jueves, 14 de julio de 2011

Crianza y trabajo: Lo primero es lo primero.

Mi rumbo... ser libre y feliz!

Una reflexión personal que necesito compartir..., con vuestro permiso.

Cada vez me siento mejor con el rumbo y los caminos que voy tomando en mi vida. Cada día me siento más feliz, más libre, siento que hago lo que me gusta, lo que quiero.

La vida es una continua toma de decisiones, retrasarlas no tiene ningún sentido cuando se van teniendo claras.


A mitad de este curso pasado tomé una decisión importante, muy importante respecto a mi trabajo. Quiero y debo seguir con mi trabajo, me gusta lo que hago y me llena... pero hecho a mi forma y manera. Sin presiones y sin objetivos. Dando preferencia a lo que quiero.

Llegar a este equilibrio desde que empecé a trabajar cuando Acher tenía 6 meses, me ha costado más de un año. Hasta ahora he tenido siempre un sentimiento de culpa, de no estar donde yo quería, de sentirme obligada, de no sentirme yo. Poco a poco he ido encontrando mi lugar, me he ido sintiendo mejor y marcando bien mi camino.

Parto de la estabilidad o casi estabilidad, aunque no soy funcionaria, hace ya unos años que mi contrato es laboral indefinido y eso lo valoro muchísimo en los tiempos que estamos. Tengo mis obligaciones, evidentemente, pero también tengo mucha libertad para decidir mi propio camino dentro de la institución en la que trabajo. Tengo un buen horario,  mucha flexibilidad, puedo seguir compartiendo muchas horas con mi hijo y sé que eso es un lujo.

Crecer y crecer profesionalmente es el lema de muchas de las personas que trabajan conmigo. ¡Yo me he plantado!. Si soy feliz con lo que tengo... ¿para qué quiero más?  Mi lema, entre otros, disfrutar y disfrutar. No renuncio a nada, simplemente sigo mi propio camino.

Mis compañeros/as de trabajo que quieren crecer (me atrevo a decir que una parte importante), combinan la docencia, con la investigación y con labores de gestión. Que si coordinador, que si decano, vicedecano, que si... (hay mil cargos!!), luchan por publicar en revistas de impacto, por conseguir financiación en proyectos reconocidos y el que más y el que menos, intenta reducirse las horas de docencia... ¡este es el mundo laboral en el que ando metida! Muchas veces para conseguir puntos, currículum, con el fin de ascender de categoría profesional. No lo critico, simplemente es la realidad que vivo, con la que tengo que convivir pero que en absoluto comparto.

Mi contrato es principalmente de docencia, soy la que más horas de clase doy de todo el departamento, que no os vayáis a pensar que son una barbaridad, no llegan a 300 horas al año. Si quisiera seguir subiendo escalones, uno a uno, tendría que asumir algún cargo de gestión, tendría que publicar en revistas de impacto... porque lo que hago de docencia, si lo hago bien o mal, poco les importa... ¡qué pena, cada vez que lo pienso!

Mi mayor preocupación ahora mismo es la docencia, estoy contribuyendo a la formación de futuros maestros/as y me parece que es una gran responsabilidad... Si me dedico a las tareas que me permitirían subir escalones, sería a cambio de reducir mi dedicación a la docencia o mi dedicación a mi familia, o incluso las dos cosas. Y como no quiero reducir ni una ni otra...¡me quedo como estoy que soy la más feliz del mundo!

Sí, sí... cobraré menos, tendré un menor reconocimiento, seré la última a la hora de elegir las asignaturas... pero yo en esta vida quiero ser feliz siempre que pueda, vivir el día a día y sobre todo sentirme libre en mis decisiones.

Hay muchas cosas que pueden hacer que yo en la vida sea más o menos feliz, algunas las puedo controlar y otras no. Aquellas que dependen de mí, las tengo que cuidar al máximo.

He dejado los dos proyectos de investigación en los que estaba metida, no me llenaban en absoluto ninguno de los dos y estaba allí por inercia, porque todos se van metiendo en un proyecto o en otro. He aparcado definitivamente mi tesis doctoral, ¿seré mejor profesora por tener la tesis doctoral? Lo tengo clarísimo, no.

La docencia, dar clase, compartir experiencias con el alumnado me llena por completo. No soy la misma que hace unos años, me doy cuenta, porque antes dedicaba el día completo a mis clases, pero siempre intento hacer el trabajo bien hecho. Me gusta lo que hago y creo que así se lo transmito a mis alumnos/as.

Quizás si no tuviera un hijo, si no fuera mujer, si fuera otro momento de mi vida me dedicaría más a fondo en la institución en la que estoy, que no olvidemos que es la que me da de comer cada día. Pero ahora mismo, mis preferencias son mi hijo, mi familia, quiero compartir el mayor tiempo posible con él y estoy orgullosa de poderlo hacer, aunque sea dejando algunas cosas por el camino, pero estoy segura que ninguna de ellas me haría tan feliz como la maternidad.

La maternidad me ha cambiado muchísimo, me ha hecho valorar mucho más el día a día y valorar lo que tenemos. 

No me siento mal por abandonar mi crecimiento profesional, ni mucho menos...ahora mismo para mí ha sido un gran alivio, me encuentro genial, estoy llena de energía por todas partes. No siento para nada que sacrifique mi trabajo por mi maternidad, no sacrifico nada, simplemente me decanto por un lado y no por el otro. Decir que no a lo que no me apetece lo he ido aprendiendo a lo largo de los años...¡y no sabéis que gusto da cuando lo digo! Me siento todavía mejor.

21 comentarios:

  1. Te felicito por haber conseguido ese precioso y preciado equilibrio que buscamos todas las madres. Es ciero que has tenido suerte de estar en una institución k te permita esa flexibilidad pero tu también la has aceptado con todas sus consecuencias. Bravo por ti y ya se ve que tanto tu como tu hijo soys felices con tu decisión.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente. Las prioridades son las que son. La familia. Los hijos. Coincido plenamente contigo.
    besos¡

    ResponderEliminar
  3. Te felicito de corazón, te admiro y te "envidio". Los resultados como dice Sandra, saltan a la vista, un abrazo y un beso enormes!

    ResponderEliminar
  4. Bien por ti, si es lo que quieres y lo que te hace feliz, es la mejor decisión que puedes tomar. Yo desde que me quedé embarazada bajé mis pretensiones laborales, queriendo, no me apetece luchar, pisotear, echar más horas que nadie... no no y no, me conformo con poco, vivo muy bien y tengo la suerte de haber encontrado algo que de momento me sirve, me gusta lo que hago pero no estoy dispuesta a dedicarle más tiempo, para mi lo primero es mi familia... Te aplaudo y a seguir disfrutando de esa vida tan maravillosa que tienes!! Un besazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo. Cómo nos cambia la vida la maternidad! Además, tus alumnos/-as tienen mucha suerte de que inviertas el máximo de tiempo en ellos y no en proyectos de investigación, tesis...Me encanta tu lema. Besikos!

    ResponderEliminar
  6. Inma, este post podría haberlo escrito yo! no sabes cuanto te entiendo y como cuesta a los demás entender todo esto que has escrito.
    Yo dejé mi trabajo de ingeniera en una gran multinacional del gas, me fuí con una mano delante y la otra detrás, para irme a vivir al campo. Encontré trabajo a media jornada, cuando Martí tenia 9 meses, en una ingeniería pequeñita en la que todos hacemos de todo. Cuando lo cuento, hay gente que se le ponen los pelos como escárpias, pero yo no canvio para nada del mundo lo que tengo ahora por lo que tenía antes. Sólo me falta una cosa para tocar el cielo, vender el piso que nos queda en BCN, entonces seré libre como el halcón.
    Mil gracias por este post. Un besuko bonita.

    ResponderEliminar
  7. Primero que voy un poco mal de tiempo estos días, que leo tus post aunque no puedo escribir a todos, en agosto me libero un poco y volveré a la vida bloguera! La verdad que me alegra mucho tu "equilibrio" que lo hayas encontrado, yo estoy muy parecida, aunque ahora en verano mi trabajo es muy estresante y en 5 horas tengo que hacer lo que hacía en 10 antes, pero me gusta la "marcha", lo llevo bien aunque acabo agotada, pero mi vida en el campo, mi peque, sobre todo mi Bufin, me llenan y me hacen muy feliz, antes tenía en mente abrirme un despacho de ingeniería, diseño y mantenimiento de jardines, algo por el estilo, ahora está totalmente aparcado, soy feliz así, a lo mejor cuando el Bufín sea más mayor e independiente que ya no quiera estar tanto conmigo lo retomo porque siempre tengo que estar haciendo algo, por ahora así me quedo. Un besote guapa,por cierto, la foto es genial

    ResponderEliminar
  8. Crecimiento profesional no significa seguir escalando en la línea marcada desde una institución. Seguro que tu interés por la educación y la crianza y tu apertura hacia formas no convencionales de las mismas te hará crecer profesionalmente mucho más que cualquier proyecto de investigación con sus estadísticas dudosas y sus supuestos objetivos. Y ganar más dinero tampoco implica crecer profesionalmente. Ganar más dinero significa ganar más dinero. Te deseo lo mejor.
    Muchos besos,
    Gemma

    ResponderEliminar
  9. Organizate como mejor te sientas, nadie mejor que una misma lo sabe, pero por favor, no abandones el bló, reina, que es como un soplo de aire fresco leerte y ver las fotos de Acher con las manualidades con las que te enrollas con él....

    ResponderEliminar
  10. Solo puedo darte la enhorabuena por haber encontrado tu camino... hoy en dia no es fácil ni "socialmente aceptado".....Yo hoy por hoy tampoco aspiro a trabajar más porque ahora mismo mis horarios me permiten estar con mis hijas practicamente toda la semana y usar también mi tiempo en la costura que me encanta.... aunque esto suponga cobrar un poco menos... no es esa mi prioridad...
    Disfruta tu vida como realmente quieras que eso es lo que te vas a llevar...

    ResponderEliminar
  11. Es todo una suerte poder y saber escoger en la vida lo que uno quiere, lo que necesita en cada etapa.
    Si uno esta feliz en su vida lo reflejara en su trabajo y si se esta agusto y disfrutando de este tambien repercutira en nuestra vida en familia.
    Enhorabuena Inma, disfruta de esta etapa!

    ResponderEliminar
  12. Yo he aprendido con el tiempo lo que es importante en esta vida y lograr el equilibrio entre lo personal y lo profesional y estar feliz es estupendo ENHORABUENA POR HABERLO CONSEGUIDO !!!!Y espero que sigas escribiendo mucho mucho tiempo :)

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena Inma! encontrar el camino a veces no es fácil y tú andas con paso firme. Lo que ahora es, eso es lo importante, y tu has tomado una decisión, sigue tus pasos libre y feliz.
    Me alegro mucho de habernos cruzado en el camino. Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. Bravo por ti!!! Estoy encantada de que hayas sabido encontrar tu equilibrio. Ya sabes, es lo mas importante, para ti y para tu hijo... Si, ya se, hay gente de lis dos lados, gente que te dirá que no deberías "tirar" tus estudios (y ya sabes que no estoy para nada de acuerdo ;)) y otros que, si puedes, es mejor estar siempre con tu hijo; ahí yo discrepo, tu hijo (además de ti) necesita una madre satisfecha y plena para que pueda seguirle nutriendo de todo lo que necesita...

    Felicidades de verdad y un beso gigante :)

    ResponderEliminar
  15. Qué bonita reflexión. Es genial que hayas encontrado ese equilibrio, esa paz. No es nada fácil.

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  16. Inma, que reflexión mas buena!!!!. Me alegro que te conformes con lo que tienes, eso es una virtud que Dios o quien queráis nos dio y nos empeñamos en ser ovejas imitadoras, nos empeñamos en tener lo mismo o mejor que el vecino y eso provoca frustación y competitividad que en ocasiones tiene una satisfacción efímera. Pero saber que eres afortunada por la disponibilidad de horarios en tu trabajo y demás es algo que mucha gente tiene y no lo valora.
    Por mucha crisis que haya hay consumismo y el consumismo muere con gente que piensa y actúa como tú. Con la autosuficiencia de tu huerto y tus gallinas te evitas de entrar en supermercados y consumir, más de la cuenta.
    Y si encima te fabricases el jabón.... (es una idea, ji, ji) pues ya irías al super una vez al mes a comprar papel higiénico y algun antojito, pero no consumir a diario antojos, que ya no apreciamos los detalles ni las cosas bonitas y sencillas de la vida por tanto consumismo.
    Felicidades!!!!

    ResponderEliminar
  17. Cuánta razón tienes Inma, y cuánto me alegra verte tan feliz. Hace poco leí una frase que me pareció maravillosa como filosofía de vida: "LA FELICIDAD NO CONSISTE EN CONSEGUIR LO QUE QUIERES, SI NO EN QUERER LO QUE CONSIGUES".
    Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena por tomar esa decision. Mis padres son profesores de universidad y he vivido mucho lo que comentas. Mucha gente quiere subir escalones sin importarle lo que deja detrás... más de uno deberia pensar como piensas tu, que te importa mas tu vida personal y los alumnos que tienes, antes de ir subiendo sin importar nada.

    ResponderEliminar
  19. Chicas, me he leído montones de veces vuestros comentarios, me encanta compartirlo con vosotras, me siento feliz y además acompañada, ¿qué más quiero? Gracias por estar allí, por apoyarme y por ir todas más o menos hacia un mismo rumbo...¡es precioso! Muchas gracias a todas.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Inma. He llegado un poco tarde al post pero no quería dejar de agradecerte que compartas esto con quienes te leemos. Eres muy afortunada pero también muy valiente porque has tomados desiciones y has forjado tu propio camino. Mi hijo está por cumplir 2 años y últimamente he sentido el deseo de volver a trabajar, tambièn soy maestra, y lo que platicas me ha dado el ejemplo de lo que debo tomar en cuenta, mi corazón, sobre todo, y mi libertad.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola Inma, hace un tiempo que descubrí tu blog pero imagina si me gusta que me voy leyendo las entradas antiguas!
    Me preguntaba a qué te dedicas y me ha sorprendido cuando lo he leído. Yo trabajo en un servicio de una Universidad aunque también doy clases. Hace unos años hice mi tesis doctoral y me di cuenta de que no me gustaba nada el mundo que hay alrededor de la investigación: las publicaciones, buscar financiación y sobre todo la competitividad. Aunque si me gustaba el propio trabajo de investigación. Ahora estoy en un servicio ayudando a otros investigadores, "haciendo ciencia" pero sin tener que preocuparme de los otros temas y me gusta mucho! Me gustaría estar así siempre sin necesidad de ir "mejorando" (ascendiendo). Por desgracia, estoy bastante sola en mi trabajo y cada vez tengo que hacer más tareas de gestión, aunque le voy cogiendo gustillo a algunas ya que sobre todo son de organización.
    En cuanto a las clases, cada vez me toca dar más y por un lado me gusta, pero desde que tengo a mi pequeño se me hace incompatible. Por la dinámica de las clases y lo que enseño, les hago hacer muchos ejercicios para que aprendan, pero luego me toca corregirlos! Y eso son muuuuchas horas... :(
    Estoy pensando cambiar la forma de corregir para que ellos sigan aprendiendo y yo no esté tantas horas con los ejercicios y pueda estar con mi hijo.
    Vaya rollo te he soltado de mi vida! Y ni siquiera sé si leerás un comentario de un post tan antiguo! jejejej
    Lo que si me ha gustado de tu trabajo es que esté formando maestros. Espero que consigas contagiarles parte de tu espíritu para que sean un@s grandes maestr@s y personas!

    Por cierto, este verano hemos cruzado Huesca y cada vez que pasábamos un pueblito me preguntaba si sería ahí donde vives... jejejeej...

    Un abrazo muy fuerte y muchas gracias por compartir tanto!
    Raquel

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...