viernes, 6 de abril de 2012

¡Charco a la vista!


Increíble, hemos amanecido a las diez y pico de la mañana, todo un lujo! Subimos la persiana... ha llovido por la noche y se ha formado nuestro charco de siempre.

¡Bien, vamos a salir fuera, vamos al agua, voy a poner las botas!

Ufff, por fin las estrenamos, y eso que las compramos en octubre o noviembre... ¡ya era hora! Menos mal que las compramos grandes.

Desayuno familiar tranquilamente y toda la familia afuera. Papá se baja al garaje, tenemos una tarea pendiente hace días, colocar unos palés debajo de los armarios porque cuando llueve mucho se nos filtra agua por algún sitio y no lo tenemos localizado... ¡tarea obligada! Cuando necesite ayuda nos llamará.

Acher y mamá al charco... Primeros chapoteos.

 
Le pregunto, ¿nos traemos aquí los camiones, coches... ? ¡Vale!

Sólo ha sido una pregunta, a partir de aquí...


Mamá conversando con él, cerca pero lejos, dejándole autonomía y toma de decisiones, a su lado pero sin entorpecer en su mundo... Y sí alguna vez sugeriendo alguna propuesta... ¿quieres que vayamos a buscar palos a la leñera? Si quieres puedes echar tierra por aquí...

Yo continúo allí pero a distancia, observo las cigüeñas, quieren quedarse en la torre de nuevo, se quieren volver a instalar allí, no sé si lo conseguirán, ya lo llevan intentando un tiempo.


¡Vamos a buscar palos!


Ohhh, me entretengo en las lavandas, es mi planta favorita.


Volvemos a nuestro escenario... Ahora nos toca la tierra.


Él va charlando, sólo o conmigo, está haciendo una carretera...


Las máquinas empiezan a trabajar... Aquí ya está totalmente metido en su mundo.


Observando tras el liquidámbar... ¡cómo me gusta verlo jugar!

 
Sus hojas han empezado a crecer.


Nos vamos a ayudar a papá, hay que cortar los palés y subir los armarios... Acher anda por ahí cotilleando, experimentando, con plena autonomía...

¡Me voy a buscar una cosa!. Él solo se sube a casa... ¿qué habrá ido a buscar? Viene con la tijera pequeña, empeñado en abrir una caja de una pista deslizante de agua que nos regalaron unos amigos cuando nació Acher y que todavía no hemos estrenado.


Lo intenta, lo intenta... pero no lo consigue. Desvío su atención intencionadamente.

Mira, tenemos unas maderas que han sobrado de los palés... ¡y un puente!

Rápidamente nos subimos a nuestro charco.


En pleno proceso de construcción ha descubierto una hormiga.

 
 
Se cae al agua y hacemos todo un rescate entre los dos, me implico en su juego.


De nuevo nos vamos a ver a papá, ya habrá terminado casi... ¡es la hora de comer! Tenemos hambre.

Ohhh! La rosa amarilla sigue creciendo, qué rica este agua que ha caído.


Entramos a comer, vaya horario llevamos hoy! Son casi las tres de la tarde cuando comemos... ¡ya nos vale! Llueve de nuevo, ha caído fuerte durante un rato sólo. De momento no hay siesta, papá y Acher vuelven a salir fuera.

¡Vamos a ver el charco!

Allí sigue todo intacto... ¡con más agua!
¡Nos vamos a dormir la siesta! Me quedo un rato dormida con Acher, mientras he dejado haciéndose mermelada de fresa... me levanto que ya suena la thermomix. Papá me toma el relevo y se acuesta también.

Idas y venidas de la cocina al ordenador, una siesta de Acher muy bien aprovechada.

Se levantan, la tarde ya está avanzada. No tenemos ningún plan más allá que lo que surja. Merendamos tranquilamente y toda la tarde entrando y saliendo. 

Me pongo las botas y salgo. Me las quito que me quedo. Me las pongo que salgo... ¡qué gracioso que ha estado! Como se dice... ¡como niño con botas nuevas!

Yo solo, yo solo... Como le van grandes se las podía poner...

 

 Y se las quitaba...


Ha sido un buen día, hemos estado muy a gusto. Estamos contentos, a pesar de que ha llovido no hemos tenido ninguna gotera ni nos ha entrado agua en el garaje, y es que el martes estuvimos poniendo pintura impermeabilizante en el tejado y en otros sitios que pensamos que hacía falta... ¡parece que ha funcionado! Lo hicimos en un buen momento. 

También hemos tenido nuestros incidentes: se ha muerto una gallina, nos ha salido agua del lavavajillas, se me ha derramado un bote de mermelada recién hecha... ¡pero todo menos lo de la gallina ha tenido solución, nada grave!

Espero que paséis un buen día, hoy tampoco tenemos planes especiales... ¡día casero! A seguir disfrutando.

19 comentarios:

  1. Que suerte poder ver las cigüeñas desde casa! Todo un lujo, eh? Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los días así, sin prisas y sin horarios.
    ¿Sabes lo que pensaba cuando veía a Acher jugando en el charco? Cuantas mamas/papas no hubiesen dejado a sus peques por si se mancha, se moja, se enfría, lo va a ensuciar todo... ya sabes.
    Y cuantas cosas se pierden muchos niños por tantos remilgos de los mayores, jeje.
    ¡A pasar un día como el de ayer!

    ResponderEliminar
  3. Qué día tan estupendo, en casa y disfrutando. Acher sí que está mayor. Besikos!!

    ResponderEliminar
  4. En estas fotos se ve gigante a Acher y jajaja te veo con la cámara en mano en toda situación, va a tener un graaaan recuerdo de su día a día, de los momentos verdaderamente más bonicos!!!! Como me encantan las fotos jugando en el agua con toda su parafernalia montada, es genial, anda que la imaginación no vuela por esa casa... muchos besicos y me alegro de que ya no tengáis goteras, que mira que son odiosas.

    ResponderEliminar
  5. Ya te dije que me encanta ver tus entradas porque veo el día a día de Nur también. Ayer mismo rescaté del garaje las botas de agua que nos dio una prima, ya que charco que ve, allá que se mete, jejeje.

    ResponderEliminar
  6. Pues chicas , yo voy a ser sincera... he pensado: Yo también quierooooooooooooooooo !!!! me voy a tener que comprar unas botas de agua, que a mi si que no se me quedaran pequeñas .... jejej.


    Vamos a tener que buscar alternativas urbanas para cuando llueva .... Esta tarde , aunque sin botas , igual nos vamos a buscar algún charco ni que sea para chapotear.

    Que envidia sana de espacio , de posibilidades.... guau! Y que guay que os quedará el jardín con tanto colorido, olores, texturas... que explosión sensorial !!!!

    Besitos y Buena Pascua !

    ResponderEliminar
  7. Ayer mismo estaba pensando al ver llover que ganas de que mi peque use botas de agua y juegue con los charcos, pero aún es chiquito para el año que viene si Dios quiere. Habies pasado una jornada sensacional a pesar de los contratiempos. Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hasta yo he disfrutado de vuestro dia leyendos, que entretenido ha sido con las fotos y la historia de un dia normal.
    Y no se ha mojado, no se ha puesto ni una vez de rodillas! los mios ya se habrian pringado!
    A seguir aprovechando estos dias. Yo hando haciendo tu receta de donuts sin O.

    ResponderEliminar
  9. ¡Esto sí que es vida! ¡Vaya infancia más feliz les estais dando a Acher!

    ResponderEliminar
  10. Día tranquilo, pero movido. Oye, Acher ni se ensucia, niña. Yo me hubiera sentado en el charco, jajajaj, que para andar en cuclilla no servía ni de chica. Y una cosa mariposa, como haces para que crezca tu lavanda así de bien??? Porque la mía aún está enana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada en especial May, debe ser que está en un buen sitio, pero ni idea!. Pero déjala que al final la tuya también crecerá, ya lo verás!

      Eliminar
  11. ¡Qué bien! Aquí también está lloviendo, es toda una alegría porque hacía muchísima falta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Un día estupendo!!! Mi nena iba hoy de charco en charco jejeje les vuelven locos!

    ResponderEliminar
  13. Que dia tan divertido Inma, que bien se lo pasa el peque y como disfruta, es una maravilla verlo... Un besito

    ResponderEliminar
  14. Cuantas cosas se pueden hacer con unos palés, un poco de tierra y un charco, verdad?? me encanta verles jugar con la imaginación...

    ResponderEliminar
  15. Nosotros también hemos echado mucho de menos los charcos este año, pero lo hemos solucionado con una fuente que hay cerca de casa. Tiene varios chorros que se pueden tocar y un puente en el que hay que ir saltando (mi peque ya se ha caído dentro y todo, jejeje). En verano estamos más tiempo y en invierno menos, pero disfruta de lo lindo, casi tanto como Acher con su charco

    ResponderEliminar
  16. Que dia mas bueno... relajadito.. sin horarios. Solo diversion y tranquilidad. Que bien juega Acher.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por vuestros comentarios y por acompañarnos! Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hola,
    He leído varias de tus entradas y todas me han parecido muy interesantes pero realmente este relato es mágico, transmite felicidad...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...