miércoles, 3 de agosto de 2011

Nuestro primer enfado... conociéndonos.

Es emocionante conocer poco a poco como se va conformando la personalidad de tu hijo, me parece apasionante observarle y me siento orgullosa de poderlo hacer conscientemente.

Lunes por la mañana. Un lunes de verano... Casi dos años... compartimos la mañana los dos a solas..., me encanta, lo pasamos muy bien, reímos, jugamos, compartimos bonitos momentos...pero también tenemos nuestros límites, sus ¡no, mamá, no!, mis ¡no, Acher, eso no!, nuestros momentos de cansancio, de los dos, claro está.

- Mamá, mamá, itico, itico (Juego heurístico), llevándome a la estantería donde está la caja y tirando de ella.
- Vale, mamá saca el juego heurístico, pero tenemos que jugar con él y luego guardarlo, vale? , lleva ya varios días que lo sacamos, lo extendemos todo y en cinco minutos deja de jugar...muy diferente a hace unos meses que jugaba muchísimo con él.

Y como una es medio bruja, como era de esperar, a los cinco minutos ya estaba jugando con los coches, mientras en el cuarto todo estaba extendido por ahí.


De mil maneras intenté que lo recogiéramos entre los dos, utilicé todas mis estrategias, pero no funcionaron... (canciones, juegos...) El continuamente me decía que no... Pues cabezón él, cabezona yo! ¡Ya está liada!

- Acher, mamá se ha enfadado y se va a la cocina. Hay que guardar el juego heurístico, cuando quieras que te ayude me avisas. Cuando lo recojamos jugaremos juntos de nuevo. (Uff, me recordaba a la supernany esa de la tele, pero de verdad, me vi obligada a hacerlo, ya no tenía más recursos!)

Acher me entendió perfectamente y sabía también lo que tenía que hacer, pero no quería en ese momento. Él se quedó jugando en el cuarto de al lado de la cocina con sus coches y el parking, se montó el tubo de cartón para tirarlos por allí (el tubo es grande y siempre me lo pide a mí, pero se lo montó el sólo), alguna vez me llamaba para enseñarme algo y yo le decía...

- Acher, mamá está enfadada hasta que recojamos el juego heurístico.

Alguna vez, entraba yo a ver qué hacía y le decía...

- Acher, ¿sabes que mamá está enfadada?
- Sí (y lo hacía también con su cabeza)
- ¿Por qué? ¿Qué tiene que guardar Acher con mamá?
- ítico, ítico
- ¿Y lo vamos a guardar?
- No, no (sí, sí, así de contundente)

- Vale, vale, pues mamá sigue enfadada.

Él seguía jugando, reclamándome puntualmente, pero cada vez menos. Pasaba del cuarto a la cocina, se instaló a jugar allí donde yo estaba, pero ya no me reclamaba. Jugaba con sus cosas, charlaba él solo y eso sí, me miraba muchísimas veces de reojo, bueno nos mirábamos, me tanteaba, me ponía en situaciones límite para que fuera hacia él.

Abrió el cajón de las especias, intentó abrir algún bote que sabe que no le dejo, se los quité sin decir nada y ni rechistó.

¿Os queréis creer que estuvimos así casi una hora y media? No sé por qué lo alargué tanto, no sé por qué no lo recogí yo como otras veces hago, quizás quería ver hasta dónde podíamos llegar. Quizás fue largo, excesivamente largo, pero no quería echarme atrás.

Se fue de la cocina por el pasillo y yo pensé que se había ido a su habitación a jugar. Como no oía ningún ruido fui a ver qué estaba haciendo y no estaba allí...¿dónde está? Se había ido a su cama, que está en nuestra habitación, allí estaba tumbadito...

- Acher, quieres que vayamos a guardar el juego heurístico entre los dos? 
- No (rotundo)
- Vale, pues me voy a la cocina, yo sigo enfadada... (otra vez le hice todas las preguntas y él rotundo en sus respuestas, entendía perfectamente la situación)

Ah! Ya eran las 14h. y no habíamos comido todavía.

- Mamá, mamá, teta, teta! Mamá, mamá! Mamá, mamá! (me llamaba a gritos desde la habitación)

Fui hacia él...

- Acher, mamá sigue enfadada porque no hemos recogido el juego heurístico. Tenemos que comer primero y luego dormir... ¿vamos a guardarlo?
- No
- Vale, pues me voy a la cocina.

La siguiente vez que fui al cuarto, habrían pasado 2 ó 3 minutos, estaba totalmente dormido. La primera vez en su vida que se duerme solo estando mamá en casa, sin teta, con la persiana subida hasta arriba.

Se despertó de la siesta, yo estaba allí a su lado, me pidió teta y se la di, sin decir nada más sobre el tema.
El juego heurístico seguía sin recoger.

Cuando terminó de la teta, eran ya las cinco y media de la tarde, le dije que si íbamos a comer, evidentemente me dijo que sí...

Mientras comíamos le dije, el juego heurístico está todavía sin recoger...¿lo guardaremos cuando terminemos de comer? Y me dijo sí. -no le dije nada ni de enfados, ni de lo que había pasado antes, ni nada de nada-

Terminamos de comer y fuimos al cuarto a recogerlo, ahora las anillas grandes, ahora las pequeñas... ahora los rulos rojos, esa cuerda en esa caja, debajo de la mesa queda un papel... Tranquilamente, sin ningún tipo de problema.

Y ahora me pregunto... ¿lo recogió por el enfado anterior? ¿lo recogió porque había descansado y ahora sí que lo quería recoger? ¿lo recogió porque se lo pedí sonriente y relajada? Pues la verdad es que no tengo ni idea, no lo sé...¿merece la pena lo que pasó esa hora y media? No lo sé.

Pero de esta experiencia me llevo conocer un poco más a mi hijo y ver cómo ha reaccionado. Su forma de irse a tumbar a la cama me recordó muchísimo a mí, era mi escapatoria, nunca me gustó contestar...prefería irme a mi refugio. Cuando lo he visto allí me he visto totalmente identificada, qué pasada. Y también cómo ha sido capaz de aguantar en su idea de que no quería recoger, erre que erre, entendiendo perfectamente la situación.

A la hora de recoger los juguetes con Acher, a veces colabora y otras veces no, yo pienso que es según lo cansado que esté. Hasta ahora no le he dado una gran importancia, pero poco a poco se tiene que acostumbrar a recogerlos, no es que los 2 años sea una edad límite, pero sí que tienen ya la capacidad para hacerlo. A mí con que haya una predisposición por su parte es suficiente, porque es verdad que al final acabo recogiendo yo una buena parte, pero que por lo menos sea obediente con eso. 

Los límites los considero necesarios en la educación de mi hijo, igual que el respeto entre nosotros. Límites que por otra parte necesitan para crecer. 

La forma de llevarlo de hoy no es que refleje para nada mi forma de actuar diaria, pero quizás puntualmente sea necesaria, no lo sé, el tiempo me lo dirá, ahora mismo soy un mar de dudas.

24 comentarios:

  1. Hola Inma, a mi me pasa que no me puedo enfadar con mi hijo...
    Nos pasa lo siguiente... yo pego un grito (tengo temperamento fuerte aunque la mayoría de las veces sea dulce y amorosa, pero una vez a la semana nos solemos enfadar). Me siento en el suelo y si estoy muy desesperada lloro (por que me sale sin fingir ni esconder mis sentimientos), el viene hacia mí desesperado diciéndome
    -coco mamaaaaaa, te queroooo mutxo, beito, beito.
    "la mamá se ha hecho daño, te quiero mucho (abriendo los brazos) para abrazarme, y besito, besito, me empieza a besuquear y secarme las lágrimas.

    Yo me derrito y le digo que le quiero y que la mamá ya está curada, que ya no me pasa nada que ya no estoy enfadada, y entonces el quiere hacer lo que no quería hacer o está más suave y receptivo si sigue sin hacerme caso y yo acabo entendiendo que es una chorrada y que a veces el tiene razón.

    Los límites los considero necesarios en la educación de mi hijo, igual que el respeto entre nosotros. Límites que por otra parte necesitan para crecer.

    Esto que dices es básico, aunque suene disciplinario, yo acabo de romper una amistad, por que un amigo de Arnau pegaba a mi hijo y su madre (amiga mía), no quería ponerle límites a su hijopor que decía que era disciplinario (rollo Stivil). Y por miedo a confundir al mío y el pabor que tenía mi hijo hacia el suyo tuve que decir a mi amiga una serie de soluciones que ella no quiso aceptar y tuvo que romper nuestra amistad y la de los niños.

    ResponderEliminar
  2. oh! me ha encantado lo que cuentas... mi hija tiene un mes menos... y la verdad que no creo que entienda todo lo que digo, no se, me da esa sensacion, quizas me equivoque...

    ResponderEliminar
  3. Eso nos pasa a nosotros tambien¡ Pitufo saca el tren, o los puzles, o memorys, y lo de recoger le cuesta, casi siempre acabo recogiendolo yo. El tren despues de todo un dia en su habitacion cada pieza por un lado, le dije que si no lo queria recoger, lo tendria que recoger mama, pero por una temporada, y se lo tengo arriba del armario, el lo sabe y sabe porque esta ahi, no se si hice bien o no. Pero ultimamente me ha sorprendido gratamente recogiendo solito cuando acaba de jugar con un puzle, para sacar otra cosa. Increible¡¡ lo recoge y cuando lo lleva a su sitio ya saca otra cosa.
    No se si sera algo puntual o es que al ser ya mas mayor... ni idea.
    Acher reacciono, como pitufo tantas veces.. con negativas, y yo tambien me "enfado", mama esta enfadada pitufo.

    ResponderEliminar
  4. Pues tienes razón en que los limites son importantes y a partir de los 2 años ya empiezan a entender pero como bien dices esos limites no implican gritos, humillaciones o castigos desmesurados. Ojalá llegado el momento yo tenga la paciencia y el temblé tuyo y mi carácter no me juegue malas pasadas. Gracias por compartir lo que os paso, ayudas muchísimo. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. pues lo hace cuando quiere hacerlo, yo con una de 3 y uno de 2 tengo 1000 juguetes por todos sitios, cuando lo recogen es por que quieren, u cuando quieren... eso si, aqui no se come si no estan las cosas medio recogidas, para ellos la comida es "sagrada"...
    con 2 añitos van sacando su caracter y hay q entenderlos y hacerles comprender lo que les esta pasando

    ResponderEliminar
  6. Chica, me ha encantado la entrada de hoy, mi hijo tiene 20 meses y claro, ya apunta maneras,estoy en un punto que me interesan todo este tipo de vivencias, y a mí me encanta cómo actuaste, lo firme que fuiste, yo espero tener la paciencia (porque lo que tú tuviste es paciencia) para aguantar sin enfadarme y ser asertiva, y para no ceder y agacharme solita a recoger la cacharrería....que al final muchas veces hago eso porque tardo menos, o porque no quiero alargar el tema porque hay que hacer otras cosas.... y por ahí no voy bien, tiene que haber límites, más cuando es hijo único y el rey de la casa, en la mía, en la de mis padres, en la de sus tíos....

    ResponderEliminar
  7. Mis tortuguitas mayores entre los dos y los tres años me han hecho muchas de estas, yo creo que es un tira y afloja, que prueban a ver hasta donde llegan... y nosotras no tenemos que ceder. Creo que actuaste bien, ya veras como a la siguiente le costará menos recoger.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me parece que es estupendo, os habéis mantenido el respeto y esas cosas pasan hasta cuando eres mayor. Cada uno se toma su tiempo para medir al otro. Sin gritos ni discusiones, explicando como está la situación y qué hace falta para solucionarla. CReo que lo has hecho genial y a tu nene lo has tratado con respeto. Depende de los enanos, la mía también es supercabezona y con casi 15 meses ya sabe que si hace algo mal (por ahora es pegar) nos vamos a pensar. Desde que lo hago, cuando tiene una rabieta y te viene con la mano levantada y llega a tí y la baja...que son muy listosss!! Y mola mucho conocerles y nuestros pequeños cabezones de mayores tendrán tesón para conseguir lo que quieran. Ahora son agotadores, luego nos sentiremos orgullosas.

    ResponderEliminar
  9. Que mal nos sentimos cuando no estamos "bien" con ellos ... puff y como cuesta ponerles los limites tan necesarios ...
    Creo que lo hiciste bien, que el no lo paso tan mal y que ambos aprendisteis de la situacion.

    ResponderEliminar
  10. La mía tiene 3 años y medio y ahora empieza a recoger :D ... hasta ahora depende del día, y ayudándola, o diciéndole primero recogemos esto y después esto otro.

    ResponderEliminar
  11. Ostras Inma, qué complicada situación, es que he visto a la supernanny de las narices en tu casa y me ha dado cangueli, jejeje.

    Qué pasada que reaccione como tú lo harías... me alucinan estas cosas, formando su propia personalidad, tenerlo tan claro.

    Qué miedo me da no saber qué hacer cuando crezca el enano...

    ResponderEliminar
  12. me encanta! te mantuviste firme y paciente. cualquiera hubiera cedido pero así no aprenden! Verás con los años que estos límites que pones haran crecer en él un buen caracter... lo has hecho genial. un bs!

    ResponderEliminar
  13. Pues me pareció muy bien cómo tomaste la situación, mi pequeña a veces quiere recoger, a veces no, pero no siempre salimos tan bien libradas...

    ResponderEliminar
  14. A esta edad es más fácil recoger los juguetes como un juego, a medida que van creciendo la cosa se complica más. Yo diría que la paciencia y la firmeza son básicas cuando empiezan estos conflictos ¡lo has hecho muy bien!

    ResponderEliminar
  15. Que bonita experiencia!!!, Me ha encantado, y tu forma de actuar y expresarte llena de cariño, pero con firmeza al mismo tiempo.
    Me ha encantado, y aunque no soy ninguna experta en el tema creo que has hecho lo correcto y además, de una manera muy paciente, pero contundente.
    No te preocupes, el tiempo te demostrará si lo que has hecho es lo correcto.
    Te animo a ser una mamá tan estupenda como hasta ahora y a experimentar con vuestros propios sentimientos, me parece estupendo!!!
    Un beso enorme para los dos ;-)

    ResponderEliminar
  16. Qué difícil! Yo creo que has actuado muy bien, sin gritar, con paciencia, firme, con respeto, diciéndole como te sentías...

    ResponderEliminar
  17. Qué identificada me he sentido. Maya ya tiene los dos años, como vosotros, tenemos que hacerlo juntas, así no pone pegas por suerte, sola ni de coña lo hace. Tengo que ser la primera que coje una pieza del puzle (o lo que sea) y se las doy para que ella la guarde en el lugar que toca. Ella ve lo de recoger como un juego. A mi me parece que has actuado bien, de hecho has actuado como yo he hecho en alguna ocasión y digo en alguna ocasión porque hay veces que mi hija cuando me enfado viene muy mimosa a darme besitos, hacerme masajes, etc. y a mi se me pasa el enfado de golpe y me la como a besos... me torea jeje.

    DianaMaya

    ResponderEliminar
  18. Yo quiero poner la nota discordante ;) Pero antes de entrar, me gustaria preguntarte unas cosas...que limite le pusiste a tu hijo ayer? Estas segura que le pusiste un limite o al final recogisteis cuando a el le parecio bien? Que es para ti un limite?

    ResponderEliminar
  19. Reina, encantada de que seas una nota discordante, nos servirá para reflexionar sobre el tema.

    Para mí poner límites a mi hijo significa hacerle ver que para que todos podamos convivir de forma relajada y bien, en este caso en familia, es necesario marcar o delimitar lo que podemos hacer cada uno. Los límites considero que se aprenden poco a poco y que no podemos hacerlos cumplir de la noche a la mañana.

    A mi entender, el límite establecido ayer era que los juguetes no se pueden dejar por el suelo tirados cuando ya no se juega con ellos, porque molestan para pasar y se estropean, y por lo tanto hay que recogerlos.

    Es cierto, como dices, no lo recogió en el momento, pero mi límite primordial era que había que recogerlo. Desde luego que también podríamos decir que había otro límite secundario, más de cuestión temporal, recogerlo en ese mismo momento, pero para mí, dada la edad y características de mi hijo, era suficiente con que recogiera, antes o después, no me importaba.

    Adquirir los límites en una convivencia lleva un proceso de aprendizaje y no puedo pretender que un niño de 2 años lo adquiera de la noche a la mañana, por eso prefiero hacerlo de forma progresiva.

    Me gustaría conocer tu opinión al respecto para profundizar más sobre el tema y que a todos/as nos sirva...

    ResponderEliminar
  20. Encantada Inma de dar mi opinion :) Estamos de acuerdo en que son los limites que cuando se habla de estas cosas a veces uno habla de manzanas y otro de peras. Aunque yo hago una distinción que ha hecho mi vida mas fácil. Para mi los limites se dividen en limites-totales (por llamarles algo) y normas. Una norma es por ejemplo el recoger los juguetes después de jugar. Es algo que hace que la vida sea mas agradable pero si por ejemplo un día no se recogen, xq por ejemplo vamos al teatro, no se muere nadie. Se pueden recoger por la ma~nana o por la tarde, es decir hay una flexibilidad, se puede negociar. Un limite-total es un limite en el que no hay flexibilidad. Se tiene que hacer, se tiene que hacer así y se tiene que hacer ahora. Son cosas que fundamentalmente tienen que ver con la seguridad. Por ejemplo: hay que dar la mano para cruzar la calle, hay que sentarse en la silla con las correas puestas cuando se va en el coche....

    Estoy de acuerdo en todo lo que dices sobre limites, lo único que no estoy de acuerdo es en la manera que introdujiste el limite. Yo también empece de esa forma pero mis mellizos que me dieron una lección doble de como “sobrevivir” los terribles dos, me ense~naron que ese no era el camino. Un peque de 2 a~nos pasa de ser un bebe a ser un ni~no, bueno mas que un ni~no un bebe grande. El cambio principal es el hecho de que descubre su individualidad. Cuando mama le dice que blanco el dice que no.....xq el no es mama, el es “el” y si mama quiere blanco, como el es otra persona el no lo quiere. El “no” se convierte en una de las maneras de explorar el camino hacia la individualidad. Cuando tu le dices que recoja y no lo hace, te vas a la cocina y dices que estas enfadada con el. No quieres jugar con el a otras cosas e incluso le niegas la teta. El te demuestra que es un individuo que puede jugar solo e incluso dormirse solo sin la teta por primera vez estando tu en casa. Ahi queda eso!

    Sigo....

    ResponderEliminar
  21. Dices en tu contestación ”Desde luego que también podríamos decir que había otro límite secundario, más de cuestión temporal, recogerlo en ese mismo momento, pero para mí, dada la edad y características de mi hijo, era suficiente con que recogiera, antes o después, no me importaba”. Estas segura que con tus actos le “dijiste”a tu peque que no te importaba que no recogiera antes o después ? Yo creo, con todos los respetos, que no. En el momento en que tu te vas a la cocina y no le das otra opción que recoger ahora, estas mezclando el limite primario “recoger” con un limite secundario “hacerlo ahora”. Cuando el no recoge en ese momento, oye el chico esta muy ocupado jugando con otra cosa, tu te vas a la cocina y te enfadas. Tu mensaje es “no recoger ahora = mama enfadada y en la cocina”. No le das la opción de por ejemplo “Acher comemos y luego recogemos?”, no, solo le dices “recogemos ahora” mientras que el esta tan ricamente jugando con otra cosa. Y claro el nooooo es tan dulce en los labios ;) Tu no te quieres bajar del burro y aunque tu peque viene un par de veces a ense~narte cosas, es decir, intenta romper la situación, tu sigues en la cocina y sigues enfadada. El te refleja y tampoco se quiere bajar del burro y cada vez que le preguntas si quiere recoger te dice que no. Es decir, hace lo mismo que tu, quedarse en su postura y no moverse. Eso es lo que hacen los mayores pues lo hago yo también.

    Una vez que ha dormido, tu cambias totalmente la manera de introducir el limite. Negocias con el, primero teta y comer y luego recogemos... y entonces recoge. Curiosamente entonces si que quiere mas que nada, no xq recuerde que sino te vas a enfadar y te vas a ir a la cocina (probablemente ya ni se acuerde), simplemente xq habéis buscado un acuerdo que os satisface a los dos y sobre todo es un momento en el que el no esta entretenido con otra actividad. Se acaba la comida y taran! recogemos. Has buscado el cooperar juntos y no la imposición verbal algo que a esta edad (bueno y a todas) funciona muy bien.

    Hoy a sido solo el recoger pero muchos peques de dos a~nos, que me lo digan a mi, no se quieren levantar, no se quieren vestir, no quieren el abrigo, no quieren los zapatos, no quieren ba~narse....si cada vez que tu le propones hacer algo (“ponte el abrigo”) y el dice que no, tu te vas a la cocina y te enfadas, te vas a pasar muchas horas enfadada en la cocina. Menos mal que tienes una vista preciosa desde la ventana ;) El no también puede dar paso a las rabietas y entonces con el método de la cocina, estarías muy perdida.

    Estoy completamente te acuerdo en introducir el limite, criar con apego no es criar sin limites. Pero lo que no estoy de acuerdo es la forma en la que introdujiste el limite antes de la siesta mas que nada xq la veo muy poco efectiva y muy frustrante sobre todo para ti xq creeme un peque de dos a~nos es muuuuuuucho mas cabezota y tiene mas aguante que cualquier mami :)

    Que te parece mi comedura de coco?? Buen fin de semana a todos y mis disculpas por la falta de algunos acentos y ~n pero mi pda paaaaasa de mi.

    ResponderEliminar
  22. Reina, me gusta la distinción que haces entre límite y norma, es bastante clara, me la guardo, seguro que me sirve. Pero para mí las normas también deben cumplirse para que haya una buena convivencia y sólo por mutuo acuerdo se deberían saltar... como bien dices en tu ejemplo, cuando nos vamos al teatro.

    Por otro lado, claro que tengo claro que mi hijo de 2 años está descubriendo su individualidad, ya lleva varios meses y ...¡me encanta acompañarlo! Desde hace mucho que evitamos las preguntas cuya respuesta puede ser un sí o un no... ¿te cambiamos el pañal? es sustituido por ¿qué pañal quieres el rojo o el verde?, o ¿te vestimos? por ¿quién quieres que te vista papá o mamá? así ya hace unos meses que nos evitamos muchos conflictos, lo vamos aprendiendo juntos.

    Normalmente cuando recogemos los juguetes lo hacemos de una forma similar... ¿cuáles quieres recoger tú, las piezas rojas o las azules? Y normalmente funciona. Y si no funciona, normalmente lo dejamos para otro rato o simplemente lo voy recogiendo yo sin darle mucha importancia.

    Pero el día del enfado el punto de partida era diferente, y con ello no estoy justificando mi actuación ni mucho menos, simplemente me ayuda a reflexionar y saber por qué actué de tal forma, la cual, como bien digo en mi entrada me genera muchas dudas.

    El punto de partida era un pacto entre los dos, si sacábamos el juego heurístico... jugábamos con él y luego había que recogerlo. Por lo tanto habíamos establecido una norma, "si sacamos el juego heurístico luego hay que recogerlo"; claro que ese luego se puede interpretar de muchas formas, pero cuando lo dije estaba pensando en un luego inmediato, jugamos y recogemos.

    Mi estrategia de enfado no funcionó, eso está claro, porque no recogió entonces; no sé si con ella aprendió algo o no, tampoco lo sé.

    Pensándolo y reflexionando a partir de tus aportaciones, quizás debería haber sido más flexible con esa norma establecida como pacto, pero no porque sí, sino por el momento que era. Cuando llega la hora de almediodía Acher está siempre agotado y muy irascible, necesita comer y dormir..., estábamos próximos a esa hora, y quizás no era el momento de hacer estricta la norma... Pero eso puede llevarle a una confusión, está en un intenso proceso de aprendizaje y esa negociación no me parece nada clara.

    Como bien dices, podría haber pactado, comer y dormir y después recoger..., pero desde un inicio, para no confundirlo.

    Y digo desde un inicio, porque creo que debemos ser firmes con lo que hacemos y decimos; y si pactamos que lo sacamos y recogemos, hay que hacerlo. El error pienso que está en ese momento... debería haber pensado ya la hora que era y haber hecho el pacto de otra forma: jugamos, comemos, dormimos y luego recogemos. Conociendo a mi hijo lo podría haber anticipado y no lo hice.

    Creo que voy aclarando mis ideas, poco a poco... Mi hijo será el que me guiará en este aprendizaje de mamá, está claro.

    Reina, me encanta tu comedura de coco y aunque podemos discrepar en algunos puntos, tenemos muchos en común y me ha ayudado a clarificar mis ideas. Gracias.

    Me metí en todo ese enfado por mantenerme firme en el pacto y la norma, un pacto y una norma errónea de partida.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, este último párrafo se ha pasado al final, pero va intercalado por ahí en el texto, no aquí al final, jeje! Besos.

    ResponderEliminar
  24. Me alegro muchisimo que te haya ayudado a clarificar ideas. hace un tiempo alguien me hizo a mi las mismas reflexiones (yo andaba tambien con el metodo "cocina" ;) y me ayudo tambien a aprender y a clarificar un poco mis ideas.

    Seguimos aprendiendo cada dia. Por suerte tenemos a los maestros en casa y no tenemos que salir por ahi a buscar ;)

    Un saludo y gracias por tu blog :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...