martes, 4 de septiembre de 2012

Adaptación a nuevos lugares y gente


Este fin de semana nos hemos ido de fiestas a mi pueblo natal, encuentro con amigas y familia, recuerdos, disfrute, un cúmulo de emociones contrastadas.

Acher es un niño que necesita mucho tiempo para adaptarse a un nuevo entorno y a nueva gente, la vergüenza y la timidez le pueden en muchos momentos, y si además le añadimos que hemos tenido un verano "poco social" y muy casero... ¡os podéis imaginar lo que nos ha costado que se relacionara con amigos que hacía mucho que no veíamos!

El sábado llegamos a casa de mis padres, comimos en familia tranquilamente, una buena siesta y salimos a la ronda de peñas donde nos vimos con mis amigas. Mucha gente y mucha música, Acher no quiso ni saludar, estuvo "colgado" de mí casi una hora de reloj... ¡es lo que necesitaba! No admitía ni bromas, ni saludos, ni preguntas... ¡todo simpatía! En estos casos no hay muchas opciones, tomárselo con calma y tranquilidad, conociéndolo es lo mejor, darle lo que necesita en ese momento. Claro que me gustaría que fuera todo simpatía en ese momento, que saludara a mis amigos, a mis conocidos, que jugara y riera, pero no, no es así, él necesita su adaptación lenta y tranquila a nuevos entornos.

Pasada casi esa primera hora, empezó a relacionarse con la hija de una amiga, que ya la conocía de otras veces y  que es un sol de niña y que estuvo pendiente de él todo el rato. Nos fuimos a las ferias y por primera vez quiso subir en alguna atracción. Subió al castillo hinchable con ella y se lo pasó genial, al final llorando porque no quería salir. Después de ese buen rato volvió a ser él, juguetón, alegre... pero enseguida se hizo la hora de volvernos a casa, que era la hora de cenar. Esta jornada festiva se quedó aquí, Josemi tenía que viajar para ir a casa de nuevo para atender a Osca, el perro, y Acher y yo nos quedamos a dormir en casa de mis padres.

El domingo era el día del patrón y bajamos para ver el dance y los dichos. Bueno, al final no vi nada, porque eso de ser forastera en tu pueblo natal hace que cada vez que vas tengas que saludar a tanta gente que al final no pude ni ver ni el dance ni escuchar los dichos. Acher necesitó de nuevo su periodo de adaptación y sólo quería estar con su amiga Paula. Me encontré con familiares, primos, tíos... ¡no quiso saludar a nadie! Tiene un arte especial para esconderse entre las piernas, agarrarse fuerte y tirar de mí para que al final deje por imposible tener una mínima conversación.

Nos fuimos a tomar algo con amigas y allí ya estaba adaptado, pero de nuevo ya era la hora de marchar para ir a comer a casa.

La tarde fue casera, disfrutando de sus primos y super a gusto... ¡qué feliz es en sus espacios y con su gente!

Su primo Rafa le regaló un super camión por su cumpleaños... ¡cómo lo va a disfrutar en el arenero! El rato que estuvo jugaron mucho y Acher encantado.



Y con su prima Cristina estuvo prácticamente todo el día, qué gusto me da verles jugar. Acher estaría todo el día abrazándola y qué paciencia que tiene ella con él!!


Antes de volvernos a casa pasamos un rato por las ferias con Acher y su prima, pero de nuevo nuestro hijo nos salió barato, barato, barato... ¡no se quiere montar en nada! Lo único que nos llevamos de la feria fue un picotazo de mosquito en el ojo, que por la noche parecía normal pero que ayer por la mañana amaneció con el ojo tan hinchado que no podía abrirlo, hoy parece que ya lo lleva mejor.

Nuestras fiestas terminaron y me da un poco de pena, por un lado lo pasamos bien, pero si estuviéramos más días seguro que Acher todavía se lo pasaría mejor. Necesita tanto tiempo para adaptarse a un nuevo espacio y nueva gente, que cuando empieza a disfrutar siempre nos tenemos que ir. Pero bueno, no podemos hacer otra cosa, acompañarle en sus necesidades en esos momentos y poco más. 

¡Feliz día!

17 comentarios:

  1. Me recuerda mucho al comportamiento de Hugo a su edad!! con el tiempo ha ido cambiando, aunque su personalidad sigue ahí!

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo. Ayer estuvimos en el pueblo de mi suegro. Mis hijos todavia no habian estado nunca,pueblo muy pequeño y tranquilo y con gente mayor. Al principio mi hija de 4 años no daba cara y estaba un poco arisca en cambio su hermano de 2 era todo simpatia y esa diferencia tb es un problema. Como dices hay q darles lo q necesitan,muchs mimos ,muchs abrazos y cuando se sintio segura y controlo donde estaba, disfruto muchisimo y lo paso genial.
    Todos necesitamos nuestro tiempo y mas los niños, poco a poco y sin forzar.
    Amaia

    ResponderEliminar
  3. bueno, cada peque tiene su personalidad y hay que respetarla, piratilla es todo lo contrario, es tremendamente sociable pero sin embargo lleva muy mal que alguien entre en sus espacios y con sus cosas, yo le respeto, mientras no hable mal ni pegue, sus cosas son sus cosas y las comparte solo si el quiere. Tal vez alguna visita mas a menudo solucionaria el problema, no se si lo tendreis fácil aunque ahora con el pobre Osca es más difícil. Este año empieza el cole no??? ya nos cuentas que tal!!! un beso!!!!

    ResponderEliminar
  4. Mi niño es muy parecido en su carácter, según lo que cuentas.
    Lo único que podemos hacer es conocerles, comprenderles, respetarles y ayudarles en esos ratos no sociables o de adaptación.
    Siento que tú no pudiste disfrutar más, pero seguro que tu peque te lo agradeció mucho, por la seguridad que le diste.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Como tu dices, no puedes hacer mas. Ya veras que a medida que vaya creciendo necesitara menos tiempo para abrirse a las personas y lugares nuevos. Lo que puedes hacer para el próximo viaje es ir preparandolo, vamos a ir a tal sitio, a ver a tales personas, haremos tales cosas... y asi no le vendrá todo de nuevas. Yo hacia eso con mi tortuguita mayor y asi ya iba preparada para los lugares y personas que se iba a encontrar. Nunca le han gustado las sorpresas y los imprevistos.

    ResponderEliminar
  6. Ainsss Inma. Yo he leído, que el que sean así de pequeños es hasta bueno!!! Que están aprendiendo a elegir que personas son de confianza y cuales no. Y eso es buenísimo!!! Así de mayores sabrán elegir a sus amistades y no se irán con "cualquiera" así que a disfrutar de que tu retoño sea así. :-D
    Vale... que si... que cuando es gente a la que tú quieres te da coraje: verdad?? pero son sus tiempos y el que estés tú siempre ahí sin presionarle es lo que necesita. GENIAL por ti!!!
    Un besoteeee

    ResponderEliminar
  7. Cada niño tiene su periodo de adaptación. Mi prima (ya de 5 años) a veces tambien le cuesta su tiempo, se esconde tras su padre, nada de ''holas'' y de besos mucho menos, pero al rato ya se ha integrado. Y sin embargo, mi ''sobrino'' que solo tiene un año, en el parque juega con todo los niños posibles e intenta que cualquier persona le haga carantoñas. De todos modos, me alegro de tu ''finde'' en tu pueblo y de fiestas.
    Un besazo:)

    ResponderEliminar
  8. Cada uno a su ritmo. Seguro que con el tiempo se vuelve más sociable (a mi me ha pasado, jeje).

    Qué jodío el mosquito. Espero que le baje pronto la hinchazón.

    Besikos!

    ResponderEliminar
  9. Acher y Ernesto iban a tardar un tannnnto en relacionarse, parecen dos gotas de agua al inicio de las relaciones con los demás, yo lo que peor llevo es cuando lo tengo tomado que la gente lo toque, lo bese, lo abrace... lo pasa fatal y ya no se como explicar que le dejen su ratillo, que lo necesita! Una buena escapada a disfrutar de familia y amigos, da mucho gusto. Besico de comienzo de clases!

    ResponderEliminar
  10. Se va haciendo mayor y se nota en sus relaciones con los demás, que gusto da Acher, puede ir con vosotros donde sea porque se porta estupendamente bien.
    Nena aprovecho ya que comento, pa mandaros muchos besos y ánimos por vuestro Osca, espero que vaya a mejor...bsss!!

    ResponderEliminar
  11. Pues C es una nina algo timida y reservada, pero veo que esta creciendo y se le nota mas sociable con gente q no conoce.
    gracias por compartir
    deseas participar en mi sorteo?

    http://olivesandpickles.blogspot.com/2012/08/betty-lukens-learning-fun-with-felt.html

    patty

    ResponderEliminar
  12. el "adaptarse" es algo para toda la vida, suelo sentir que tengo que "adaptarme a" cada día, el problema es intentar reducir el sufrimiento para poder disfrutar de nuevas situaciones y nuevas personas. Suerte que entiendes como es Acher y que el puede sentirse seguro contigo.

    ResponderEliminar
  13. Lo importante de esto es que como ya lo conoceis y lo respetais, no lo forzais.
    Mis chicos son muy socialbles, sobretodo Unai, pero tambien les encantan estar solos en casa, en su espacio que conocen de sobra y adoran!.
    Un beso ... creo que no me da tiempo hacer la mochila, intentare ponerme mañana, aunque creo que no llego ...

    ResponderEliminar
  14. Me he sentido muy identificada con este post, porque aunque mi Jirafita no ha sido nunca así, ultimamente le cuesta más y cada día más y más. Y si le parece hasta chilla o manotea diciendo que no. Son dos minutos, al rato ya puedes hacer lo que sea pero vaya dos minutos más largos cuando se pone así.
    Ahora estamos con el periodo de adaptación de la escuela infantil, que claro, no está siendo tan fácil después de lo que te cuento.
    Paciencia, no nos queda otra!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Inma! Leo los comentarios y parece que tenemos unos cuantos peques parecidos por aquí. A Lola le pasa lo mismo, es una locuela parlanchina que se vuelve completamente muda y pegada a mi cuando hay mucha gente o se enfrente a situaciones nuevas o gente que no conoce. Lo llevamos como tu, con paciencia, respetando su forma de ser, aunque admito que algún dia me cuesta. Eso sí, somos los últimos en irnos de todos los cumples y visitas a casas de amigos porque siempre es cuando ella empieza a estar a sus anchas, casi casi nos tienes que echar! besos.

    ResponderEliminar
  16. Ay... como si me estuvieras definiendo a Jorge!!! Él, además lo que hace ante los extraños es sonreir, lo que la gente no sabe es que es un sonrisa de miedo-verguenza-tierratrágame!!! Se engancha a mi a lo monito y no necesita ni mis brazos para sujetarse...
    Son la repera estos niños nuestros... seguro que se llevarían bien!!!

    ResponderEliminar
  17. Pues creo que me uno al grupo de madres que tiene un peque al que le cuesta su tiempo relacionarse. Esta genial que se lo respetes. Mayor cuando el sitio o la gente es desconocida se enreda en mis piernas y cuando se le pasa me dice: " ya se me ha pasado la vergüenza" y se marcha a jugar tan tranquila. Aunque esto de la vergüenza solo le pasa con los mayores, con los peques se encuentra en su espacio.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...