martes, 21 de junio de 2011

Fin de semana en Baztán (Navarra) con las amigas de siempre.

Aunque siento algo de vergüenza al decirlo, soy de la quinta del 71...¡este año hago 40 años! La verdad es que no me siento con 40 años, pero en diciembre los hago, estarán allí...¡eso de cuarentona suena tan mal!.

Mi pandilla de toda la vida del pueblo, las chicas, las que hemos compartido el colegio, -incluso algunas guardería-, el instituto, juegos, juergas, charlas, noches, tardes, risas, llantos, fiestas, calle y mucho más... todavía tenemos una amistad viva, quizás no muy intensa, pero verdadera, eso es lo importante y bonito. Ninguna de nosotras se quedó en el pueblo, todas marchamos a otros lugares... La distancia, la familia y la evolución de cada una hace que no nos veamos muy a menudo, pero nos seguimos queriendo como cuando compartíamos tanto y tanto.

Pensamos que los 40 habría que celebrarlos..., aunque de momento sólo los ha cumplido una, las demás somos algo más tardanas. Pensamos en hacer un viaje de sólo las chicas, dejando la familia en casa... Yo allí me desmarqué, ahora mismo Acher me necesita y yo lo necesito a él. Espero que lo hagan, seguro que lo pasan bien, aunque de momento el viaje está algo verde, verde.

Otra propuesta era pasar un fin de semana juntos en alguna casa rural y allí hemos estado. Lo hemos pasado muy bien...¡para repetir! ...sin excusas, sin ser los 40, cuando queramos, cuando nos lo pida el cuerpo. Somos perezosas, pero cuando nos ponemos lo pasamos bien, sin mucho, simplemente estando juntas, charlando del día a día, de unas y de otras, compartiendo risas, recuerdos y anécdotas. Reviviendo una bonita amistad que ojalá dure toda la vida.


Este fin de semana lo hemos pasado en el Norte de Navarra, en Baztán, es una zona preciosa que no conocía. Nos fuimos el viernes por la tarde y volvimos el domingo por la noche, alquilamos una casa rural en Erratzu y hemos estado muy a gusto. Excursiones, comidas, cenas, barbacoas, paseos... se nos ha pasado el fin de semana volando.

La noche del viernes Acher estaba emocionado y como se había dormido durante el viaje...¡estaba super despierto! ...no quiso ir a dormir hasta la una de la madrugada, cuando normalmente a las nueve ya está durmiendo.

Estábamos 9 adultos y 9 niños...¡un buen ambiente!

El sábado nos fuimos de excursión a visitar la cueva que hay en Urdax, pero era con visita guiada y teníamos que esperar varias horas para poder entrar, cambio de planes rápidamente. 

Eso sí, Acher que tiene un detector de fuentes... ¡no nos fuimos sin probar el agua de allí!

Nos vamos a las de Zugarramurdi, que también teníamos muy buenas referencias, la historia y las leyendas siempre la han relacionado con la brujería. Además en el pueblo celebraban el día de las brujas y se suponía que iba a ver ambiente... En la calle había animación y pudimos probar los talos, que son típicos de esta zona...¡qué ricos! Harina de maíz, sal y agua.
El recorrido por las cuevas de Zurragamurdi nos gustó mucho, sencillo para ir con todos los peques que íbamos y atractivo. En la cueva, como había agua... ¡diversión asegurada! Combinamos ratitos andando, en mochila y en brazos... ¡un completo!


Después de la visita por las cuevas, nos fuimos de nuevo a la casa a comer... ¡se nos hizo muy tarde! Y claro, tuvimos nuestras consecuencias... Acher estaba agotado, no quería ni andar, ni mochila, ni nada de nada... ¡quería dormir! Fueron unos 10 minutos hasta el coche que no paró de llorar en todo el rato, pobrecillo, en ese momento me sentí culpable; para mí Acher siempre es lo primero y en ese momento me olvidé que es un niño de 22 meses... él quería estar a tope porque se lo pasaba muy bien, pero su cuerpo no aguanta tanto ritmo. Bueno, lo solucionamos con una buena siesta en el coche. Cuando llegamos a la casa se quedó papi con él en el coche y hasta que no se despertó no se movió de allí. Se recuperó totalmente y después comida, bueno por la hora... ¡casi merienda!

Por la tarde nos fuimos a Elizondo, la capital del valle. Helados, comprar chocolate típico, parque, paseo y algo curioso que no conocía, compramos leche fresca ecológica en una máquina... ¡me pareció una idea buenísima!
Este helado era de mamá... pero parece que le gustó durante un buen rato!

Máquina expendedora de leche fresca ecológica... ¡una idea genial!
¿Quién diría que Acher es un niño de teta? ... esta leche le encantó, estaba fresquita y buenísima!

El sábado fue intenso y bonito. Disfrutamos mucho. Acabamos con una barbacoa en casa y a dormir, tampoco temprano... eran casi las once y media de la noche. Me fui con Acher para dormirlo y evidentemente... ¡allí me quedé! Como me pasa otras veces, me quedé dormida con él. El resto, incluido papá, tuvieron larga tertulia hasta casi las dos de la mañana... Al día siguiente me hicieron un resumen, jeje.

Cuando me desperté me cabreé un poco por haberme dormido, porque para un día que estoy con mis amigas... pero cuando te lo pide el cuerpo... ¡no hay remedio!

El domingo teníamos prevista una excursión a ver la cascada de Xorroxin, algo menos de una hora de caminata y salíamos andando desde la propia casa. Pero aquí fue Acher quien nos marcó el ritmo. Empezamos andando para ir a buscar el camino, todos juntos, riendo, felices... Pero cuando llevábamos muy poquito ya nos pidió brazos. Le ofrecimos la mochila, porque nuestra idea era ir en mochila, pero no la quería. Lo subimos y no paraba de llorar, algo poco habitual en él porque la mochila le encanta... Una decisión rápida. Nosotros nos volvemos a la casa. Yo enfadada, le decía que eso no se hacía. Necesité diez minutos para asimilar la situación, porque aunque respete el ritmo de Acher, claro está que me fastidiaba no ir a la excursión con todo el resto. 


Pero Acher sabía lo que necesitaba. Llegamos a la casa y me pidió teta... se la di, y allí mismo se quedó dormido más de dos horas...


Llegaron el resto de la excursión, comida conjunta, barbacoa de nuevo, tertulia de domingo y de regreso a casa. Más de tres horas de coche, llegamos a casa cerca de las diez. Acher con todos sus horarios cambiados... ¡hay que volver a la normalidad!

Yo para el lunes tenía trabajo, pero no clases, por lo tanto todo podía esperar. Me quedé con Acher, no fue a la escuela infantil; nos levantamos sin despertador, pintamos, jugamos con plastilina, paseamos..., siesta almediodía... tarde de compras en Huesca con papá, con calma volvimos a la normalidad. 

Ha sido un fin de semana intenso, nosotros lo hemos pasado muy bien, para repetir, sin ninguna duda. Y Acher también ha disfrutado, aunque eso sí, acabó agotado!!

14 comentarios:

  1. QUé envidia y qué ganas de volver a mi tierra! los talos mmmmmmmmmmm qué ricos cuando se hacen en la cocina económica de toda la vida! arf! Qué hambre! y el valle de Baztan es simplemente increible... fui allí y me quedé en un monasterio... semana off donde las haya.

    ResponderEliminar
  2. Inma, la verdad es que estos fin de semana son incribles! los peques lo pasn genial y los mayores también! eso sí cansinos, cansinos!!!
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ala!! Si te has venido por mi zona... a la tierra que me ha acogio hace 20 años... A que es bonita?? A que hay de todo, empezando por la zona de la ribera, la capi y la zona del norte todo verde con paisajes preciosos... Ya veo que os gustó las cuevas... la verdad que son bien bonitas... Me alegro que lo pasarais tan bien por estas tierras... Aqui estamos para cualquier otra ocasión...

    ResponderEliminar
  4. Te juro que leí el título y ya me emocioné, pero leyendo la entrada... es que he estado en el mismo sitio!!! Hace dos veranos, un septiembre, decidimos hacer vacaciones en familia, con mis padres y mis hermanos. Yo estaba embarazada, de mi primer embarazo, y a pesar de lo que pasó después, tengo un recuerdo estupendo.
    Es que hemos hecho las mismas cosas, jejejeje. A mí me encantó Baztan, para repetir sin duda.
    Estuvimos en una casita preciosa, de una gente estupenda, que nos llevaron a conocer el valle. Probamos los talos, ricos, ricos, también la leche y bueno, en general las cosas de allí. Hicimos una caminata por la montaña que me maravilló, qué naturaleza tan bonita... Cómo disfrutamos de aquellos días!!! Estamos pensando en repetir.
    Un beso guapa!! Qué casualidad!!

    ResponderEliminar
  5. Que gran finde¡¡¡
    La verdad que los pekes son los que nos marcan el ritmo. Pobres.. como dices, a veces olvidamos que son muy pekes.
    Besitos¡

    ResponderEliminar
  6. Inma, déjate de rollos, que lo importante no son los años, si no cómo se llevan... y tú los llevas genial!... Vaya vitalidad!!... Y enchorabuena por conservar a las amistades de infancia y más... Eso dice mucho de tí (en positivo, claro ;-)
    Me gusta mucho pasarme por vuestro espacio y seguir vuestras peripecias... Un besito, Rosa

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por ese gran fin de semana!!! Que maravilla, que sigais siendo amigas... Que naturaleza, que bonito todo y que guapo Acher, que lindo... Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Que bueno es conserva la amistad de toda la vida ... y juntarse asi.
    Lo de la maquina de leche fresca es la caña!!!

    ResponderEliminar
  9. Que lindo fin de semana! y mucho mejor si es en compañia de la amistad de toda la vida!

    Primera vez por acá y decidí dejar saludos

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Estás que no paras!! 40 años? Quién? Tu???
    Cualquiera lo diría hija, si estás que te sales.
    Menudo super finde, me alegro por vosotros.

    ResponderEliminar
  11. La excursion a las cuevas me ha encantado, que preciosidad de fotos!
    Ellos disfrutan mucho, pero se cansan y lo que tu dices, tienen que recuperar! pero bueno, os adaptasteis como pudisteis a su ritmo, y no se hace todo los fines de semana!

    Supermama

    ResponderEliminar
  12. Que bonito lugar, Inma, sobretodo las cuevas!!

    ResponderEliminar
  13. Que guay os lo debísteis pasar, y Acher normal que estuviera cansadete! Pero de vez en cuando les va bien un poco de marcha, son los que más disfrutan! Me encanta que sigais quedando con las amigas en estas escapadas!

    ResponderEliminar
  14. Nosotros estuvimos este verano en Zugarramurdi y fue genial, aunque Arnau era muy peque y se lo petó tooodo en brazos menos la zona de la Gran Cueva y sus piedras.
    Te paso link
    http://tetonitos.blogspot.com/view/flipcard#!/2146237907884324548/2010/09/una-nueva-etapa.html

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...