sábado, 11 de julio de 2015

La ilusión tras saber la verdad del Ratoncito Pérez.



El 23 de mayo se le cayó el primer diente al peque, estaba realmente emocionado, a muchos de su clase se le había caído ya alguno y él estaba loco de ganas. El Ratoncito Pérez había ido a casa de sus amigos y les había dejado 5€ de regalo... ¡eso era lo más emocionante!

Pero estaba igual de ilusionado aunque él supiera que el ratoncito Pérez no existe.

Nosotros decidimos contarle la verdad del ratoncito Pérez, fue algo que nos salió de forma natural y que no nos apetecía ocultarle. En esta casa no nos gustan nada de nada los ratones y de verdad que el ratoncito Pérez tampoco lo queríamos por aquí. Le dijimos que nosotros le dejaríamos el mismo regalo que el ratoncito Pérez, ¡a todos nos gusta recibir regalos!

Nos reímos juntos mucho rato con la historia, porque a nuestro gato Chispas le encantan los ratones, y claro... si viene por aquí el ratón Pérez, no podría sobrevivir!

Pero a pesar de saberlo, esa noche estaba emocionado, dejó debajo de la almohada un monedero con su diente dentro y a la mañana siguiente esperaba su regalo, le daba igual que fuera del ratón pérez o de sus papis.

Llegó el segundo diente hace unas semanas, con tal mala suerte que cuando se dio cuenta el diente ya no estaba, yo voto porque se lo tragó y él porque lo perdió. Lo buscamos sin parar y al final no lo encontró. 

Pero siguió con la misma ilusión que con el primero, le dejamos una nota diciendo que el diente no estaba y esperó a la mañana siguiente su recompensa. Se levantó llorando diciendo que no había nada, pero porque su recompensa se había caído al suelo y no la vio.

La ilusión sigue igual con historia o sin historia. 

Hay quienes optan por contar la historia para decirles siempre la verdad, otros no la cuentan por mantener una ilusión y un mundo de fantasía a los peques. De verdad que a mí todas las opciones me parecen bien y pienso que ninguna va a suponer ningún trauma a nadie, simplemente son decisiones o tradiciones que se toman o mantienen. Es una decisión de cada familia que se debe respetar.

4 comentarios:

  1. Te entiendo, yo siempre supe quienes eran los Reyes Magos y el Ratón Perez y no he salido tan mal. O eso quiero creer, jajaja. Es verdad que a en ocasiones pienso que me hubiera gustado que me contar una trola fantasiosa y creérmela, pero seguramente si lo hubieran hecho me habría enfadado muchísimo al descubrir la verdad. Mis padres dicen que cada uno tiene una personalidad, que mi no se me podía engañar y por eso no me engañaron y que mi hermana es de otra manera y por eso a ella si le contaron todo el rollo de los Reyes y demás y lo disfrutó hasta bastante edad.
    Un beso.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Entiendo perfectamente tu postura. Nuestro peque tiene dos años y las últimas Navidades no entendía el tema de los Reyes Magos, por lo que los regalos procedían de las personas.
    Ahora que ya controla, le empiezan a contar la fantasía de los Reyes y yo no soy capaz de mentir le y seguir el juego. En fin, opciones de crianza.

    ResponderEliminar
  3. Tema un poco complicado para los adultos. Gracias por contarnos tu experiencia. Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy coherente que le hayais dicho la verdad y ofrecido la misma recompensa, el niño feliz por partida doble: tiene los mismos regalos y sus padres le transmiten confianza al contarle las cosas como realmente son. Nosotros pensamos contarle la realidad de los Reyes Magos y Orentxero... es cierto que es un dilema porque nos gusta verlos ilusionados, pero yo recuerdo que cuando me enteré me enfadé muchísimo con mis padres por los años de engaños y creo que la frustración es peor que la ilusión de un tiempo, en mi opinión con los mismos regalos y contándoselo como la bonita tradición que es los niños pueden disfrutarlo sin frustraciones, pero es una decisión personal y a veces es complicado ir contracorriente. Eso sí, respeto las demás opciones

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...