lunes, 14 de abril de 2014

Descubriendo los deportes, más allá del fútbol.


Estamos en una sociedad "deportivizada", mi familia y yo misma lo estamos, lo reconozco, mi profesión está vinculada al deporte; en todas sus facetas forma parte de nuestras vidas, según las épocas de una forma más activa que en otras.

De una forma natural el peque de esta casa está descubriendo todo el mundo del deporte, está totalmente interesado por el balonmamo, el fútbol, el voley, el baloncesto, el waterpolo... Todos le llaman la atención, los quiere conocer, pregunta, se interesa, los quiere probar.

El papá de la familia vive con la radio a cuestas, escuchando un partido tras otro de fútbol, baloncesto o lo que sea. En esta casa se ve poca tele mientras los peques están despiertos, pero partidos de fútbol alguna vez sí que los ha puesto, y aunque al principio el peque los ignoraba ahora pregunta por todo. El papá es aficionado al balonmano y lo va a ver, también de vez en cuando al fútbol... ¡y el peque ya no se quiere perder ningún partido!

 
 
El deporte, salvo ese aspecto más competitivo que es inherente a él, me gusta, me parece una forma sana de vivir la vida. ¿Pero qué hacemos con la competición en los más pequeños? Tenemos dos opciones, transformar el deporte para que no sea competitivo, pero perdemos una gran parte de su esencia... ¡o aprendemos a gestionarla! Ganar y perder, perder y ganar... Tan pequeños es difícil que sepan aceptar una derrota, les cuesta, pero quieren enfrentarse a retos con otros, le gusta correr más, hacer carreras...


Está clara la influencia que nosotros, sus padres, sin darnos cuenta, hemos tenido por este interés que está teniendo hacia el deporte.


¿Y ahora qué?

De momento el "deporte" sólo lo practicamos en casa, a diario tenemos que jugar a voley, hacer lanzamientos de balonmano o de fútbol... ¡le encanta! Ahora mismo es uno de sus mayores intereses. Cuando se juega con un adulto es más fácil gestionar esa competición, dejando que a veces gane y otras pierda.

Para mí es importantísimo que descubra al mismo tiempo muchos deportes, no como ocurre muchas veces, principalmente en los chicos, que sólo conocen el fútbol, el deporte rey. A los deportes minoritarios hay que darles su oportunidad y darles la misma importancia.


Estas últimas semanas está enamorado del voleyball, jugando 1 contra 1, o intentando hacer el máximo número de pases entre los dos... con una "red" por medio y una pelota gigante.


Sin duda alguna su motricidad va mejorando cada día y me encanta observarlo. De forma natural y sin darle ninguna consigna va adquiriendo poco a poco su repertorio motriz.


Empezamos otra nueva etapa.

12 comentarios:

  1. Me ha encantado tu reflexión sobre el deporte.
    Además, da gusto ver a los nenes aprender cosas y desarrollar sus capacidades con el mundo que les rodea.

    ResponderEliminar
  2. No podía estar más de acuerdo contigo, Inma. Mi hijo (por suerte, porque a mí me aburre) no muestra un interés especial por el fútbol (no le van mucho los juegos con balones, de momento), así que yo no lo voy a fomentar, ya que considero que bastante lo promociona esta sociedad. Sí que le animaré a hacer deporte, o simplemente ejercicio (correr, saltar, trepar, montar en bici...).
    La parte de la competitividad, como bien dices, es complicado evitarla, con lo cual, vamos a transformarla en "sana". Hay que saber ganar y saber perder. Eso sí, igual que no veo bien que un peque no sepa perder, tampoco creo que sea bueno que le dé igual perder. Debe tener ese gusanillo que le motive a jugar y a esforzarse por hacerlo bien.
    Un post precioso ;-)
    Por cierto, ¡llevo un tiempo detrás de esa bola del mundo hinchable con animales! ¡¡¡La necesito!!! Jajaja. ¿Dónde la comprastéis?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. qué guapo está Acher!!!!! a mi también me encanta que hagan deporte, por aquí todo lo que sea relacionado con ruedas: bici, patines... llevar tractor vale como deporte??? jajajajajaaja!!!!

    ResponderEliminar
  4. que guay eso de ver volar la bola del mundo!!muy buena reflexión acerca de los deporte, en mi generación no nos inculcaban el deporte menos mal que eso ya está cambiando.

    ResponderEliminar
  5. Obviamente, y más a nivel de competición, se juega para ganar (sino, para que...) pero también, hay que saber perder. Ya, a nivel de juego entre gente cercana, según tu competitividad, pero igualmente, aunque juegues para ganar, siempre hay que saber perder y es eso, esa racionalidad lo que hay que enseñarles a los niños desde pequeños para que no se equivoquen.

    Y si yo tuviera tiempo, me dedicaría a realizar algún deporte (el que mas, el voley o natación), igualmente, me encanta tu manera de pensar de que le guste el fútbol, juegue y tal, pero también enseñarle el resto de deportes para que se interese porque esta sociedad está demasiado estereotipada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. cómo te entiendo!! yo creo que depende mucho de cada niño... el mío mayor le da a todo y le gusta jugar x jugar... sabe ganar y sabe perder. El más pequeño en cambio es supercompetitivo, va siempre a tope y se siente fatal si pierde!! y yo, que soy la madre de los dos, prometo que los intento educar igual... mi manera de ser es más como la de mi hijo mayor. Aquí siempre hemos estado rodeados de pelotas, raquetas, aros y demás artilugios de todos los tamaños y formas posibles... Hasta este año no han sentido interés por apuntarse a ningún deporte extraescolar.. este curso van a multideporte y tenis, porque van otros amigos y les encanta... Yo, sinceramente no doy un duro por meterlos en el mundo del deporte competitivo... es un mundo que conozco, q disfruté y odié a partes iguales y que no me parece interesante. Un besito!

    ResponderEliminar
  7. Me he encantado tu entrada y estoy pensando si este verano le monto al peque una improvisación de voley como la vuestra. En invierno vivimos en un piso y allí no da para ello. Me ha hecho mucha gracia que mis peques tienen una pelote igual que Acher y otra algo más pequeña que es una bola del mundo física. Son geniales para ir comentando también geografia. Se la lanzamos y miramos que país ha cogido y cual nos tira. Un beso familia.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante la reflexión sobre la competitividad. Y en eso los culés teníamos un buen referente con Guardiola, que daba mucha importancia a jugar bien y no tanto al resultado final. Sobre probar deportes, me encanta la idea del GEiEG de Girona (una entidad deportiva) de hacer una rueda de deportes. Ellos tienen secciones de muchos deportes y los niños de P4 y P5, no se apuntan a uno solo sino que se apuntan a hacerlos todos. Pasada esta edad, segun gustos y habilidades escogen un deporte. Me encantaría poder llevar a mis hijos!

    ResponderEliminar
  9. Genial! Qué mayor se está haciendo Acher!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...