lunes, 2 de julio de 2012

Escapada a Francia. Superando la timidez.


El sábado nos escapamos de excursión a Francia con unos compañeros de trabajo y familias. Acher era el único niño, mis compañeros son más mayores y sus hijos evidentemente no venían con nosotros. Tuve mis dudas de cómo sería su comportamiento, no se conocían, sólo lo habían visto algunas veces pero de más pequeño. Madrugábamos, comíamos por allí, íbamos de visita cultural, no sabía si era el mejor plan para un niño, aunque desde el principio me apeteció mucho la propuesta y tenía claro que íbamos a ir. Ya lo he dicho muchas veces, Acher es vergonzoso y le cuesta acostumbrarse a gente nueva, no sabía muy bien cómo sería el día, pero sabía que él nos marcaría el ritmo y que le acompañaría en lo que necesitara emocionalmente.

El encuentro fue progresivo y muy fácil, quedamos con uno de ellos y su mujer en su casa, con un jardín acondicionado para sus nietos, un lugar muy acogedor que hizo que Acher estuviera super a gusto desde el principio. Algo de brazos y compañía de mamá en los primeros momentos. A los diez minutos llegó el otro compañero con su mujer, Acher no quiso ni saludos, ni besos, bajaba la cabeza... no insistirle en ningún momento y dejarle jugar hizo que poco a poco él se fuera acercando con los juguetes que le habían prestado.

Emprendimos viaje, acompañados de un tractor y un remolque que nos dejó uno de los compañeros, Acher tan contento. Un viaje que no fue largo y donde Acher además se durmió el rato suficiente para aguantar bien todo el día.

Cruzamos a Francia por el largo túnel del Somport, destino Olorón Santie-Marie, en el Valle del Aspe, en la región de los Pyrénées Atlantiques. Un paisaje super bonito, un cambio radical que impresiona entre España y Francia, cómo puede ser que estando tan próximos sea todo tan diferente.

Nuestra primera parada fue la tienda de la fábrica de chocolates Lindt, una delicia para los chocolateros y está claro que nos dejamos cautivar. Muy buenos precios para chocolate de calidad y excelentes precios en productos con fecha de caducidad próxima. ¡Disfrutamos comprando! Un lugar para recomendar a los chocolateros, no visitamos el museo pero también debe ser interesante.

En la excursión nos acompañó una amiga de uno de mis compañeros que es de Olorón, una gran lección natural de amistad entre familias que perdura tras muchos años, una excelente guía durante todo el día. Una guía de 80 años llena de energía.

Nuestra siguiente parada fue la Cathedrale de Sainte Marie. Hicimos una visita por su exterior y pudimos apreciar todos sus detalles. Acher aquí ya empezó a jugar con el grupo y a estar mucho más integrado, aunque tuvo sus momentos de aislarse  e incluso se negó a salir en la foto de grupo.

 

 


Emprendimos viaje de nuevo para llegar a un pequeño pueblo que está a 15 km. de Olorón y visitar el Hôpital Saint Blaise, más arte románico en nuestra visita. Un lugar tranquilo donde los haya y con una belleza sencilla y natural.


Visitamos su interior e incluso Acher atendió durante un buen rato.


Era un pequeño pueblo que invita a la calma y relax.

 


Y de allí nos fuimos a comer, a un lugar familiar, acogedor, buena comida casera y un excelente postre que nos trajo nuestra guía particular.


No se puede pedir más. Acher poco se implicó en la mesa, jugó, jugó y jugó. Eso sí, para comerse el helado sí que se sentó.


Tras una rica comida y una agradable tertulia, nos fuimos a visitar un lugar que a todos nos dejó impresionados, el campo de Gurs, un campo de internamiento en Béarn (1939-1945). La imaginación empieza a volar y recordar las anécdotas que quizás algunos de nuestros mayores nos han contado en algún momento y no te deja indiferente.

Un campo de refugiados enorme, inicialmente destino de muchos españoles que tras la toma de Barcelona por los franquistas en 1939 se refugiaron en Francia. Podemos imaginar barracas, alambrados, miedo, soledad y condiciones de vida infra humanas que te hacen sentir triste ante lo que somos capaces de hacer los seres humanos.

 
Entre compras, paradas en casas de unos y otros, llegamos a nuestra casa más allá de las diez de la noche, cansados pero encantados del día que habíamos vivido. Disfrutamos y cultivamos unas bonitas amistades.

Y sobre Acher, es un campeón y venció su timidez enseguida. Sólo es necesario dejarle que él marque el ritmo al inicio y acompañarle. Jugó, se dejó perseguir, hizo carreras con unos y otros, corrió, saltó, le cantaron canciones... ¡me lo he pasado genial! -dijo cuando iba en el coche de vuelta para casa-. Mis compañeros fueron un encanto, sobre todo tuvieron gran paciencia respetando sus ritmos "lentos" para entrar y salir del coche y le hicieron sentir uno más del grupo siempre entre juegos con él. Acher se hizo a ellos y disfrutó.

Como veis, se dejó hacer y querer...

¡Para repetir!

18 comentarios:

  1. Se ve en las fotos que fue una excursion muy chula :-) Mi peque es como Acher, tambien necesita su tiempo para vencer su timidez, pero respetando su ritmo como dices tu siempre funciona muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito día!!
    Los niños tienen que marcar sus ritmos, no se les puede obligar a integrarse así porque sí...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Que fotos tan bonitas!!! La de la via del tren es espectacular!!!!! Me encanta leer cositas de Acher, me recuerda en el caracter tanto a Abril, creo que son niños muy especiales, muy sensibles, a los que se les conquista dejandole su espacio y acercandose poco a poco. bravo por esos compañeros de trabajo que lo respetaron!!! Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Preciosas las fotos y la evolución de Acher.
    Me encanta leerte. GRacias por compartir con nosotros tus experiencias.
    pasa por mi blog..tienes un regalito...
    http://merboevents.blogspot.com.es/2012/07/agradecimientos.html

    ResponderEliminar
  5. Preciosas las fotos y la evolución de Acher.
    Me encanta leerte. GRacias por compartir con nosotros tus experiencias.
    pasa por mi blog..tienes un regalito...
    http://merboevents.blogspot.com.es/2012/07/agradecimientos.html

    ResponderEliminar
  6. Era un viaje dificil para Acher, siendo el único niño, y con tantas cosas de visitar, pero lo ha superado como un campeon... Si es que poco a poco, se está haciendo mayor...

    ResponderEliminar
  7. Qué bonita escapada. Me encanta Francia y, como a ti, también me parece increible que estando tan cerca haya tanta diferencia con nuestro país.
    Me alegro de que Acher se fuese adaptando a su ritmo y disfrutase del viaje. Es un campeón.

    Las últimas fotos son preciosísimas.

    Besikos!!

    ResponderEliminar
  8. ohhhh qué envidia de escapada!!!!

    ResponderEliminar
  9. Me emocionó tu post.

    Oloron es la ciudad donde nacieron mis antepasados maternos y después de escuchar toda la vida sobre sus montañas, iglesias, vacas, el río, las flores, etc. pude conocerla de grande y hace algunos años (desde Chile no es tan fácil viajar para allá como desde España en que cruzan en coche en un par de horas)

    ¡Qué lindo que pudieron ir con Acher y que él superó su timidez!

    Yo también crucé por el túnel Somport y paramos en Borce (preciosa villa medieval que vale la pena visitar un rato)
    Y sí, pasando el túnel todo es diferente, el clima, la vegetación, la señalética, todo.

    Y yo también fui a Lindt y como era agosto quedé con todos mis chocolates derretidos :(
    Igual me los comí :)


    Mil cariños desde Santiago de Chile.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho esta escapada que os habéis hecho. Y Acher todo un campeón.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que buena experiencia también para Acher. Sin duda todas ellas le enriquecen. Me alegra que todos la disfrutárais tanto
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Que escapada mas bonita, si es que a los niños hay que dejarles su tiempo, hasta que se sientan seguros y en confianza. Que gracioso Acher con el chocolate!! Esta guapisimo!! Que sonrisa se le ven en las fotos!

    ResponderEliminar
  13. Debió ser un gran día en todos los aspectos, y Acher todo un campeón. También da gusto cuando una se rodea de buena que "colabora", así todo es más sencillo y agradable para todos.
    Besos.


    Pd. No me resisto a comentar lo de la fábrica de chocolate, me lo he apuntado, ¡tiene que ser tan tentador!

    ResponderEliminar
  14. Guauuuu que viaje tan completo! Me.encantó!!!

    ResponderEliminar
  15. Que lindo día!!!
    Jeje... tendríamos que poner juntos al tímido de Acher y al tímido de Jorge... A mi niño también le cuesta horrores relacionarse con la gente que no conoce!!! Pero es muy diplomático: con una sonrisa de oreja a oreja que deja a todos enamorados esconde que pagaría por no estar en ese momento en ese lugar...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...