viernes, 18 de julio de 2014

Que viene el tren.


Recuerdo ir los domingos con mi padre y mis hermanos a la estación de tren de mi pueblo para ver pasar algún tren, sin duda alguna un lugar mágico del que tengo bonitos recuerdos.


El otro día estuvimos de visita familiar en Zaragoza y después de comer, mientras papi y la peque dormían la siesta, aprovechamos para hacer una escapada a la "estación grande".

¡Qué ilusionado estaba!

Subimos en autobús, algo habitual para un niño de ciudad pero no tanto para un niño que vive en un pueblo, preguntamos cuál era el trasbordo, en qué parada teníamos que parar, dónde podíamos acceder para ver los trenes... ¡cuántas emociones!


Viene uno por allí, y otro por allá, ese va a Barcelona, ese a Madrid, ese es muy pequeño, el AVE es muy largo, en ese va muy poca gente, en ese mucha. Corrimos de un lado para otro, los vimos llegar, marchar, desde arriba, desde al lado.


Y para finalizar, nos cogimos un tren de cercanías, de estación a estación, un recorrido de 5 minutos que fue especial. 

Una tarde mágica.

5 comentarios:

  1. No sé qué tienen los trenes que encantan a los niños, me acuerdo que mi abuelo me bajaba muchos días a ver pasar el tren (y luego a mi hermana y a mis primas más pequeñas) y a todas nos volvía locas.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Que momentos más especiales verdad?? y más aún, esos momentos especiales con SOLO MAMA. Me encanta!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. me encanta, yo tengo un plan así pendiente para hacer, en el que disfrutan niños y mayores!

    ResponderEliminar
  4. Y Io mejor de todo es wue le quedará un bonito recuerdo psra toda su vida. Yo todavía me acuerdo de cuando mi tia nos llevó por primera vez en tren...hicimos lo mismo, tren de cercanías, ida y vuelta sin bsjar...jj...imposible de olvida!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...