miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sentimiento de culpa y engaño.


Sentimiento de culpa.
Sentimiento de culpa.
Sentimiento de culpa.


Eso nos hace sentir esta maldita sociedad capitalista a las mujeres que amamos ser madres e incluso hemos luchado por serlo y nos hace volver a trabajar cuando nuestros hijos tienen 16 semanas... ¿cuatro meses? No, no... no son ni cuatro meses. Pobres criaturas.

Sentimiento de engaño.
Sentimiento de engaño.
Sentimiento de engaño.

Eso deben sentir nuestros hijos cuando tan pequeños los dejamos en manos de otros, ni mejores ni peores, simplemente otros. Les estamos engañando, de un día para otro los abandonamos durante unas cuantas horas al día, dejamos de compartir, de aprender conjuntamente, de sentir y gozar. La separación es dura.

Maldita sociedad moderna, donde los instintos más naturales y primitivos son castigados. Maldita y loca sociedad... ¿dónde nos vas a llevar? ¿Tanto progreso a costa de una deshumanización total?

Un bebé de cuatro meses tiene un gran vínculo todavía con su madre, la necesita, la llama, la siente, la observa, la conoce y descubre poco a poco, necesita tocarla, olerla, tenerla cerca. Es con ella con quien tiene que estar, es su alimento, su consuelo, su ayuda... ¡SU MADRE!

Como mujer me siento discriminada respecto a otras mujeres europeas, no hay derecho que seamos un país de tercera. La maternidad en España no es valorada... nuestros derechos como mujer son menospreciados. Admiro el cuidado que se tiene hacia las madres en Suecia, Dinamarca... ¿qué tenemos de diferentes? ¿el retraso de nuestra carca sociedad por los años que vivimos  de represión en este país? Un país que se quiere vender como moderno... ¡me río yo de la modernidad! Y me río también de la modernidad del Reino Unido, que todavía están peor que nosotras. Sin comentarios.

Necesitamos urgentemente que en este país y en otros muchos se replanteen de nuevo cómo debe ser la conciliación entre el trabajo y la familia, que escuchen a las madres sus sentimientos, que sientan y empaticen con un bebé de cuatro o seis meses... Que no hablemos exclusivamente de números, hablemos de necesidades humanas, algo tan simple y natural. Está claro que las madres somos una carga para esta sociedad y para las empresas en particular. Es así. Todo es cuestión de números, de dinero... ¿Pero dónde están las necesidades de nuestras crías que son los futuros ciudadanos? ¿dónde queremos invertir? ¿este es el modelo de sociedad que queremos?



Gracias Ira por empezar este movimiento, por empujarnos a hablar y dar luz a nuestros sentimientos.

Os podéis unir al grupo que han creado en Facebook (AQUI) o seguir las iniciativas y propuestas que se vayan proponiendo a través de Twitter (AQUI).

Yo también quiero gritar muy fuerte...

Conciliación real...¡ya!

18 comentarios:

  1. Inma, me ha encantado tu sinceridad tan lógica y razonada. Tus palabras me han emocionado pues las comparto plenamente! Gracias muy sinceras!

    ResponderEliminar
  2. yo también quiero gritar y luchar porque mi hija la tenga si es que quiere ser madre.
    Quiero que cambien las cosas por ellos y también por mí!!! yo quiero estar con mis hijos y seguir siendo independiente económicamente.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy madre, pero tienes toda la razón!
    Hace unos años tuve un jefe que me dijo:"Tu no dejes de ser madre, no te pierdas esa experiencia tan bonita, pero si lo eres, que sepas que no te voy a dejar hacer media jornada... te tendrías que ir de la empresa"
    Y yo pensé y le dije, y para que cojones (perdón) voy a ser madre, si voy a trabajar de 8:00 a 20:00? Cuando veo a mi hijo?

    Esta sociedad está matando las maternidades...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Precisamente, estoy haciendo un curso de Clima Laboral en la Uned en el que se hace hincapié en el tema de la corresponsabilidad y la conciliación laboral tan mal entendida y tan mal vista en nuestro país.

    Nuestro entramado empresarial está compuesto en su mayoría por pequeñas empresas que siguen viendo a la mujer fértil como una amenaza y recurren a la discriminación pese a que está prohibida expresamente por la Ley de Igualdad y nuestra propia Constitución. El último comentario de Mari es un ejemplo de la ignorancia en este aspecto al margen de lo que dice la ley, pues cualquier trabajador -hombre o mujer, incluso ambos- tienen derecho a reducir su jornada laboral para el cuidado de un menor de 8 años (art. 37.5 ET). Y que conste que una de las promesas pendientes del PSOE era llegar hasta 12 años...

    Hoy en día, sustituir a una madre trabajadora no supone ningún desembolso extra para las empresas, el absentismo mejora con la corresponsabilidad y mejoraría todavía más con la flexibilidad laboral. Por otro lado, deberíamos dejar el lastre de horarios partidos, comidas de trabajo tan interminables como improductivas, y optar por medir el trabajo por su calidad y por la productividad en lugar de por el tiempo que se permanece en los lugares de trabajo.


    Yo dejé a mi hijo con 3 meses y doce días en la guardería para dedicarme a una empresa que me abandonaría al cumplir los 43 años. A partir de los 45 años, cuando más formación y experiencia tienes, increíblemente no interesas como trabajador/a; al menos en mi sector. Recuerdo perfectamente las palabras de mi jefe cuando le comuniqué que estaba embarazada: "Me alegro personalmente, pero a nivel profesional es una put..." La verdad es que me arrepiento muchas veces de viajar con mi sacaleches o dejar de amamantar a mi bebé por ser incompatible con un puesto de trabajo que no me merecía, en el que tuve muchos problemas por mi condición de mujer y también de madre.

    Por otro lado, la incorporación de la mujer al trabajo es tanto un derecho como una obligación en muchos casos para poder vivir y sobrevivir en esta sociedad en que los bienes de primera necesidad, como es el caso de la vivienda, no están al alcance de una familia que depende de un solo trabajador-a por cuenta ajena.


    Yo también me siento indignada, engañada y rechazada por una sociedad que rechaza laboralmente tanto a las madres en edad fértil como a las personas mayores de 45 años, especialmente cuando han sacrificado su maternidad.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente deacuerdo, me uno!!! Besus

    ResponderEliminar
  6. Pues si, Inma, y parece que en lugar de aanzar se va retrocedinedo, como si estuviéramos ya bastante retrasados en este aspecto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Excelente propuesta gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  9. Cuanta razon Inma, me siento tan identificada... es tan dificil ser madre trabajadora..

    Aca en mi pais por ejemplo, Argentina, las empleadas del estado por lo general tienen seis meses de licencia paga... en mi caso trabajo para una empresa de capitales españoles, y no me corresponde esa licencia, por lo que tuve que pedir tres meses sin goce de paga... no me arrepiento en absoluto.

    Da rabia cuando todos se preguntan como combatir la delincuencia y la inseguridad... es tan facil: con solo lograr crear el vinculo madre-hijo se puede crear otro tipo de sociedad!!

    Cariños y mucha fuerza!!

    Luca y Mama

    ResponderEliminar
  10. Cecilia, gracias por la información y por compartir tu experiencia personal.
    Anónimo, completamente de acuerdo con lo que apuntas al final de tu comentario.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá México se una al grito!!!
    Excelente Post!

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, yo también me siento culpable cuando cada mañana salgo de casa y siento que la estoy abandonando y realmente es así... Lo que pido en mi caso es poder realizar parte de mi trabajo desde casa, la parte que sea posible, que no es poco porque dedico bastante tiempo a docuemntar y hacer informaes en los que me baso en resultados de pruebas ya hechas en el laboratorio... y también pediría poder incorporarme más tarde si alguna vez tengo un segundo hijo... Un besito y CONCILIACIÖN REAL YA!

    ResponderEliminar
  13. Sentimiento de culpa. Eso es lo que siento cuando tengo tanto trabajo encima y poco tiempo para mi niña.

    ResponderEliminar
  14. Haciendo fuerza y unidas quizás algun día mejoremos algo...¿verdad? Seamos optimistas!

    ResponderEliminar
  15. Su articulo es super cierto sin embargo eso depende de la compañia y tambien como plainifique ser mama

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...