sábado, 30 de mayo de 2015

Disfrutando en el Parque de Aventura La Gabarda. Los Monegros. Huesca


Ver a tu hijo crecer, en todos los sentidos, es emocionante.



El Parque de Aventura de La Gabarda lo tenemos muy cerca de donde vivimos y además es un lugar que enamora, que a mí me encanta y al que le tengo un gran aprecio porque estuve hace muchos años llevando la dirección de un campo de trabajo internacional junto a él. Es de esos rincones que para mí tienen un encanto especial.



Hasta ahora no había ido con Acher, es un niño muy precavido y se tiene que sentir muy seguro para lanzarse a realizar cualquier actividad que le parezca que conlleva un riesgo. Pero no sé muy bien el porqué, pensé que era el momento y que le gustaría, será intuición de madre, porque acerté de lleno.



De forma inesperada se me ocurrió que podríamos ir al Parque de La Gabarda, estaba con mi madre y así nos dábamos un paseo por allí. Se lo propuse a Acher y le pareció bien, quedamos que vería lo que había y que él decidiría si hacía el recorrido o no.


Llegamos allí y había mucha tranquilidad, se acababa de marchar un grupo numeroso y estábamos solos... ¡Era perfecto! Había un monitor de forma exclusiva para él. Le dio confianza y enseguida decidió que sí que le apetecía hacerlo.


Si os soy sincera, no me lo esperaba y me sorprendió... Qué seguro y mayor lo vi.


Le colocaron el arnés, estuvo muy atento a las explicaciones de cómo utilizar los mosquetones y con algo de tensión empezó. Pero enseguida lo vi disfrutar, super concentrado y muy centrado en lo que hacía en cada momento.



En el recorrido hay diferentes zonas, algunas más fáciles, otras más cansadas, etc.

Las tirolinas le encantaron, fueron un gran descubrimiento para él.


Este de la red fue todo un descanso para él... Porque venía la parte más dura aunque muy motivante.






El último trozo fue el que se le hizo más difícil, pero lo superó perfectamente.



Y como final, otra tirolina, la tercera.



Y como ocurre en muchas familias, el segundo hijo es totalmente diferente. La peque es intrépida y atrevida, algo a lo que no estamos acostumbrados; y sabía que el recorrido de los pequeños le encantaría.


Demasiado pequeña para disfrutar la parte de las cuerdas, pero en la tirolina disfrutó muchísimo.



Sonreía sin parar... ¡qué bien se lo pasó! Y nosotros observándola.


Una tarde de sábado estupenda, para repetir.


Si alguna vez venís por tierras oscenses, recordad este Parque, que es un rincón super acogedor.



Os enseño el entorno en el que está.



¡Feliz fin de semana!

8 comentarios:

  1. Que maravilla, que felices se les ve a los dos.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Que atrevida la peque!!el pasado verano estuve en un parque similar a ese u requiere mucha concentración q se ve el niño lo hace genial que autónomo se le ve

    ResponderEliminar
  3. Que atrevida la peque!!el pasado verano estuve en un parque similar a ese u requiere mucha concentración q se ve el niño lo hace genial que autónomo se le ve

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la peque, a la aventura, nunca mejor dicho.
    Me alegro de que disfrutaran los peques tanto y vosotras observándolos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Que grande esta Acher y esa peque comestible total!!! Que divino verlos tan grandes y felices!!! Tus hijos tienen una niñez soñada!!! Son unos excelentes padres siempre buscando actividades que ayudan a su crecimiento físico y emocional pero sobretodo divertidas. Sdos a la distancia.

    ResponderEliminar
  6. wauu que chulo y con tirolinas para tan peques genial. tomo nota por si alguna vez estamos por allí.

    ResponderEliminar
  7. Wow! Espectacular el sitio! Muy fan de la enana con el arnés, tuvo que ser toda una aventura! Ole por Acher!!

    ResponderEliminar
  8. Que bonito! Juan tambien es super precavido, y cada día me sorprende más!! Se hacen mayores..
    Me lo apunto por si algun día voy por allí!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...