lunes, 24 de febrero de 2014

Aprendiendo con la báscula de cruz.


Recuerdo en dos tiendas donde compraba cuando era pequeña que utilizaban básculas de este tipo, aunque eran de hierro. Recuerdo jugar con una báscula de estas que tenía mi padre por ahí guardada con su barra con pesos pequeños que me encantaban. Sientro atracción hacia este tipo de básculas.


Me parece un recurso excelente para aprender y jugar.


Estuvimos jugando con las cantidades, los pesos; conceptos básicos de mayor y menor. 

No era fácil encontrar el equilibrio de la báscula, no es de gran precisión, pero nos sirve.



Estuvimos jugando a las tiendas, yo compro y tú vendes. ¿cuánto pesa un plátano, un tomate y una pera? Querría fruta que pese un peso verde y otro rosa... Problemas sencillos a resolver.

Por favor, póngame la fruta en esta bolsita que me la llevo.


Pesamos los pesos en la báscula de la cocina, comprobamos cuáles pesaban más y cuáles menos.

 
Ahora ya hemos incluido el dinero por el medio, para hacerlo más real. Os lo contamos otro día.

¡Feliz semana!

7 comentarios:

  1. qué guay!!! nosotros tuvimos una temporada de pesar en la "romana" que tiene mi suegro... pesamos toooodos los muñecos que hay por casa! jajajajaj!!

    ResponderEliminar
  2. que guay, yo tb recuerdo jugar con los pesos de hierro en la tienda de ultramarinos de confianza. Estaba genial.

    ResponderEliminar
  3. se me va el ojo a la peke tumbadita :)

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo que tenemos en mente e una báscula de este tipo para nuestro espacio educativo, no sabía que se llamaba de cruz. Siempre la buscaba de hierro, no se me había ocurrido que hubiese alguna de madera...la cuadratura de la mente...una de madera podríalos hacerla nosotros!!que guay! De todos modos y por si acaso(que no siempre encuentro el tiempo)podrías decirme donde la habéis conseguido. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Yo de pequeña tenía una de juguete de metal también y podía pasarme horas poniendo y quitando pesas, quitando y poniendo los platillos,... algo hipnótico tenía. Ahora estoy de au pair por San Francisco y de los dos que cuido, con el mayor, de 5 años, cuando vamos a comprar lo de la semana el momento de pesar la fruta es obligatorio (ya te puedes hacer idea de lo que se nos alargan las compras).

    Es curioso, viendo está entrada y otras anteriores, como estando a tantos kilómetros de distancia los niños y sus curiosidades no varían.

    P.D: La receta del anterior post apuntada queda! A pasar buen día =)

    ResponderEliminar
  7. Preciosa la balanza, Me puedes decir : ¿De dónde es ?

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...