mi madre si yo tomé biberón o teta. Y, es que de adultos no llevamos un letrero en la frente "yo soy de bibe" - "yo soy de teta".
    Sin duda, es un regalo para toda la vida, pero cada una tiene su situación.

    ResponderEliminar
  5. PUes me das mucha envidia! Yo le di un mes y medio, al ser cesaréa estuvimos en el hospital más días y en el nido lo completaban con biberón, en casa por más que le daba teta al final tenía que meterle uno, se me hicieron unas grietas enormes, alguna vez lo saqué de la tenta con sangre mía en la mejilla, creo que hubo cosas que hice mal, él al final no la quería y yo estaba muy baja de moral, es una espinita que llevo clavada y que espero que si tengo otro nene pueda quitarme! Un besote, por cierto ya estás güena?

    ResponderEliminar
  6. Llevo dos días intentando comentar esta entrada, y por unas cosas o por otras no he podido hacerlo...
    No podría estar más de acuerdo contigo. Yo he sentido en mis carnes lo importante que es el apoyo, lo importante que es la información y estar asesorada por gente que conoce la fisiología propia de la mujer y la lactancia. Creo que todas las mujeres deberíamos tener acceso a la información, para poder decidir, como en todos los aspectos de nuestras vidas. Si una mujer no amamanta porque no ha sido bien informada o tratada, pienso que es un fracaso de nuestro sistema sanitario. Y la pena es que suele ser así en muchas ocasiones, porque las ayudas que recibimos de los profesionales son muchas veces vacías de razón.
    Trabajo en un hospital, y ayer me enteré de que se están dando muestras de leche y otros productos (infusiones...) para los bebés en los centros de salud de la isla. Estoy indignada, porque esto es contraproducente, y creo que además ilegal... Así que tengo que ver como lo gestiono... Así nos va...
    Gracias Inma, por poner en palabras lo que siento.

    ResponderEliminar
  7. Ay, la lactancia!!!!
    Mis hijos etsuvieron 7 y 10 días en neonatos, y para mí, el establecimiento de la LM fue muy dura, y más siendo dos prematuros y yo primeriza!!! Pasaron 2 meses hasta que relacté, mis hijos tomaron LM diferida durante ese tiempo, mis inicios en la LM no fueron ni fáciles, ni felices, pero desde luego, dar el pecho a mis hijos durante más de 7 meses en exclusiva y seguir con la teta a día de hoy, pese a las dificultades, me hace sentir muy orgullosa!!!

    ResponderEliminar
  8. Rosa, Annie, María... me encanta que para vosotras también sea algo maravilloso, estamos totalmente de acuerdo.

    Jeza, yo también pienso que eres mejor o peor madre por dar el pecho a tu hijo. Pero quizás si te hubieran asesorado bien inicialmente, hubieras podido superar las grietas. Nunca te sientas culpable, tú hiciste lo que tenías en tus manos.

    Marta, para el siguiente peque que seguro tendrás, pide ayuda al grupo de lactancia que hay en Huesca, seguro que te ayudan encantadas. Se nota que estás convencida de lo que quieres y sólo te hubiera faltado un poquito de ayuda, simplemente eso.

    Carol, me encanta compartir contigo estos mismos sentimientos. Y sobre lo que dices de la leche e infusiones...¡me parece indignante! Si puedes hacer algo, aunque sea mínimo, hazlo! Gracias por el comentario.

    Loleta, lo tuyo sí que es mérito, hay muy pocos casos como tú. Dos y prematuros... 2 meses con lactancia materna diferida con lo que eso supone, 7 meses de lactancia materna exclusiva siendo dos...¡qué gusto leerte! Eso es luchar por lo que se quiere y seguro que estuviste bien asesorada.

    Muchos besos a todas y gracias por compartir esta entrada que para mí es especial.

    ResponderEliminar
  9. Jeza...¡que me he colado! Uff, menos mal que me doy cuenta ahora.
    Quería poner... yo también pienso que NO eres mejor o peor madre por dar el pecho a tu hijo.
    Mil perdones!

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esta entrada. Yo también le sigo dando el pecho a mi hija de 23 meses y también hasta que ella quiera. Me encanta cuando me dice "mamá teta", me siento orgullosa y muy feliz de saber que le estoy dando lo mejor y además disfrutando las dos!!!.
    A mi me vinieron muy bien primero las clases de preparación al parto que gracias a la matrona nos dió muchísimos consejos sobre la lactancia, segundo en el hospital, unas enfermeras prolactancia que me ayudaron mucho sobre la postura que tenía que tener el bebé para mamar y evitar grietas, etc y tercero la asistencia durante un año a un taller de lactancia donde compartíamos toda clase de dudas, problemas, cosas que nos afligían y no sólo de lactancia sino también de alimentación en general, estados de ánimos de todas las mamás, etc.
    Yo animo siempre a todas las mujeres de mi entorno que se quedan embarazadas que den el pecho a sus hijos que el vínculo que se crea no se puede explicar con palabras por lo maravilloso que es.
    Yo también estoy orgullosa de declararme LACTIVISTA

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...