lunes, 20 de febrero de 2012

Saber cuándo están preparados nuestros hijos para las actividades

La mayoría de las veces es el propio niño/a el que nos indica que está preparado para hacer una actividad. El otro día estaba en un párking y Acher me dijo, mira mamá, una letra. Él no sabe cuál es, pero sabe que existen las letras. Si yo estoy en el ascensor y me dice ¿este cuál es mamá? refiriéndose a un número determinado, yo se lo digo y posiblemente me esté dando indicios de su interés por saber más sobre los números.

Pero a veces nosotros podemos ser los que iniciamos el interés por aprender, le proponemos diferentes actividades que realizar y luego se las dejamos a su alcance por si él muestra interés hacia ellas. Algunos defensores de una educación más libre, instintiva y natural del niño/a me dirán que la gran mayoría de las actividades que les proponemos, de forma natural y sin que les guiemos, las puede llegar a adquirir él solo o sola dentro de meses o en unos años. Pues seguramente sí, pero la satisfacción de aprender, de crecer, de compartir con mamá o papá momentos y espacios, de miradas cómplices cuando logro hacer la actividad, de ganar autonomía, de sentir que confían en mí aunque sea pequeño, del esfuerzo por conseguir algo es lo que a mí me mueve a hacer actividades prácticamente a diario con mi hijo, es la forma que a nosotros nos encaja, la que nos funciona, la que nos gusta. Le suelo proponer una o dos nuevas cada semana y el resto se van renovando en la estantería para que él las coja cuando quiera.

Para mí el aprendizaje en los niños/as se adquiere a base de la acción, jugando, pero haciéndolo muchas veces de formas muy diferentes para que sea atractivo, motivante... y a veces igual para consolidar y dar seguridad.

Le presento la actividad un día y a partir de entonces él la coge en el momento que quiere. Algunas las hace muchas veces y otras muy pocas, eso lo elige él, no yo.

Pero, ¿cómo sabemos si esa actividad va a funcionar o no? ¿Cómo sabemos si nuestro hijo/a va a saber cómo hacerla? Pues no tengo ninguna solución mágica, simplemente probando, claro está que guiándonos por el desarrollo de nuestro hijo, por su edad, por lo que hacen otros niños/as. Pero cada hijo/a, cada niño/a es diferente y lo que a uno le gusta al otro no le atrae en absoluto.

El otro día una actividad que le propuse fue hacer series con los legos, evidentemente ahora mismo no sabe hacerlas y tengo dudas de si está preparado o no, no le he dejado la actividad en la estantería, pero he dejado la caja de estos legos pequeños en la habitación de las actividades por si veo que vuelve a tener interés, ya os contaré.

Yo hice un tren y le dije, ¿quieres hacer uno igual que este? Él tenía las cinco piezas iguales a las que conformaba el tren y las tenía que colocar en el mismo orden.

¡Y así empezó! Yo le dejé que evolucionara...


Después intervine diciéndole... ¿y si el amarillo es el maquinista como en este otro tren y así son iguales?


¿Y ahora cuál pondrías para que fueran iguales? Probó la roja y miró hacia mí para que le diera la aprobación.


Pero llegó la hora de poner la siguiente y tenía dudas, dudas y dudas... Incluso la azul estaba allí, pero no a continuación del resto.


Acher en este momento todavía no sabe hacer la serie, pero es que le cuesta hasta comprender lo que le estoy pidiendo. Se dejó guiar totalmente por mí y esa no es la forma que entendemos en esta casa como más adecuada. Creo que sus capacidades están alejadas ahora mismo de lo que yo le estoy proponiendo.

Pero me sorprendió cuando le dije si quería hacer otro y me dijo que sí. Le hice un tren y yo empecé el otro, y a partir de aquí yo no intervine en absoluto y el resultado fue este, teniendo en cuenta que las tres primeras las puse yo!

Para nada es un tren o una serie igual, sólo coinciden las primeras que puse yo, pero ya ha entendido la finalidad de la actividad... ¡quizás no esté tan alejado! Y le falta probar, hacer, jugar, tantear, experimentar...

Como os he dicho, de momento no se la he dejado como actividad, me parece demasiado pronto para él, quizás para otros niños de edad similar sí, no lo sé. ¡Pero esta caja de legos no la dejo lejos! 

Os seguiré contando... ¡Feliz semana!

11 comentarios:

  1. Es algo que yo siempre me pregunto...mi pequeño tiene 13 meses y con todas las actividades que propones me entran ganas de relaizarlas pero luego pienso si aún es muy chiquitin...gracias por los consejos ,a partir de ahora empezaré a probar con algunas y será el quien me indicará si está preparado o no. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Inma! hay que tenber paciencia, yo he intentado hacer actividades con Abril para las que aún no estaba preparada, sin embargo otras las vams descubriendo poco a poco, la pintura le encanta y esa ella misma la que te la pide y que pintes con ella... Un besito y muchas gracias por clasificar las actividades segun la edad donde las ha ido haciendo Acher, un abrazo familia

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ver que muchas veces estamos en momentos parecidos, incluso en nuestras reflexiones.
    Hay muchos estilos de enseñanza desde los que son totalmente dirigidos hasta justamente los opuestos. Tenemos que buscar el nuestro, de todos, niños y adultos, porque no todos los adultos estamos preparados para actuar de la misma forma.
    A mi, por ejemplo, me cuesta mucho no proponer, quedarme como una simple espectadora siempre no va con mi forma de hacer las cosas. Respetando siempre y sin obligar, eso si.
    El otro día comentaba con una amiga, y creo que escribiré sobre esto, nuestra reacción cuando nos esmeramos en preparar una actividad para ellos que nos cuesta tiempo, esfuerzo, imaginación... y después de poner todo nuestro entusiasmo resulta que no les interesa para nada... a lo mejor es que no estaban preparados o no supimos enfocarlo bien.
    Creo que es bueno para todas compartir este tipo de pensamientos y aportarnos unas a otras.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que hay que darles tiempo y cada niño es un mundo, uno con dos años es capaz de hacer algo que otro con tres no lo hace ni por asomo....mme ha gustado el post Inmma! Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo es algo que me planteo mucho, y teniendo tres de la misma edad parece que tendria que ser facil y que todos tengas los mismos intereses y habilidades, pero para nada es asi. Cada uno es super diferente y si un dia propongo algo nuevo lo mas seguro que a alguno de los tres le interese pero tambien es muy probable que a alguno no le interese nada. Esa es mi ventaja y mi inconveniente tambien. Lo que hago si algo no les veo capaces es dejarlo para mas adelante. Me paso con las pinturas de cera, lo probe tres veces y vi que el tema resultaba muy forzado y no he vuelto a hacerlo, sustiui esa actividad por otra mas facil (con boligrafos) y volvere a provar cuando les vea mas sueltos.

    En cuanto a lo de dirigir o no dirigir, yo como siempre busco puntos medios, lo que hago es tener de los dos tipos. El dia es muy largo y se pueden tener momentos de jugo libre, de ser expectadora y vigilante, y otros momentos de proponer, de enseñar como se hace algo, de dirigir su bracito, etc...De los momentos como espectadora aprendo mucho de sus habilidades y me sorprendo cada dia de que tienen grandes ideas de juego ellos solitos (bueno o entre los tres, jeje) y de los momentos que les dirijo tambien me doy cuenta que aprenden mucho. Asi que veo beneficioso los dos tipos de juego y creo que los dos aportan a su modo, porque lo que es muy interesante combinarlos.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta que hayas explicado esto porque suelo ver muchísimas actividades, pero siempre tenía la duda de cuándo se puede comenzar con ellas. Tomo nota para cuando me toque! ;)

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusta proponer, no le presento tantas actividades como tú pero si todas las que puedo, sin agobios, símplemente porque nos apetece en ese momento y normalmente me sorprende buscando soluciones alternativas para resolver las actividades, es fascinante y me gusta tanto y le veo tan interesado que me cuesta dejarlo a su aire, eso sí cuando veo que no está preparado o no le interesa en ese momento la retiro y ay veremos mas adelante.....un saludo!!!!!ahhh!!!! he probado la pintura hinchada y que actividad más chula!!! nos ha encantado!! en cuanto pueda pongo un post!!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que jugando es la mejor formar de aprender. Nosotros podemos proponer o fijarnos en sus preferencias, y así ellos pueden ir a su ritmo.
    Me encanta la imaginación que tienes. Nos das tantas y tantas ideas...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Es que estaba creando je je. Es un genio, quiere innovar. Besitos creativos.

    ResponderEliminar
  10. Tiene una facultad de aprendizaje y creatividad, increible. Es bueno innovar, los peques son asi.
    un besazo:)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...