miércoles, 29 de junio de 2011

La primera vez...


Improvisamos un viaje a la playa, era el cumple de mi padre y me apetecía compartirlo con él... Ni a Josemi ni a mí nos apasiona la playa, pero una escapada así no me importa en absoluto... Bueno, querría matizar... a mí no me gustan las grandes playas, con gente, en verano...  pero me encanta el mar, las pequeñas y escondidas calas y las grandes playas pero en otoño y primavera... ¿no soy tonta, no? Tenemos casi tres horas de camino.., es lo que tiene vivir en el interior. Mis padres viven allí gran parte del año, pero nuestros encuentros suelen ser en nuestro pueblo de siempre, vamos pocas veces a visitarles allí...

Me apetecía que Acher estuviera en la playa, sólo estuvo una vez el año pasado... y evidentemente no creo que lo recordara. No era la primera vez, pero como si lo fuera.

Ha sido un fin de semana intenso pero muy relajado, con calma y disfrutando. Descubriendo muchas reacciones de Acher ante lo nuevo y desconocido... conociéndolo un poquito más. Conociéndose un poquito más.

Siempre hay una primera vez para todo y sobre todo en los peques se pueden acumular muchas primeras veces en un día... Ha sido la primera vez que ha visto peces, que ha visto barcos en el mar, que ha montado en los caballitos, que ha jugado con la arena, que ha jugado con el agua del mar.

Llegamos el viernes y nos fuimos a dar un paseo... ¡había multitud de gente por el paseo! Decidimos ir por el puerto, no había casi nadie... se estaba fenomenal.


En la playa había un pequeño ferial y Acher se quedó impresionado ante él. Era la primera vez que el ferial le llamaba la atención, quizás las luces, la música, los colores... Se hubiera quedado horas y horas allí mirando. Pero no se atrevía a más, sólo quería mirar y mirar, no quería saber nada de subir a él. Le causaba admiración y respeto al mismo tiempo.


De camino a casa, pasamos por otro ferial más pequeño y en este se animó a subir... Era mucho más pequeño, estaba vacío y no era tan espectacular. Le dio mucha más confianza.


Estuvo feliz y alegre, se reía... pero no se sentía seguro tan solo. Se montó después en otro, pero cuando se puso en marcha se puso a llorar... lo pararon y lo bajamos. Por su pequeña cabeza me imagino que le pasaban montones de pensamientos contradictorios, por un lado le atraía muchísimo pero por otro lado no se sentía seguro... Fueron nuevas experiencias para acumular.

Regresamos a casa, cena, unas risas, juegos y a dormir, que ya era hora... ¡casi las doce de la noche! ¡Menudos fines de semana llevamos!
 

El sábado y el domingo, sin mucho madrugar porque el cuerpo nos pedía cama a todos, nos fuimos un ratito a la playa... Una hora escasa cada día, suficiente. Me encantó observar las reacciones precavidas de Acher. Observaba desde la toalla, poco a poco se puso a jugar con su pala y cubo allí mismo, se acercó con papá y mamá más cerca de la orilla a jugar un rato y después, casi media hora más tarde, nos acercamos al agua... Yo le dejaba a su ritmo, aunque de vez en cuando lo provocaba para que se decidiera... Necesitaba tiempo... ¡y un pequeño empujón de confianza y seguridad!


Lo pasamos bien, pero el domingo quiso estar menos rato... Este niño nos ha salido poco playero...¡como sus padres! O seguramente necesita algo más de tiempo para habituarse, ya veremos. Tendremos que volver más veces para saberlo, está claro.

El resto de día se pasaba también muy rápido: comer, siesta, juegos y actividades varias, paseos entre la multitud y sobre todo compartir ratitos con los yayos. ¡yayo, yayoooooooo! ¡yaya, yayaaaaaaaaaaa!

Pintamos con nuestro kit de viaje que preparamos...


Jugamos con la plastilina y nuestros diferentes escenarios que iba haciendo mamá... Empezamos a tope con el juego simbólico!!


Plena concentración haciendo el puzzle... ¡ya lo hace completo! También la primera vez.


Compartió diversas tareas con su yayo, ¡los dos encantados!... Hinchando las pelotas, haciendo el zumo y como no... soplando las velas!!


Compartió la cocina con la yaya e inspeccionó con todo detalle todos los armarios...


Paseamos en familia.. Paramos a ver los peces, toda una novedad. Pez, pez...


Jugamos en las estructuras playeras que encontramos...


Acher anduvo bastante, pero también tuvo muchos ratitos de brazos y hombros...


Y sobre todo compartimos el 77 cumpleaños de mi padre, que no los aparenta, está en plena forma y super activo...¡no para!


El domingo volvimos tarde para que Acher durmiera en el viaje... ¡pues no durmió ni un solo minuto! ¡Las tres horas despierto en el coche! Volvíamos charlando en el coche... 

Nos sentimos muy queridos por mis papis y espero que ellos por nosotros, mis padres siempre pendientes de nosotros, mi madre haciéndonos comidas buenísimas, mi padre nos llevaba en palmitas... ¡Un estupendo fin de semana!
Llegamos a casa pasadas las once de la noche, tetita y a dormir.

14 comentarios:

  1. Me encantan los niños rebozados con la arena de la playa cual croquetas! A mi tampoco me apasiona la playa pero es un buen sitio para los pequeños así que habrá que hacer el esfuerzo. Y que bonito todo lo que cuentas de tus papis. Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Y aquí Inma, bien requeteguapa, mirando a cámara, ja, ja!! Qué gusto de playa, de paseos y de mimos de familia.
    Por cierto, he visto gigantes ¿y cabezudos? en alguna foto. Estos personajes me han fascinado siempre desde pequeña y me zurraba de miedo cuando niña, acompañados de ese tamborileo por las calles.Luego me quedó la inquietud.
    Un beso a la familia ;)
    Ana

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades a tu padre! Y celebrarlo en la playa! Sientan bien esos findes de desconexión total queno? Menudos fin de semanas que llevais últimamente eh? No paráis! Un besote

    ResponderEliminar
  4. Que buen lo habeis pasado, verdad? se nota. Acher ha disfrutado con tantos descubrimientos, a mi no me gusta la playa pero entiendo que los peques tienen que descubrir esas sensaciones nuevas, arena, mar, olas, castillos... Ah!! y felicidades a tu papi!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades para el abuelo¡¡ Si que se conserva bien¡¡
    Que bien lo pasasteis ;D

    ResponderEliminar
  6. chica tu padre está de escándalo, tienes razón y no aparenta la edad que tiene.
    Estais que os salís con los findes estos que os montais, me alegro por vosotros.
    Acher, que te voy a decir, está cada día más guapo y más gracioso.
    Muack

    ResponderEliminar
  7. Jo Inma, que entrada mas bonita y completa ... como el finde!!
    Que bien como esplicas el ritmo de Acher, sus actividades ... me encanta, casi que podemos vivirlo en primera persona!
    Sobre la playa es un misterio, Unai la temia y Bruno era el lanzado, ahora todo lo contrario!!

    ResponderEliminar
  8. Estais guapísimos, y tú sensacional, se nota que lo pasatéis muy bien!! Besos

    ResponderEliminar
  9. Que fin de semana mas bonito Inma y lo has contado de una forma tan tierna que me ha emocionado mucho. Felicidades a tu papi que esta estupendo y un besazo para todos, Acher esta guapísimo, felicidades también a el por todas esas "primeras veces"

    ResponderEliminar
  10. acabo de llegar a tu blog y me encanto! te sigo:)
    Te dejo el mio:
    http://amo-ser-mama.blogspot.com/
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  11. que suerte tener abuelos que le quieren tanto.
    felicidades a tu padre. Me acuerdo mucho de mi padre, me habría encantado que hubiera conocido a mi pequeña.
    Disfruta mucho de ellos que después los niños lo recuerdan.
    los iaios son lo mejor del mundo

    ResponderEliminar
  12. Que fin de semana mas chulo!!!!
    Por las fotos, el sitio me es muy familiar ... mis padres tienen un pequeño apartamento en la playa y creo que deben ser vecinos de los tuyos!!! ;-)
    Quien sabe, quizás algún día coincidamos dando un paseito por la playa ... por cierto yo también prefiero mil veces las escapadas playeras fuera de temporada!!!

    ResponderEliminar
  13. Acher es muy afortunado por tener unos abuelos que lo quieren tanto, felicidades a tu padre, ojalá el mío pudiera compartir tantas cosas con mis peques, en fin

    Qué bonito es compartir sus primeras veces y la verdad es que la playa es genial para ellos aunque para nosotros sea algo engorrosilla

    Un abrazo, me ha encantado

    avecesmujersiempremama

    ResponderEliminar
  14. Chicas, mil gracias por los comentarios y piropos varios... Hasta me habéis piropeado a mí, jeje!! Los volveré a leer cualquier día que esté algo ploff, jaja!!

    A mi padre le hicieron mucha ilusión vuestros comentarios. Mi madre es mi máxima seguidora y cuando hay algo interesante se lo enseña a mi padre... y claro, ¡esta ocasión lo merecía! Me han dicho que os dé las gracias a todas, les hicisteis sonreir, sin ninguna duda.

    Silvia, mi madre que es una bruja como yo, me dijo cuando estábamos en la playa... Hay una chica que tiene un blog y que escribe en el tuyo que una vez puso unas fotos que eran de por aquí... Y mira... ¡es cierto! Yo, soy mucho más despistada y ni me había dado cuenta.
    Pues sí, igual nos vemos algún día, estaría super bien, pero será pasado el verano...¡que ahora con la gente que hay nos da una pereza!

    Bren, bienvenida al blog...un placer tenerte por aquí!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...