miércoles, 4 de julio de 2012

Adaptándonos al medio acuático.


Verlo así de feliz en el agua me encanta y si soy sincera, pensaba que este momento iba a llegar más avanzado el verano. Verlo disfrutar y escuchar cómo nos pide que nos metamos en la piscina me emociona.

Hasta hace muy pocos días Acher poco quería saber de piscinas, siempre le ha costado meterse en el agua. Hace dos inviernos íbamos todas las semanas a la piscina cubierta, nunca jamás lo forcé y había días que estábamos ratos y ratos jugando en el bordillo. Hubo días que disfrutamos, pero no siempre era igual. Nunca se oponía a ir a la piscina, de hecho le gustaba y le atraía, pero para meterse diez minutos había que hacerle mil propuestas y juegos. No le gustaba meter la cabeza bajo el agua y lo respeté, no dejé que el monitor se lo hiciera, yo nunca he tenido prisa en que Acher lo haga. Es un niño prudente y así lo demuestra hacia un medio que no domina.


El verano pasado yo fui muy poco a la piscina y Acher fue algunos días con papá a la piscina municipal. Sólo estuvieron en la piscina más pequeña y se metía muy poco.

Este verano empezó muy parecido, el primer día le costó mucho decidirse para meterse, con juegos y propuestas empezó a meterse un poquito, sólo caminando, yo sin prisa, él me marcaba el ritmo aunque yo forzaba algunas situaciones para ver si él cedía un poco. Yo veía que no se sentía nada cómodo y que no estaba a gusto.

El siguiente día fue solo con papá, y a pesar de que estaban muchos de sus amigos de la escuela infantil bañándose, él no quiso ni entrar.

A pesar de que éramos reacios a tener piscina en casa, nos hemos comprado una... ¡y estoy encantada! Una de 4 metros de largo y 2 de ancho, suficiente para nosotros, a Acher le llega el agua al cuello... ¡perfecta!

No puso oposición a meterse, la novedad le atrajo mucho, pero los primeros momentos estuvo agarrado a mi cuello, gritando, no se quería ni soltar. Descubrió que podía tocar el suelo, poco a poco cedió a ponerse los manguitos, a utilizar un churro y acabó a los 45 minutos nadando con los manguitos y el churro, él solo, super contento. Hay niños que con un año ya lo hacen, lo sé, a nosotros nos ha costado casi tres años; y eso que durante muchos años he estado impartiendo cursos de natación y una de las asignaturas que doy en magisterio es Actividades acuáticas. Está claro que cada niño es un mundo y ante todo hay que respetarlos a ellos, lo demás irá llegando.


En tres días está disfrutando con nosotros en la piscina, en un lugar sin otros niños, con la seguridad de que estoy a su lado. Él nos pide meterse en el agua, algo impensable hasta ahora e incluso el otro día él se metió solo. ¡Va solo con los manguitos y tan feliz!

Ahora se siente seguro con el churro en abrazo (pasado bajo las axilas) y con los manguitos, o sólo con los manguitos, y también ha empezado a utilizar una tabla. De momento no admite más propuestas, no quiere ponerse el churrro como caballito -entre las piernas- que le ayudaría a elevarlas. De momento jugamos a lanzar un aro y él lo va a buscar, a encestar una pelota, a pasar por debajo de un túnel.

Estamos utilizando material auxiliar para su aprendizaje, me parece una buena opción combinada con momentos en los que va sin ellos para no crear dependencia. Le dan seguridad y autonomía, que es lo más importante ahora mismo.

 


Ni he intentado lo de meter la cabeza, de momento no quiere. Poco a poco iremos soplando, metiendo la boca, hasta que él decida que lo quiere hacer.

Esta semana volveremos algún día a la piscina municipal para ver cómo reacciona allí, toda una incógnita. Lo de apuntarlo a un curso de natación este verano ni me lo planteo ahora mismo sabiendo lo que hacen en muchas piscinas (por suerte no en todas!), no lo quiero forzar y quiero que aprenda disfrutando, sintiéndose seguro y afrontando retos poco a poco. Sí que lo invito a superar retos, pero él decide cuándo y cómo hacerlo. Cuando llegue el invierno ya veremos.

¡Soy feliz viéndolo disfrutar en el agua! Ha costado casi tres años, pero ahora sí que veo que disfruta de verdad.


¡Y todavía queda mucho verano! Supongo que habrá muchos avances, os los iré contando.

25 comentarios:

  1. A mí también me encanta verlos jugar en el agua! Que ganas de vacaciones!

    ResponderEliminar
  2. Ei que guay!!!! Que piscina mas divertida!!! Abril tambien va pasito a paso, los primeros dias no queria manguitos ni de lejos, ahora poco a poco se los va poniendo, se suelta un poquito, despues se los quiere quitar... y asi vamos, con paciencia está claro que todo llega. Se le ve feliz y contento!!! Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Hay, en casa que somos medio sardinas medio personas nos encanta. En verano tengo una piscinita de jardín pero no tan grande, es redonda de unos dos metros y medio ó tres de diametro. Ya verás como en unas semanas el cambio de Acher es alucinante. Por cierto Inma... una de las cosas mejores de esas piscinitas es cuando los peques están en la cama meterse en ellas por la noche y flotar en el agua viendo todas las estrellas sobre tí, eso relaja ufffff. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cada niño tiene su tiempo, no creo que sea necesario forzarlos a que aprendan...
    Mis sobrinas van desde bien pequeñas a la piscina, y sin ningún miedo, pero nosotros (mis hermanos y yo) eramos iguales... todos aprendimos a nadar solos...
    Cuando mi madre me llevo el primer día a natación (esto me lo ha contado mi madre, porque yo no me acuerdo), la monitora nos pregunto:¿ Sabéis nadar?. Yo supuestamente no sabia, pero como mis amigas dijeron que si, pues yo también...
    A los que no sabían les tiraban cerca de la orilla, a los que si sabían, un poco más lejos... y me tiraron y nadando a lo perro, llegué a la otra orilla... Mi madre, por supuesto, que flipó...
    Pero todos, los 5, debimos empezar a nadar de forma parecida... igual ayudó que en casa de los abuelos teníamos una piscina, donde hacíamos pie, y perdimos el miedo al agua...
    Me alegro de que Acher poco a poco se encuentre a gusto en este medio, con lo que le gusta el agua para jugar!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué imágenes tan refrescantes!!! se le ve muy feliz, así seguro que os sorprenderá con sus avances! besos:)

    ResponderEliminar
  6. que bien se lo pasa Acher en el agua, hasta me han dado ganas de darme un chapuzón, y eso que soy más de secano, el agua me impone mucho... mis hermanos y yo también aprendimos solos a nadar, bueno yo floto, que no es poco, nos enseñó mi padre, a las bravas, nuestra piscina cubría y nos lanzaba al medio, literalmente, no es tanto como parece, porque salíamos a todo trapo y le pedíamos repetir, que recuerdos!!!... besos...

    ResponderEliminar
  7. Seguro k este verano lo pasa metido en el agua!!! Como.con el resto de aprendizaje, lo mejor es dejarlos a su ritmo. Ellos saben cuando es el momento. Nosotros empezamos a ir con Unai cuando tenia 6 meses y seguimos. Le gusta el agua. Nosotros nos metemos con el y siempre hemos respetado sus decisiones. El dia que no le ha apetecido no nos hemos metido, si una de las propuestas del monitor no le ha gustado no la hemos hecho...y asi seguimos. Los monitores no se meten ni nos obligan a forzarlos cuando no quieren (que tampoco lo hariamos, lo tenemis claro). Es fantastico ver como ellis mismos van avanzando!
    Feliz piscinica!

    ResponderEliminar
  8. El tener una piscina en casa facilita mucho las cosas, puede ir a su ritmo sin agobios como en la municipal... Yo tengo una parecida en casa y mis tortuguitas estan emocionadas... la peque con su flotador de kitty es la reina.

    ResponderEliminar
  9. Considero muy importante ese respeto que tienes por su ritmo, la mejor manera de que disfrute del agua sin miedos. Cuando era pequeña le tenía pánico al agua y no soportaba que hubiese nadie a mi alrededor dentro de ella... alguna cosa debía pasar que no recuerdo. A los 20 decidí apuntarme a un curso de natación, por lo menos para defenderme en el agua, y, aunque con muuucho respeto, conseguí aprender a nadar como una rana, más que suficiente para mí, jejeje. Nosotros a ver si montamos la piscina grande (aunque no tanto como la tuya) y a ver este año qué tal lo lleva Nur (y su padre, que es el que tiene más prisa).

    ResponderEliminar
  10. Qué bien Inma. Mis hijas se han soltado este verano con los manguitos. La mayor todavía no se atreve a meter la cabeza debajo del agua. La pequeña ha descubierto lo divertido que es y se tira desde el bordillo y va buceando por la piscina.
    La mayor tiene que sentirse muy segura para hacer algo nuevo. Cuando se siente segura actúa. Con todo es igual. Y respeto su decisión.
    A mí no me gustan los cursillos de natación, al menos los que dan cerca de mi entorno. Tiran a los niños al agua sin tener en cuenta si se sienten preparados o no. Y creo que es muy importante que un niño tenga interés y se respete su decisión de hacerlo o no.
    FElicidades Inma, me encanta la manera que tienes de demostrar el cariño y respeto que sientes por tu hijo.

    ResponderEliminar
  11. Cuánto me recuera Acher a Ernesto, son muyyy parecidos. Eres una máquina, me encanta como trasmites paciencia en tus actos y Acher puede seguir su ritmo, mira que cuesta en ocasiones ehh??? Ole por ese pececillo de mar o calamar! Besotes acuíferos.

    ResponderEliminar
  12. Qué suerte una piscina en casa...
    Yo en esto, como en casi todo, tengo los polos opuestos: el mayor es sardina total, con un año me daba manotazos para que me apartase de él y le dejase a su aire con los manguitos, con año y medio se los inflaba sólo a medias ¡hasta alguna vez durmió un rato panza arriba en el agua! Con 4 años pudo ir un mes al cursillo y aprendió a nadar, aunque como la piscina municipal cubre 1.30 m en todas partes suele ir con burbuja o tabla para poder descansar algo, que si no se me fatiga mucho. Y no sale del agua en tooooda la tarde!
    Sin embargo el pequeño... tiene 3 años, y suele pasar media tarde en las escaleras de la piscina (tiene escaleras de piscina normales, pero también una "escalera principal" como las de casa), sentado con el culo a remojo y jugando con un cubo y una regadera. A ratos lo cojo en brazos y le doy una vuelta por el agua, y le gusta, pero de apartarse de mí ni oir hablar siquiera. Ayer empezaba el cursillo y... bueno, acabó tocando el agua porque el monitor muy majo él lo cogió en brazos y estuvo chapoteando con él un rato, me dijo que si no me importa que vaya despacio (ejem... digamos que es lo único que me importa, que no le meta prisa!) le cogerá así un rato cada día, y el resto del tiempo si no quiere entrar al agua lo tendrá con él para que vea a los demás y se familiarice con el asunto. Así que seguiremos yendo!
    Aquí en el cursillo hay sólo 6 niños, pero están juntos uno de 3 años, otro de 6, uno de 8, uno de 9 y dos de 10, todos saben nadar excepto él... y no queremos presiones! No hay prisa, no necesita saber nadar sino encariñarse con el agua, que cuando se gusta es un divertimento enorme!

    ResponderEliminar
  13. Aqui comenzamos ayer las jornadas de piscina y tengo tres peces en casa, en vez de princesas ahora son sirenas! ;D siento no pasarme y comentar más ...no puedo con todo. BEsos

    ResponderEliminar
  14. Bueno que si disfruta !!! sólo hace falta verle !! jejeej y esto es sólo el principio del verano.....

    Nosotros hemos hecho caso de tus consejos con los manguitos y le hemos ofrecido unos, al principio no quiso saber nada, pero cuando vio que gracias a ellos podía flotar en la piscina grande le han encantado !! y eso que de desplazarse nada, se queda tieso mientras le da un ataque de risa y grita: yo solo, yo solo.

    Así que gracias de nuevo y enhorabuena a la mami maestra que tanto nos enseña, y pos supuesto al pececillo aprendiz.

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Qué contento se le ve en el agua! y qué importante respetar sus ritmos.
    El lunes mi nena empezó natación y ya ese mismo día tuve que hablar con la profe porque no nos gustó nada de nada de nada como les obligaban a meter la cabeza sin parar aunque los peques se negaran, tragando agua y medio llorando ufffff. Me dijo unas cuantas lindeces pero no me eché atrás. Ayer la misma profe estuvo mucho más respetuosa con los peques y disfrutaron. Hoy la tengo impaciente por volver (vamos cada tarde, este mes).

    ResponderEliminar
  16. como te entiendo a mi hijo mayor le pasaba parecido y el verano pasado de repente se soltó que parecía otro.XD

    ResponderEliminar
  17. Que bien reflejan tus palabras esos sentimientos tan de madre apasionada, ese disfrutar con su disfrute, esa felicidad que producen los pequeños logros de un hijo, ese respeto a sus ritmos... Me identifico mucho con lo que cuentas y me gusta escuchartelo contar. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  18. Felicidades por hacerlo con tanto respeto, por no tener prisa, por no presionarle.
    Cada persona tiene su ritmo y todo llega en su momento.
    Espero que paséis estupendos días en esa piscina.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Anda Inma, me sorprendio mirar que pusiste una piscina de 4x2, leyendote imaginaba una piscina de 1x1, yo estoy acostumbrada a las piscinas grandes pero si me meto en un lago me da algo, cada uno tiene nocion de su "limite de seguridad", hasta ahi estoy bien, luego mas alla miedo me da. Estoy segura que hasta el final del verano Acher va a sentirse mas comodo en esta super piscina!

    ResponderEliminar
  20. Qué gran avance! Acher tiene mucha suerte de que respetéis sus ritmos y no le presionéis, porque hay niños a los que se lo hacen pasar realmente mal. Pobrecitos.

    Nosotros tenemos una piscinilla parecida a la vuestra, pero redonda y no tan profunda. A la peque le encanta, siempre que sus pies toquen el fondo. Poco a poco...

    A disfrutar. Besikos!!

    ResponderEliminar
  21. Se le ve encantado. El tener una piscina en casa tiene la ventaja de poder entrar y salir cuando quiera, hacer juegos que le gusten y poco a poco ya verás que se irá soltando más. A disfrutarla!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Bruno viviendo en la playa aun hoy con casi 2 años y medio le da respeto ... tu mejor que nadie sabe de el ritmo de tu hijo y lo respetas como nadie, este es otra fase que superar, poco a poco con paciencia y cariño.
    A divertirse!

    ResponderEliminar
  23. Es que disfrutan en el agua un monton!! Eso si.. a su ritmo, pitufo igual... ya se tira desde el borde y mete la cabeza.. para... "busea" y buscar las gafas de buceo en el fondo!
    El solito sin que le hayamos insistido.
    besos.

    ResponderEliminar
  24. Muy bonito pero...Candidato a cumplir 10 años sin saber nadar.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...