sábado, 17 de septiembre de 2011

Adaptándonos a la Escuela Infantil

Nos levantamos antes de que suene el despertador, después de estar un buen ratito en la teta decidimos ponernos en pie. Tenemos tiempo, no nos agobiamos, pero ya no podemos hacer lo que queremos, empieza la rutina, hay que adaptarse a ella. Nos va a costar a los dos.

Levantarse, pipí, vestir, jugar mientras mamá se ducha y viste, desayunar con mamá, poner la bata, coger la mochila... ¡y a la escuela infantil! Y mamá a trabajar. Papá ya se ha ido hace un buen rato.

"mamá ajar, papá tambe, Acher ela"

El verano ha sido intenso, hemos estado muy juntos y hemos compartido muchas horas de risas, juegos, lloros, sonrisas, enfados, abrazos, besos, aire libre, agua, pero sobre todo mucha libertad para hacer y decidir. Pero de repente mamá se va a trabajar, papá también y Acher a la escuela. En la escuela ya no está solo él y hay que seguir unas normas y rutinas, por qué no decirlo, mucho más estrictas que en casa. Su libertad es muy diferente.

Es una escuela pequeña, municipal-pública, muy nueva, acogedora, familiar, educadoras muy cariñosas y cercanas, maestras de formación y profesión... en este sentido no me puedo quejar. Aunque no es mi escuela infantil ideal, eso lo tengo claro. Sé que soy muy exigente y que me gustaría que se trabajara con una pedagogía más libre, con materiales más naturales, más en contacto con la naturaleza... pero en mi espacio de acción no existe ninguna escuela infantil así, por lo tanto, me quedo con lo que tengo, lo valoro y lo aprecio. 

Cada principio de curso a mí también me tendrían que hacer un período de adaptación, porque me sigue costando dejar a Acher allí, los primeros días sigo llorando al dejarlo y me vuelvo a plantear muchas cosas. Sé que son sólo los primeros días, que luego cojo de nuevo la rutina, pero dejarlo a las nueve y veinte de la mañana en la clase me sigue costando.

Este año va a la clase de los mayores, la maestra -Ángela- es nueva en el centro, no la conocíamos, pero de momento estamos muy contentos con ella. Hace dos semanas hicieron una mañana de puertas abiertas, jugamos en la nueva clase con papá y mamá, conocimos a Ángela y descubrimos dónde estaban los juguetes y los cuentos.

El lunes fue el primer día oficial, nos costó mucho a los dos, aunque yo intento no manifestar mi pena delante suyo. Entraba muy contento e ilusionado, pero en cuanto llegamos a la puerta de su clase, se me agarró a mi cuello y me abrazó, empezó a hacer pucheros y a llorar. Evidentemente quería estar con mamá. Se quedó llorando y yo mientras salía por la puerta lo oía gritar...¡mamáaaaaaaaaa, mamáaaaaaaaaaa! Fue una sensación horrible, realmente estaba abandonando a mi hijo. Mis obligaciones profesionales, justo ese día tenía que poner dos exámenes, se antepusieron a las necesidades de mi hijo. Es duro decirlo así, pero es la cruel realidad, iba conduciendo hacia el trabajo y mi sentimiento de culpa iba en aumento. Menos mal que a los diez minutos me llamaron de la escuela, un detallazo que marca la cercanía y trato familiar, y me dijeron que Acher ya estaba muy tranquilo... ¡Menos mal! Fue un gran alivio... porque una cosa es dejarlo feliz y contento y otra cosa es dejarlo así llorando. Ya sé que era el primer día, pero aún así, no me gusta que sufra.

El día fue largo, no es el primer año que va, por lo tanto ya no tenemos período de adaptación... Aparentemente se lo pasó muy bien y salió feliz y contento.

Jueves y viernes ya ha entrado contento, sin llorar y muy tranquilo. Siempre sale contento y nos da un enorme abrazo.

Viernes, mamá recoge a Acher en la escuela infantil, un gran abrazo y una enorme sonrisa en los dos... Papá nos espera en casa.

Acher siempre parece que sale contento de la escuela y no hay ningún incidente que nos haga pensar que lo pasa mal, pero es curioso que lo primero que me está pidiendo al llegar a casa es teta... estoy segura que no es hambre ni sed, seguro que es necesidad de estar conmigo, de compartir, de sentirme cerca y abrazarme. Ese momento lo necesitamos los dos, es un gozo... nos tumbamos en la cama, a las cuatro de la tarde, teta y juegos sin parar, queremos superar nuestra separación. Aparentemente la llevamos bien, pero hay algo en nuestro interior que nos hace sufrir un poco.

Y más curiosa ha sido una reacción que ha tenido hoy al llegar a casa.  Tal como subimos del garaje, se encuentra con su cocinita al frente. Se ha puesto delante de ella y ha empezado a tirar todo al suelo con muchísimo genio y "mala leche": cazuelas, sartén, cucharas, frutas... todo, todo, todo. Ha gritado sin parar... ¿Qué he hecho? Simplemente lo he dejado, estoy segura que lo ha hecho porque necesitaba liberarse, me encantaría saber con exactitud qué le ha pasado por la cabeza en ese momento. Habrá durado medio minuto, no más, y me ha pedido teta, se ha relajado y la tarde ha seguido su curso. Mimoso, eso sí... normal.

A las nueve o nueve y media de la noche cae rendido en la cama, se duerme en la teta y abrazado a mí.

Sábado y domingo lo aprovecharemos al máximo juntos. Yo empiezo las clases el lunes, este primer cuatrimestre va a ser muy intenso, espero sobrevivir. Eso sí, las tardes son para mi familia, lo tengo claro.

Os deseo un feliz fin de semana!

17 comentarios:

  1. El otro día te iba a preguntar si Acher iba a ir al cole, si trabajabas o no...tu sabes, conocerte un poco. Pero ya hoy me has resuelto las dudas. Y también me has demostrado que aunque eres la hiperactiva mamá que conocemos todos, también tienes tus obligaciones más allá de la familia y sufres al igual que todas dejando al pequeño en el cole. Tu misma has dicho que serán sólo los primeros días, así que a disfrutar este finde!! Espero con ganas las fotos y tus entradas, porque a ver que habéis preparado para pasarlo bien!! Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Los primeros dias son durillos... Arán empezó el lunes P3 y aunque está acostumbrado por los dos años que ha pasado en la escuela infantil también se quedó llorando y yo me marché con un nudo en la garganta... ahora ya está, ya sabe que allí se lo pasa bien, aunque también soy partidaria de una escuela libre... ahora toca a disfrutar el finde toda la familia junta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Julia lleva toda la semana llendo al cole y hasta el nueves la he dejado llorando, se que enseguida se la pasa, que es el momento en el que "mama se va" pero no puedo remediar sentirme mal. Ayer fue el primer día que entro a clase y se sentó con el resto de sus compañeros a compartir el almuerzo ¡que alegría me dio verla tan integrada en la clase! Pero también tiene momentos de rabia, una de las tardes empezó a darme patadas cuando la iba a poner el pijama y después de regañarla me dijo "mama necesito dar patadas" así que la deje dar patadas al airee hasta que se quedo tranquila.

    ResponderEliminar
  4. Ya te iba a preguntar si Acher iba a la escuela o no, me llamaba mucho la atencion que no fuese a pesar de que la educacion en una escuela y la vuestra es CASI incompatible. Siempre suele pasar eso, los primeros lloros, luego ya viene la alegria, cuando va cogiendo mas el ritmo y la rutina.

    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo! Yo dejo a mi peque con su papi, que está en el paro, pero los primeros días son duros para los 3. Después de estar 2 meses en casa cuesta mucho volver a la rutina...
    Besikos!!

    ResponderEliminar
  6. Ha sido una semana dura para muchos niños y niñas, familias y maestr@s. Como maestra de infantil de 3 años he llegado "casi muerta" a casa todos los días, intentando atender a 25 peques y hacerle más llevadera esta incorporación al cole y la separación de sus papás. Lo más gratificante es ver cómo en 3 ó 4 días ya me llueven los abrazos, los besos y las muestras de cariño por parte de l@s niñ@s. Las familias me observan y analizan, imagino que pensarán algo así como "vamos a ver qué pasa con ésta".
    Como madre he tenido un nudo en el estómago y una angustia la mayor parte del tiempo, mi hijo, que en breve cumplirá 3 años, se inicia en esta nueva experiencia que es para él la escuela.

    Besos y ánimo. Elena

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Soy carolina y soy maestra de infantil en una guarde de cordoba. Me ha enamorado tu blog, es tierno y lleno de fantasía y creatividad , tu ilusión y alegría se ven reflejados en cada actividad que compartes con tu pequeño, y es que de ahí surge la base para la educación. Gracias por compartir tus experiencias e ideas, me suscribo fijo y así cojo prestadas muchas ideas que me han encantado y que seguro que le encantarán a mis niños y gracias también por el respeto y la honestidad con la que hablas del personal de ese centro, que aunque no los conozca me siento identificada con ellas. El personal de la escuela infantil somos un colectivo que tenemos que luchar mucho para que nos sea reconocida nuestra labor, nuestra profesionalidad y nuestra entrega por y para nuestros pequeños. Y son además de los niños los papás como tú los que nos hacen seguir manteniendo la ilusión y las ganas por aprender, seguir mejorando y poder dar lo mejor de nosotros mismos, un beso para ti y para Acher!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Ánimo guapa! Qué duro se hace separarnos de ellos... Pero bueno, seguro que al no ser el primer año que va, enseguida se adaptará, os adaptaréis, e irá todo a mejor. Besos

    ResponderEliminar
  9. La reacción de genio que comentas yo también la he vivido con mis hijos. Supongo que es una manera de sacar, como bien dices, sus sentimientos, ya que con palabras aun no saben expresarlos. Si nosotras que somos adultas y entendemos lo que sucede y, sobre todo, sabemos que en unas horas los vamos a volver a ver, si aun así nos afecta, a ellos les debe ser un torbellino de sentimientos. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  10. Que duro es separarnos de ellos, a ni me sigue costando horrores dejarla en casa por las mañanas pero después las tardes intento aprovecharlas a tope con ella, me da igual q la casa este un poco menos ordenada o quede ha cosas pendientes... Mi hija es lo primero y el resto casi seguro que pede esperar. Yo tb creo que Acher hizo eso por necesidad de desfogar, seguro q después se sintió mejor... Un besazo, animo porque estoy segura de que va a ser un cuatrimestre duro pero muy bueno, ya veras que buena tardes vais a pasar...

    ResponderEliminar
  11. Uff, cómo cuesta separarse de ellos y qué mal se lleva lo de volver a las prisas matutinas, verdad? ¡¡Mucho ánimo, Acher tiene a una supermamá que le preparará unas tardes llenas de amor y sorpresas!

    ResponderEliminar
  12. He llorado leyendote porque describes genial las sensaciones que tuve cuando dejé al peque en la escuela infantil, él no lloró el primer día, pero sí ha llorado otros...cuando se dio cuenta de que aquello no era una novedad...sino un sitio al que tenia que ir si o si, con normas, como dices, y sin el cariño de mamá.
    Yo me sentí fatal, son tan pequeños...y eso que al menos en mi caso tengo la suerte de llevarle solo de 9 a 14, que hay niños que estan alli muchas horas...
    En fin, que espero que Acher se adapte pronto a la rutina, mientras toca darles muchos mimos!

    ResponderEliminar
  13. Inma, qué bonita descripción de los que han sido estos días para ustedes. Hay algo de lo que puedes estar segura, Acher tiene las mejores herramientas para superar el tiempo que pasa lejos de sus papás: teta, colecho y una lindura de mamá. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Es una etapa nueva para to a la familia. Espero se les vaya haciendo mas llevadero.muchos a Brazos y pensamientos en ustedes.
    Patty

    ResponderEliminar
  15. Inma, es verdad¡ Por muy bien que se queden en la escuela infantil.. siempre nos cuesta separarnos de ellos. Por cierto, si, que gran detalle que tuvieron al llamarte. A mi solo me llaman si esta con fiebre ;(
    Nosotros si necesitamos periodo de adaptacion.. yo al menos.. todavia. Llevamos ya dos semanas incorporados y no me hago a ello ;( y eso que pitufo esta entrando con una sonrisa todos los dias al cole.. va feliz porque se queda en el aula de juegos un ratito, antes del desayuno.
    Besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Pobres si es que es durillo la mía empieza hoy y estoy con unos nervios .... besos a todos

    ResponderEliminar
  17. Inma, me siento tan identificada con este momento... en poco menos de un mes vuelvo al trabajo y mi bebe tendra apenas seis meses, por lo que ira a guarderia, intento que el este seguro y tranquilo, el problema soy yo...

    Fuerza, son etapas nuevas y hay que superarlas!
    Abrazo y dulces besos para los dos!

    Luca y Mama

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...