viernes, 22 de julio de 2011

Qué hacer con la lavanda: saquitos olorosos y aceite de lavanda

La lavanda me tranquiliza, me da calma, me gusta. Su recolecta  la voy haciendo de forma progresiva, las plantas siguen llenas de flores, con su estupendo olor y acompañadas de abejas y mariposas... son inagotables y me gusta que sea así, me encanta contemplarlas.

Las primeras flores que puse a secar ya están secas, ahora ya llevo la tercera tanda en mi "secadero" particular... Con el viento de estos días...¡como no se van a secar!

Los saquitos ya los tengo distribuidos por cajones, he repartido a algunos amigos y como dije en la entrada de ayer, también les he regalado uno a cada maestra de la escuela infantil donde va Acher... Dos se los reservo para mi mami y mi hermana, que seguro que les gustará.

Tengo un montón de tela de saco desde hace un montón de años que la voy utilizando en diferentes cosas. Para los saquitos va muy bien, porque como está aireada, deja que el olor salga un poco hacia el exterior.

Es muy fácil hacerlos. Cortamos un trozo de tela, del tamaño que queramos, y en la parte superior le ponemos un biés. Si no tenéis máquina de coser y lo hacéis a mano, este paso os lo podéis saltar y simplemente hacer un pequeño doble en la parte superior.



Si queréis decorar de alguna forma la tela, como ponerle un círculo de fieltro -o algo similar-, es ahora el momento.

Después doblamos por la mitad, con la tela del revés y cosemos tanto por el lateral como por la parte inferior. El interior de la bolsa no queda limpio, pero tampoco es necesario para un saquito de este tipo.

Una vez cosido, le damos la vuelta y ya tenemos el saquito para la lavanda.

Introducimos las pequeñas ramitas con flores de lavanda seca y si podemos, le echamos unas cuantas gotas de aceite de lavanda casero, porque así el olor es más profundo y duradero. 


En este paso nos pueden ayudar nuestros hijos/as, aunque en mi caso... a Acher no le llamó especialmente la atención...

Tras la primera curiosidad de tocar y oler...


Decidió que jugar con los coches era mucho más emocionante!!


Cerramos los saquitos con una cuerda y les ponemos una pequeña tarjeta decorativa que nos informa de la fecha de realización.


Una vez hechos sí que le llamaron más la atención y no paraba de oler...


Probé diferentes tamaños y formas, los decoré parecidos pero diferentes y también probé con otras telas de rayas que tenía por ahí. Aún me quedan unos cuantos por hacer y por rellenar!

Por otro lado, había buscado información de cómo hacer aceite esencial de lavanda, pero tras analizar toda la información detenidamente me di cuenta que realmente de lo que se trata es de Aceite de lavanda, no es lo mismo, no es igual de concentrado y por tanto las propiedades son muy diferentes. Bien, lo que yo he hecho ha sido aceite de lavanda, porque para extraer la esencia de la lavanda haría falta un proceso mucho más complejo. No es lo mismo que el obtenido por destilación industrial, pero sin duda es un excelente aceite (no para su consumo, por si acaso!)

Para hacer el aceite de lavanda he optado por el método rápido... Una vez hecho hay que almacenarlo en frascos oscuros, para que conserve todas las propiedades.

Primero sacamos las flores frescas (sin secarlas de forma previa) de las espigas de la lavanda, que son las que tienen el aceite esencial, y las vamos dejando en una taza. Este paso es lento, con paciencia...


Una vez que tenemos todas las flores preparadas lo vamos a poner en el fuego con aceite (de oliva, de almendras, una mezcla de los dos...), una taza de flores por cuatro de aceite. Yo aquí tengo mis dudas sobre las proporciones, hay lugares donde la proporción de flores respecto a la de aceite es mayor.

Se pone en un cazo a fuego lento durante 8 horas.

Transcurrido ese tiempo, lo colamos y lo traspasamos con un embudo a los pequeños botes.

Les ponemos su etiqueta, sobre todo con la fecha de elaboración, y... ¡listos para usar o regalar!

Este aceite lo voy a utilizar sobre todo para aromatizar los saquitos... Pero probaré para otros usos que he oído, aunque no me queda claro si el aceite es igual de eficaz que la esencia... Para las pulgas de los perros y gatos, quemaduras, picaduras de insectos, cicatrizar heridas... Mezclado con aceite de almendras para dar un suave masaje con efecto relajante, dicen que va bien sobre todo cuando tienes las piernas cansadas... Probaremos.

En mi casa estos días huele a lavanda, sé que es pasajero... y por eso lo disfruto y saboreo todavía más. 

A pasar un buen fin de semana.

17 comentarios:

  1. Que olor mas rico¡
    Me ha gustado todo, pero las etiquetas, me han encantando... eso de la huerta de Acher¡ con su dibujito de lavanda y todo...Que chulas ;D

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidad!!!! que bonitas las etiquetas y todo. El aroma no es pasajero si es espliego, yo tengo un saquito de cuando nació Arnau y aún huele.
    El aceite lo uso mezclado con aceite de almendras de cacahuete o sesamo, para desmaquillar y para el cuerpo al salir de la ducha de toooda la familia.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito todo!!! y tan útil. Gracias por tus consejos y tutoriales. Eres genial Inma!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Así hacía yo el aceite de romero y el de tomillo. El de lavanda lo dejaba, simplemente, en maceración, sin cocer.

    Si me permites un consejo, te diré que el mejor aceite que he encontrado para estas cosaitas es el de almendras dulces. El de oliva está genial también, pero el olor se apodera un poco a la lavanda y si lo vas a utilizar para después de la ducha es mucho más graso. Con el de almendras el olor que queda es el de la lavanda y no es tan graso para utilizarlo en el cuerpo.

    Por último, estoy segura de que en casa ahora huele estupendamente y como tienes la lavanda en la misma puerta, el año que viene, saquetes nuevos!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bien huele la lavanda!!! Que bolsa mas bonitas! Un besazo

    ResponderEliminar
  6. me ecanta el olor a lavanda, me recuerda al pueblo!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantan el olor a lavanda. Otra vez, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  8. Gran Idea!!

    Quiero compartir que "Mi princesa consentida" cumple un año!!! te he dejado un pequeño obsequio en esta entrada

    http://miprincesaconsentida.blogspot.com/2011/07/cumpleanos.html

    Gracias por seguirnos!!

    Feliz Mamá

    ResponderEliminar
  9. Casi se puede oler la lavanda como lo cuentas. Qué delicia!
    Y las bolcitas muy bellas.

    ResponderEliminar
  10. Se puede hacer igual con las hojas de citronella? Quiero hacer lo para tener un liquido que no sea tóxico contra mocitos?--- Y es muy muy caro!? Tienes una idea?

    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ohhh genialll!!! Los saquitos ya los hago pero justo este fin de semana Juli me comentaba que le encantaría poder hacer aceite de lavanda y colonia, así que me ahorro buscar información sobre el aceite. Solo una cosa... ¿8 horas al fuego? ufff. Voy a probar hacerlo y creo que lo añadiré a las cestitas de conservas y mermeladas que regalo en navidades. Graciasss!!!! Un besazo!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Cómo me gusta tu blog!! Qué requetebién lo paso cuando entro ;)
    Besazos
    Ana

    ResponderEliminar
  13. Ayss, que os tengo abandonadas y aquí hay algunas preguntas y consejos... ¡mil perdones!

    Susana, muchísimas gracias por el consejo del aceite de almendras... ¿sirve el que venden en mercadona? ¿o hay alguno que vendan más puro?

    Feliz mamá, muchísimas gracias por el obsequio, un placer compartirlo contigo.

    Equipo..., jo, pues no lo sé, pero sería super interesante...¡yo también me apunto!

    Veronica, sí, son 8 horas a fuego lento, yo combinaba el 1 y el 2. Como dice Susana, el olor sólo con aceite de oliva quizás quede algo fuerte, sería bueno combinarlo con aceite de almendras...¡espero llegar a tiempo!

    Bibliobrazo, sabes que lo nuestro es amor mutuo, jeje.

    ResponderEliminar
  14. Yo lo compro en una herboristería en Zaragoza, pero sino hay uno muy bueno en una web (http://www.elbazarnatural.com/). El inconveniente son los gastos de envío, pero si haces una compra majeta te los ahorras y hay cosas interesantes....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Yo he hecho un saco térmico con semillas de lavanda y trigo sarraceno que compré en una herboristería y me encanta el olor.
    Es una maravilla como huele la habitación ¡quiero ese olor en toda mi casa!
    Los saquitos de lavanda son una de las cosas que tengo pendiente y me han gustado mucho los tuyos, a lo mejor te copio la idea.

    ResponderEliminar
  16. Las flores de lavanda y sus derivados (Agua, aceites, infusiones) son muy utilizados para calmar los nervios. Yo pongo dos gotitas de aceite de lavanda en mi almohada para poder dormir y relajarme.

    ResponderEliminar
  17. me llama la atención lo de calentar el aceite tanto tiempo, yo lo poco qe sé es por maceración y... bueno, lo de meter calor me hace dudar.
    el aceite de oliva se recomienda Bio y de primera prensada en frío, nada qe ver con el de supermercado ;)
    los esenciales tienen una importante concentración, de ahí qe luego no te los untes como un aceite normal, sino qe lo utilices nada más en gotas como complemento de otros preparados ( de otro modo podrían resultar incluso tóxicos, y especial cuidado con los niños, claro )

    una cosiña qe aprendí hace unas semanas, en un taller de un par de días: unas gotas de aceite esencial de limón, ayudan a qe penetre antes cualqier otro oleato ( el aceite preparado ) aplicado sobre la piel ( para qe no nos tire de la paciencia ) :D. Pero ojo! mejor por la noche o en zonas de piel no expuestas al sol, puede acabar oscureciéndose por reacción ....

    te sigo en la sombra con devoción, tu nena es altamente robable jajajaj . un biKo gordísimo, gracias por lo amable de toda tu página

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...