jueves, 11 de agosto de 2011

Fiestas en Huesca... Recuerdos de hace 2 años



Esta fotografía, aunque por el color podría estar sacada de un antiguo archivo, es del martes pasado, un martes cualquiera de las fiestas de San Lorenzo de Huesca. Cogida de las manos de mi hijo, bailando al son de la charanga, con una gran alegría en nuestros cuerpos...¡como pasa el tiempo!

Hace dos años, un día como hoy, 11 de agosto, yo paseaba con Josemi también por Huesca. Por la mañana había tenido cita en el hospital, control de monitores, mi fecha de parto pasaba ya diez días y ya había reservado cama para el día siguiente, me provocaban el parto. Me daba terror, pero Acher se resistía a salir...¡no me extraña, estaba tan a gustito allí adentro!

Recorrimos las calles de Huesca, chiringuitos, terracita y disfrutando del buen ambiente, como el de todos los años, las fiestas son días de desconexión.


La gran mayoría vestidos de blanco y verde riguroso, nosotros como forasteros que somos, si algún día vamos... no nos ponemos el traje de rigor, raros que son algunos pensarán los lugareños, qué le vamos a hacer!

Ahora disfrutamos con Acher, de paseos, chiringuitos y terrazas, poca diferencia a hace dos años, la verdad...


Eso sí, nuestro peque acostumbrado a la tranquilidad del pueblo y del campo... parecía otro, desmadrado entre el bullicio y atraído con los colores y ruidos de los chiringuitos de "cacharros" infantiles. Nos hicimos con un camión lo más "lindo" posible... ¡os lo podéis imaginar!, y además de "lindo"...¡ruidoso! El dichoso aparato nos acompañó durante más de dos horas de paseo por la ciudad y Acher encantado... ¿quieres mochila?... no, no, andando. Aún estamos sorprendidos de la caminata que se dio y sin rechistar ni un solo momento, encantado, entre el bullicio y la mulitud.


Solo lo dejó para algún bailoteo al son de charanga callejera, nada más.


Ay, ay, ay!! Hace dos años, yo me compraba un pantalón en uno de los chiringuitos y le contaba a la chica que estaba allí que al día siguiente me provocaban el parto, también se lo conté a los amigos con los que quedamos a tomar vermouth y a algunos conocidos que nos encontrábamos. Mi tripa en ese 11 de agosto no pasaba desapercibida y yo necesitaba contarlo.

Una magnífica matrona que me tocó ese día me aconsejó un remedio, lo más natural posible para provocar ya el parto, sin esperar al día siguiente a que me lo provocaran... Con que dicho y hecho, cuando llegamos a casa, ya cerca de las tres de la tarde y antes de comidas ni nada... ¡Josemi y yo a hacer los deberes que nos había encomendado la matrona! Ayss, con esa tripa tan tremenda!! jaja. No hace falta más detalles ni explicaciones, que las intimidades de una tampoco hay que airearlas así a la ligera, ¿no?

Remedio eficaz. A las dos horas comenzaron las contracciones, hasta la fecha no había tenido ni una sola contracción, ni una ligera contracción. Pasada la media noche, ya en día 12 de agosto, nació Acher, nuestro tesoro, nuestro querido amor.

El martes paseando por Huesca y me imagino que durante muchos años, era inevitable recordar. Recordarme gorda, gorda, muy gorda... con un terror tremendo en mi cuerpo por lo que me esperaba... Aunque todo fue muy diferente, un parto estupendo, natural, quizás no del todo respetado, pero no me puedo quejar. Un bonito recuerdo. Mañana más.

13 comentarios:

  1. Qué linda historia, Inma. Y qué increíble que dos años después pasearan por el mismo lugar con el tesoro que entonces se encontraba en tu vientre, sólo decirlo suena sencillo y de lo más natural, pero si lo pensamos un poquito es todo un milagro, el más bello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito relato, además en fechas señaladas....

    ResponderEliminar
  3. ooooooooo que recuerdos, la verdad es que te acuerdas de esas cosas como si fuera ayer.. si es que lo mejor es lo natural jeje
    uff a mi el ruido asi tambien me pone nerviosa y vivo en la ciudad, me imagino el pobre acher, yo creo que tampoco se le olvidara a el esas calles ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡cuántos recuerdos! son preciosos, muchísimas gracias por compartirlos. 2 añitos ya!

    ResponderEliminar
  5. Una entrada preciosa, a que son muchos recuerdos, el pasear por el mismo sitio con tu peque de la mano y recordar esa ultima noche de embarazada... unos recuerdos preciosos...

    ResponderEliminar
  6. Qué bonitos recuerdos, Inma. Qué bonito revivirlos así. Muchas gracias por compartirlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué preciosa entrada y qué bonito recuerdo Inma!! Dos años ya!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué recuerdos tan bellos Inma. Qué bonito estar ahí con el peque dos años después, jeje.
    Besos, gracias por contárnoslo.

    ResponderEliminar
  9. El tiempo pasa volando, qué hermosos recuerdos... a mi también me emociona rememorar mi etapa de embaraza.

    Por cierto, para conocerte un poquito mejor, te he invitado en mi blog a participar en el Juego Blog-Topao.
    Anímate y juega!!
    www.unamiradaalotrolado.com
    ("Un premio, un juego, un sorteo")

    ResponderEliminar
  10. Hay historias que merecen ser contadas. Esta es una de ellas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Que bonito!!! Ayyy que recuerdos!! Que entrada mas bonita!! Por cierto nosotros tb usamos esos remedios tan naturales ;)) jajaja un besazo!!

    ResponderEliminar
  12. Qué bonita historia! Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  13. Que bonitos recuerdos¡
    Una historia para compartir.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...