lunes, 15 de abril de 2013

Cortando judías.


Lo que más me gusta es cuando me pide colaborar en la cocina, aquí cortando las judías.

Instrucciones claras y mirando siempre por el rabillo del ojo, pero confiando plenamente en él.

Sujetamos la judía por un lado y cortamos por el otro. Giramos la judía y cortamos de nuevo.


Pelaría una docena de judías, después me dijo que continuara yo, pero él tan contento y yo también de verlo con ganas de aprender.


¡Hasta mañana!

7 comentarios:

  1. Genial! A Lucas también le gusta ayudarme en la cocina y además es que luego se lo come con mas gusto por haber participado!

    ResponderEliminar
  2. ¡qué mayor! yo ahora tengo que esconderme para cortar patatas si voy con prisa, porque si me ve mi pequeño ayudante no me deja cortar ni una!

    ResponderEliminar
  3. Momentos cotidianos como estos son los más especiales si cabe del día. Muakk y se le ve más que grande!

    ResponderEliminar
  4. Tienes un hijo perfecto, te ayuda, quiere aprender... dios mio, ¿que mas se puede pedir? Si es un solete.

    ResponderEliminar
  5. Es genial cuando quieren participar! Para mí, es un momento de orgullo! Nosotros las partimos con las manos, así que de bien pequeñito ya nos ayuda con las judías! Nos van a salir unos buenos cocineros! jaja

    eselfredolic.wordpress.com

    ResponderEliminar
  6. Los mios son expertos en cortar la verdura! Una ayuda estupenda

    os mando un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué mayor se está haciendo tu ayudante!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...